PREDICACIONES

Serie posters. Nro. 19. Este es el día

Cuatro Razones por qué dar Gracias a Dios Texto: Salmo 136:1-9:

Alabanza por la misericordia eterna de Jehová Alabad a Jehová, porque él es bueno, Porque para siempre es su misericordia. Alabad al Dios de los dioses, Porque para siempre es su misericordia. Alabad al Señor de los señores, Porque para siempre es su misericordia. Al único que hace grandes maravillas, Porque para siempre es su misericordia. Al que hizo los cielos con entendimiento, Porque para siempre es su misericordia. Al que extendió la tierra sobre las aguas, Porque para siempre es su misericordia.  Al que hizo las grandes lumbreras, Porque para siempre es su misericordia. El sol para que señorease en el día, Porque para siempre es su misericordia. La luna y las estrellas para que señoreasen en la noche, Porque para siempre es su misericordia.(1) Agradecemos a Dios primeramente porqué Él es Dios.

(2) Debemos ser agradecidos porque nuestros pecados han sido perdonados.

(3) Debemos darle gracias por las cosas Eternas.

(4) Debemos dar gracias en vez de quejarnos –

74376537

MENSAJES DEL MES DE SETIEMBRE

LA VOLUNTAD DE DIOS ES SOBERANA (Boulema)

TEXTO: Romanos 11:33-36

¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! Porque ¿Quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero? ¿O quién le dio a él primero, para que le fuese recompensado? Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén.

INTRODUCCIÓN

El Plan determinado de Dios para el Universo. No es afectada por las decisiones del Hombre.

Podemos hablar de la voluntad de Dios decretada, soberana, permisiva, universal, histórica, nacional, grupal, individual, y demás variantes.

 Una palabra es “boulema”, qué se refiere a la soberana voluntad de Dios. Éste es Su plan predeterminado para todo lo que se pasa en el universo. Este tipo de “la voluntad de Dios” se cumple sin tener en cuenta decisiones hechas por el hombre. Es Su plan de amor para el mundo.

La voluntad “boulema” de Dios no requiera la cooperación del hombre. En la voluntad “boulema” de Dios, el resultado está predeterminado. La voluntad “boulema” de Dios está escrita en Su Palabra y está bastante clara. No hay ninguna necesidad de buscar esta voluntad de Dios porque ella se revela en la Biblia.

LA SOBERANA VOLUNTAD DE DIOS

  1. LA VOLUNTAD DE DIOS EN GENERAL. La Biblia emplea diversas palabras para señalar la voluntad de Dios, es decir, los vocablos hebreos chaphets, tsebhu, ratson, y los griegos, boule y thelema. La importancia de la voluntad divina se hace visible de múltiples modos en la Escritura. Se le presenta como la causa última de todas las cosas. Todas las cosas se originan de ella:

 

A- la creación y la preservación, Sal 135:6; Jer. 18:6; Apoc. 4: 11;

B- el gobierno, Prov. 21: f; Dan 4: 35;

C- la elección y la reprobación, Rom. 9: 15 y 16; Efesios 1: 11;

D- los sufrimientos de Cristo, Luc. 22: 42; Hech. 2: 23;

E- la regeneración, Santo 1: 18;

F- la santificación, Fil 2: 13;

G- los sufrimientos de los creyentes, 1 de Pedro 3: 17,

H- la vida del hombre y su fin, Hech. 18: 21; Rom.15: 32; Santo 4: 15

I-   y hasta las cosas más pequeñas de la vida, Mat. 10: 29. De aquí que la teología cristiana siempre ha reconocido que la voluntad de Dios es la causa última de todas las cosas, aunque la filosofía algunas veces ha mostrado inclinación a buscar una causa más profunda en el íntimo Ser del Absoluto. Sin embargo, el empeño de fundar todas las cosas en el mero Ser de Dios casi siempre termina en panteísmo.

 

La palabra “voluntad” aplicada a Dios, no siempre tiene el mismo significado en la Escritura.

  1. Puede denotar la completa naturaleza moral de Dios incluyendo atributos tales como el amor, la santidad, la justicia, etc.
  2. La facultad de propia determinación, es decir, el poder de determinar uno mismo su curso de acción, o de formar un plan
  3. El producto de esta actividad, en otras palabras, el plan o propósito predeterminado
  4. El poder de ejecutar este plan y de realizar este propósito (la voluntad de acción u omnipotencia); y
  5. El régimen de vida trazado para las criaturas racionales. Lo que ahora vamos a considerar principalmente es la voluntad de Dios como la facultad de propia determinación. Esta puede definirse como aquella perfección del Ser Divino por medio de la cual, El; en un acto por demás sencillo, sale en busca de sí mismo como el supremo bien (es decir, se deleita en sí mismo, como Dios) y en busca de sus criaturas por causa de su mismo nombre y así su voluntad es el fundamento del ser y de la continuada existencia de esas criatura. Con referencia al universo y a todas las criaturas que hay en El, su voluntad incluye naturalmente la idea de causación.

 

  1. DISTINCIONES APLICADAS A LA VOLUNTAD DE DIOS. Varias distinciones han sido aplicadas a la voluntad de Dios. Algunas de estas han encontrado muy poca acogida en la Teología Reformada, tales como la distinción entre voluntad antecedente y voluntad consecuente de Dios, y aquella otra distinción entre voluntad absoluta y voluntad condicional. Estas distinciones fueron no solamente susceptibles de mal entendimiento, sino que también se interpretaron en formas objetables. Otras, sin embargo, se encontraron útiles y por lo mismo fueron más generalmente aceptadas. Pueden expresarse como sigue:
  •  a- La voluntad decretiva y la voluntad preceptiva de Dios. La primera es aquella por medio de la cual Dios se propone o decreta todo lo que tiene que suceder, sea que quiera cumplirlo efectivamente (causativamente) o permitir que ocurra por medio de la agencia irrestricta de sus criaturas racional. La segunda es la regla de vida que Dios ha trazado para sus criaturas morales, indicando los deberes que les impone. La primera siempre se cumple, en tanto que la segunda es desobedecida con frecuencia.

 

  • La voluntad’ de eudokia y la voluntad de eurestia. Esta división se hizo no tanto en relación con el propósito que se ha de ejecutar, sino más bien en relación al placer de hacerlo, o el deseo de ver hecha algunas cosas.

Corresponde con la distinción precedente, en el hecho de que la voluntad de eudokia como la decretiva comprende lo que inevitablemente se cumplirá; en tanto que la voluntad de eurestia como la preceptiva abarca simplemente aquello en que Dios se complace que hagan sus criaturas. La palabra eudokia no debe conducirnos al error de que tiene referencia solamente al bien y no al mal. Compárese Mat. 11: 26. Difícilmente resultaría correcto decir que el elemento de complacencia o deleite está siempre presente en ella.

 

  • La voluntad de beneplacitum, y la voluntad de signum. Con frecuencia la primera designa la voluntad de Dios personificada en su oculto consejo hasta que la da a conocer por medio de alguna revelación o por el acontecimiento mismo. Toda voluntad revelada en esta forma se con vierte en signum. Se ha querido que esta distinción corresponda con la que existe entre la voluntad decretiva y la preceptiva; pero resulta difícil afirmado. La buena voluntad de Dios encuentra expresión también en su voluntad preceptiva, y la decretiva ambién se dará a conocer algunas veces por un signum.

 

  • La voluntad secreta y la voluntad revelada de Dios. Esta es la distinción más común. La primera es la voluntad de Dios decretada que en su mayor parte está escondida en Dios, en tanto que la segunda es la voluntad de precepto revelada en la ley y el evangelio. Esta distinción tiene su base en Deut. 29:
  • La voluntad secreta de Dios se menciona en el Sal 115: 3 ; Dan 4: 17, 25, 32 Y 35; Rom. 9: 18 y 19; 11: 33 y 34; Ef. 1: 5, 9 Y 11; Y su voluntad revelada en Mat. 7:21; 12:50; Juan 4:34; 7: 17; Rom. 12:2. Esta última está al alcance de todos; pues no está lejos de nosotros, Deut. 30: 14; Rom. 10: 8.

A la voluntad secreta de Dios le pertenecen todas las cosas que El quiere, o efectuar o permitir, y las cuales, por tanto, son absolutamente fijas. La voluntad revelada prescribe los deberes del hombre y representa para éste el sendero en el cual puede gozar de las bendiciones de Dios.

 

  1. LA LIBERTAD DE LA VOLUNTAD DE DIOS. Frecuentemente se discute acerca de que si Dios en el ejercicio de su voluntad actúa necesaria o libremente. La respuesta demanda una cuidadosa diferenciación. Así como hay en Dios una scientia necessaria y una scientia libera, también hay en Él una voluntas necessaria (voluntad necesaria) y una voluntas libera (voluntad libre). Dios mismo es el objeto de la primera. El, necesariamente se quiere, y quiere su santa naturaleza y las distinciones personales en la Deidad. Lo cual significa que necesariamente se ama y se deleita en la contemplación de sus propias perfecciones, Y, sin embargo, no está compelido, sino que actúa de acuerdo con la ley de su Ser, y esto, aunque tenga que ser necesario es también la más alta libertad. Es de completa evidencia que la idea de causación está ausente aquí y que el pensamiento de complacencia o de aprobación propia queda al frente. Las criaturas de Dios son, sin embargo, objetos de su voluntas libera. Dios determina voluntariamente qué y a quiénes creará, así como también los tiempos, los lugares y las circunstancias de sus existencias. El marca la senda de sus criaturas racionales, determina su destino, y los utiliza para los elevados propósitos de Él. Y aunque los dota con libertad personal, sin embargo, la voluntad divina domina sus acciones. La Biblia habla de esta libertad de la voluntad de Dios utilizando los términos más absolutos, Job 11: 10; 33: 13; Sal 115: 3; Prov. 21: 1; Is. 10: 15; 29: 16; 45: 9; Mat. 20: 15; Rom. 9: 15 18 y 20 Y 21; I Cor. 12: 11; Apoc. 4: 11. La Iglesia siempre defiende esta libertad pero también insiste en el hecho de que no debe ser considerada como indiferencia absoluta. Duns Escoto ofreció la idea de una voluntad que en ningún sentido ejerce determinación alguna .sobre Dios; pero semejante idea de una voluntad ciega que actúa con perfecta indiferencia fue rechazada por la Iglesia. La libertad de Dios no es pura indiferencia, sino racional determinación propia. Dios tiene razones para querer precisamente lo que hace y eso lo induce a elegir un fin más bien que otro; y preferir entre muchos media la serie de ellos que llevará al fin propuesto. En cada caso hay un motivo predominante que hace que el fin elegido y los medios seleccionados sean en extremo agradables a Él, aunque no seamos capaces de determinar cuál es ese motivo. En general debe afirmarse que Dios no puede querer ninguna cosa que sea contraria a su naturaleza, a su sabiduría y amor, a su justicia o santidad. El Dr. Bavinck señala que rara vez podemos discernir por qué Dios quiso una cosa más bien que otra y que no es posible, ni siquiera permisible, que busquemos para las cosas alguna base más profunda que la voluntad divina, porque toda clase de intentos semejantes resultaría en buscar para la criatura una base dentro del íntimo Ser de Dios, despojando así a la criatura de su carácter contingente, y convirtiéndola necesariamente en eterna y divina.

 

CONCLUSION

La voluntad de Dios es sencilla y además profunda. Es del Cielo, pero se revela en la Tierra. Es infinita, aunque controla hasta el más mínimo detalle. De procedencia eterna, sin embargo se manifiesta inalterable en esta vida temporal. Es claramente espiritual, pero no carece de practicidad. Es invisible, y al tiempo se hace visible en los acontecimientos. Es incomprensible, y en cierta medida se hace razonable y comprensible. Se contempla sobrenatural, y se presenta natural; se considera extraordinaria, pero también se manifiesta ordinaria.

 

¡Qué insondables son las riquezas y la sabiduría y el conocimiento de Dios! ¡Cómo trascienden Sus decisiones la capacidad de la inteligencia humana! ¡Cuán misteriosos son Sus métodos! Porque, ¿quién ha alcanzado jamás a conocer la mente del Señor? ¿O quién puede pretender ser Su consejero? ¿Quién Le ha dado a Dios nada que Le pueda reclamar? ¡ Todas las cosas proceden de Él, y existen gracias a El, y tienen en Él su meta! Por tanto, ¡a Él sea siempre la gloria! Amén.

 

Este es el pasaje más característico del apóstol Pablo. Aquí la teología se hace poesía. Aquí se pasa de la investigación de la mente a la adoración del corazón. Como conclusión, todo debe quedar como un misterio que el hombre no puede comprender ahora, pero cuyo secreto es el amor. Si uno puede decir que todas las cosas proceden de Dios, que todas las cosas tienen su ser por Él y que todas las cosas conducen a Él, ¿para qué decir más? Hay una cierta paradoja en la situación humana. Dios le ha dado al hombre una mente, y el hombre está obligado a usarla para pensar las cosas hasta donde pueda alcanzar su pensamiento. Pero es igualmente cierto que a veces se llega al límite y a uno no le queda más que aceptar y adorar.

 

El apóstol Pablo conocía los misterios del reino de Dios tan bien como ningún otro hombre; sin embargo, se reconoce impotente; desesperando por llegar al fondo, se sienta humildemente en el borde y adora lo profundo.

 

Hay vasta distancia y desproporción entre Dios y el hombre, entre el Creador y la criatura, que por siempre nos impide conocer sus caminos. ¿Qué hombre le enseñará a Dios cómo gobernar al mundo?

 

Los santos del cielo nunca discuten; siempre alaban.

  060056B

MENSAJES DEL MES DE AGOSTO

SUGERENCIAS PRÁCTICAS PARA LA SANTIDAD

Una recopilación con varias y atractivas sugerencias

¿QUIÉN ESTÁ LLAMADO A LA SANTIDAD? Todo hombre, toda mujer y todo niño de toda época, en todo estado de vida, condición, grado de talento y profesión. TÚ ESTÁS LLAMADO A LA SANTIDAD.  “Sed santos en toda vuestra conducta como dice la Escritura: Seréis santos, porque santo soy yo” (1 Pedro 1,15),¿POR QUÉ? ÉL DESEA QUE TU SEAS COMO ÉL: SANTO.  “En efecto, hechura suya somos: creados en Cristo Jesús, en orden a las buenas obras que de antemano dispuso Dios que practicáramos” (Efesios 2,10) ¿CUÁNDO? ¡Ahora! Hoy—en este momento. SU GRACIA TE BASTA. “En el tiempo favorable te escuché y en el día de salvación te ayudé. ¡Mirad!, ahora es el tiempo favorable; ahora el día de salvación ” (2 Corintios 6,2). ¿DÓNDE PUEDO PRACTICAR LA SANTIDAD? En el hogar, En el trabajo, En el descanso, En la escuela, en una multitud—solo—en tu familia TÚ PUEDES SER SANTO EN TODAS PARTES  “Por tanto, ya comáis, ya bebáis o hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para gloria de Dios” (1 Corintios 10,31) ¿ES ESTO POSIBLE? Sí, Jesús dará frutos en ti si tú cooperas con Su gracia. La gracia se recibe con el  arrepentimiento, la “Pero Llevamos este tesoro en vasos de barro para que aparezca que la extraordinaria grandeza del poder es de Dios y que no viene de nosotros” (2 Corintios 4,7). ¿ES VERDADERAMENTE PARA MI? Sí, la santidad es para ti. No es para personas especialmente elegidas. La santidad es para la gente común y corriente que realizan con gozo la voluntad de Dios, en fe y en verdad. “El santuario de Dios es sagrado, y vosotros sois ese santuario” (1 Corintios 3,17). ¿QUE DEBO HACER? Sé fiel a tu estado de vida—casado, soltero, religioso o estudiante.  Lée la palabra de Dios y otras lecturas espirituales. Observa las bienaventuranzas—compendio de la santidad. Ama e interésate. Permite que Jesus resplandezca a través de ti. Ora. “Todo cuanto hay de verdadero, de noble, de amable, de puro, todo esto tenedlo en cuenta” (Filipenses 4,8). ¿CUÁLES SON ALGUNAS DE LAS SUGERENCIAS PRÁCTICAS? 1. Mira a Cristo en el momento presente. 2. Cambia toda situación desagradable para bien de tu alma. 3. Adáptate al temperamento de to prójimo. 4. Permanece unido a la voluntad de Dios. 5. Elige a Dios por encima de ti. 6. Imita a Jesús. 7. Trata de estar consciente de Su presencia. “Que cada uno de nosotros trate de agradar a su prójimo para el bien, buscando su edificación.” (Romanos 15, 2). ¿DÓNDE ESTA MI FORTALEZA? En la misericordia del Padre En la Preciosa Sangre de Jesús  En el poder del Espíritu En Su cruz “Que el mismo Señor nuestro Jesucristo y Dios, nuestro Padre, que nos ha amado y que nos ha dado gratuitamente una consolación eterna y una esperanza dichosa, consuele vuestros corazones y los afiance en toda obra y palabra buena” (2 Tesalonicenses 2,16). ¿VERÉ LOS RESULTADOS? Sí, verás más armonía en el hogar  Más paciencia con tu prójimo Más fortaleza para vencer la debilidad  Más compasión con otros Más misericordia Más gozo Paz en medio de la confusión “El fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, templanza” (Gálatas 5,22-24). ¿DONDE ESTÁ LA FUENTE CONSTANTE DE LA SANTIDAD? en Su amor—Su gracia—Su Iglesia Su palabra—Su Espíritu—Su poder Su cruz—Su resurrección “Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él” (Juan 6,55). ¿CUÁNTO TIEMPO TOMARÁ ESTO? De momento a momento—de oración a oración—de día a día. “No que lo tenga ya conseguido o que sea ya perfecto, sino que continúo mi carrera por si consigo alcanzarlo, habiendo sido yo mismo alcanzado por Cristo Jesús. Yo, hermanos, no creo haberlo alcanzado todavia. Pero una cosa hago, olvido lo que dejé atrás y me lanzo a lo que está por delante” (Filipenses 3,12-14). METAS Ser como prójimo Amar a mi prójimo como Jesús lo ama  Ser fiel a Su Iglesia Proclamar la Buena Nueva  Ser Santo  “Te he puesto como luz de los gentiles, para que lleves la salvación hasta el fin de la tierra” (Hechos 13,47).

 

TITULO:  EL CRISTIANO Y LA SEPARACIÓN DEL MUNDO

TEXTO:     Luc 14:33 Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee,                        no puede ser mi discípulo.

                              2Co 6:16-18 ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo. Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré, Y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso.

INTRODUCCION

La semana pasada hablamos de la Santidad de Dios, y apenas hemos esbozado unos pocos aspectos de la misma. Da para hacer alguna serie de mensajes sobre el tema.

Pero podemos recordar que Dios esta absolutamente separado de todo lo que es terrenal o creado. Esta es una Santidad de Majestad Divina. Dios está absolutamente separado de todo lo que es moralmente impuro. Esta es una Santidad de Pureza Moral.

Ahora somos nosotros los que debemos pensar en la doctrina de la separación.

Entendiendo que La separación bíblica es no hacer nada que pudiera parecer que usted participa o aprueba alguna actividad inmoral o impía.

Aunque parezca raro y hasta inusual, los cristianos No debemos corrompernos juntándonos con quienes se contaminan a sí mismos con pecado. Salid de en medio de los hacedores de iniquidad, y apartaos de sus placeres y empresas vanas y pecaminosas; de toda conformidad a las corrupciones de este mundo presente.

La separación bíblica puede resumirse como estar en el mundo, pero no ser del mundo. Cuando Jesús oró por los futuros creyentes, dijo: “Yo les he dado tu palabra; y el mundo los aborreció, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal. No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo” (Juan 17:14-16). La separación bíblica no es rehusarse a tener ningún contacto de algún tipo con los no creyentes. La separación bíblica no significa que siempre deberíamos separarnos físicamente de los que no creen en Cristo. Si ese fuera el caso, sería imposible para nosotros cumplir con la gran comisión al proclamar el Evangelio a un mundo perdido (Mateo 28:18-20; Hechos 1:8). El apóstol Pablo escribió: “Os he escrito por carta, que no os juntéis con los fornicarios; no absolutamente con los fornicarios de este mundo, o con los avaros, o con los ladrones, o con los idólatras. Pues en tal caso os sería necesario salir del mundo” (Primera de Corintios 5:9-10).

Los cristianos deben estar en el mundo, pero no ser del mundo. Debemos ministrarles a las personas inmorales e impías, pero no identificarnos con ellas. Debemos amar a los perdidos, pero no confraternizar con ellos. La separación bíblica es un equilibrio delicado. Debemos separarnos lo suficiente de la inmoralidad y la impiedad para evitar que nos influencie…y al mismo tiempo acercarnos lo suficiente para poder ministrarle a los que están atrapados en ellas.

Cabe aclarar que todo esto bien realizado nos permite ser verdaderos discípulos de Jesús,

 En Luc 14:33 “Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo”.

 

Aquí hallamos el mensaje de Jesús sobre la santidad y la cruz. Contiene tres palabras claves:

I-         PRIMERA PALABRA CLAVE ES: “TODO”:

Esta palabra pequeña encaja el mensaje de santidad. En el primer mandamiento (Marcos 12.29-30) hallamos lo mismo: “con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas.” ¿Cuánto espacio sobra de “todo”? Ni siquiera la milésima parte del todo para otras cosas.

II- SEGUNDA PALABRA CLAVE ES: “RENUNCIA”:

En griego este verbo es apotasomai (ἀποτάσσομαι-que significa “decir adiós, separarse, olvidar”). Un “adiós final” implica dejar atrás algo, sin plan alguno de regresar, a menos que Dios lo indique al contrario. Hallamos así un completo abandono de TODO lo que somos y tenemos, y poner TODOS los esfuerzos y deseos en amar a Dios. Esa es la santidad. }

Desafortunadamente, hemos explicado el versículo, para tranquilizar nuestras conciencias y espiritus en la siguiente manera: “no tienes que hacerlo literalmente, sino solo estar dispuesto a cumplirlo.” Pero veamos las palabras: ¿dice “el que no está dispuesto a renunciar…” o“el que no RENUNCIA a todo lo que posee?

“ESTOY DISPUESTO MAS NO DISPONIBLE”

Multitudes dicen: ¡yo estoy dispuesto! Pero no lo hacen. Debido a eso, las iglesias andan cojas, sin poder vencer. Sin crecer y sin desarrollar el potencial que Dios quiere. Mucho de nuestras pertenencias son cargas en la carrera al cielo, y Dios nos manda despejarnos de ellas, si sólo escucharíamos su llamada para cumplirlo. ¡Hazlo amigo! ¡O no puedes ser un discípulo!

III- TERCERA PALABRA CLAVE ES: “NO PUEDE”:

Si no hemos renunciado a todo, es IMPOSIBLE ser discípulo de Jesús. La Biblia no dice que el que no renunciara será un miserable discípulo, o uno de segunda clase. Realmente, dicha persona NO es discípulo de Cristo.

 

Esto nos permite hacer una segunda mirada al tema desde el pasaje escritural de:

                                   2Co 6:16-18 ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo. Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré, Y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso.

 

Vers. 17. Citado de Isa_52:11, usa la palabra apartaos—“sed separados” (Hos_4:17). no toquéis lo inmundo—más bien, “alguna cosa inmunda” (cap. 7:1; Mic_2:10). Tocar es más contaminador que ver, pues da a entender participación. os recibiré—El griego da a entender “para mí mismo”; como personas hasta ahora fuera de casa pero ahora admitidas dentro (cap. 15:1-10). Con esto concuerda la frase: “Salid de en medio de ellos”;

Vers. 18. Tradúzcase, “Os seré en la relación de un padre, y vosotros me seréis a mí en la relación de hijos”, etc. Esta es una relación más afectuosa que (v. 16), “sere el Dios de ellos, y ellos serán mi pueblo”. Cf la promesa a Salomón (1Ch_28:6; Isa_43:6; Rev_21:3, Rev_21:7; Jer_31:1, Jer_31:9). Señor Todopoderoso—El Señor el Gobernante Universal; no hallado en otra parte sino en el Apocalipsis. La grandeza de quien promete engrandece la magnitud de las promesas.

 

Una palabra muy común, pero malentendida y mal usada es “el mundo”., Pero en muchas oportunidades no sabemos definir lo que es el mundo

Cada ser humano es parte integral del mundo por haberse nacido en carne. 1ª Juan 2:16 nos explica lo que es el mundo: “los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida”. Para ser honestos, hemos de reconocer que todos somos participantes en ellos. No obstante, debemos pensar sobre la mundanalidad en estos términos: los deseos de satisfacer lo que el ojo ve o bien el simple deseo de dar placer al cuerpo. Dejar que estos deseos guíen nuestras decisiones nos hace inmundos, y por tanto, incapaces de entrar a la Jerusalén celestial, capital del reino de Dios.

 

Fundamentalmente hablando, la inmundicia es no consagrarnos a Dios por permitir que los deseos centrados en uno mismo nos afecten en las decisiones cotidianas.

 

LA SOLUCION PARA LLEGAR A SER SANTOS NO ES EL ASCETISMO

Por el cansancio que he ido experimentando de escuchar prédicas poco relevantes, escogí algo muy práctico y común en el párrafo anterior. Pero la situación antes mencionada nos puede llevar a un error extremoso que dice que todo placer es pecado. El placer no es pecado. Lo que sí es pecado es el buscar y/o satisfacer deseos centrados en el egoísmo. Muchas decisiones que hacemos nos traen placer sin separarnos de Dios, como la de sentarnos en un sillón en vez de quedarnos parados, la decisión de sentarnos a ver la puesta del sol después de un día agitado, etc. Si estamos cumpliendo la voluntad de Dios y el placer viene, ¡Gloria a Dios!

Pero una persona santa no toma decisiones primordialmente en búsqueda de placer egoísta.

El ascetismo dice que experimentar el placer es pecado.

 

LA SOLUCION PARA LLEGAR A SER SANTOS ES NO SERVIR A LOS DESEOS DE LA CARNE

Lo distinto entre buscar el placer egoísta y recibir el placer que la vida nos conlleva se distingue en lo distinto entre la necesidad y el deseo. El cuerpo requiere comida y descanso, y somos llamados a cuidar nuestros cuerpos.

Hemos sido llamados a dedicarnos a Dios y su reino. Somos llamados a cuidar nuestro cuerpo tal como cuidamos una herramienta para que cumpla su propósito.

Sin embargo, por naturaleza andamos buscando satisfacernos los deseos de la carne…¡lo cual es pecado!

 

LA SOLUCION PARA LLEGAR A SER SANTOS ES ACEPTAR QUE LA CRUZ ES UNA LOCURA

El hombre natural odia la vida santa. Él es capaz de respetar a las personas de buena moralidad, pero a un santo le será contado como loco. El porqué de ello es que la santidad toca lo más profundo del ego.

La santidad y la cruz son inseparables, porque el viejo hombre clama por ser complacido. Sin una cruz para matarlo a diario, él nos dominará y…¡adiós a la santidad!

El hombre santo camina para agradar a Dios y a su prójimo, no a sí mismo.

Cuando vino Jesús y enseñó que seamos respetuosos, sus seguidores quisieron hacerle rey, pero cuando él fue más al fondo, enseñando acerca de santidad, le coronaron…¡con espinas!

La mente carnal halla una tontería en el caminar en santidad.

 

CONCLUSION

La Biblia enseña mucho acerca de nuestra separación del mundo. Por ejemplo: “Egipto, Ur de los caldeos, Babilonia y Sodoma”, tipifican al mundo y sus diferentes aspectos. Egipto representa el gozo del mundo; Ur de los caldeos las religiones; La Torre de Babel la confusión; y Sodoma los pecados del mundo. Debemos salir de Egipto y de Ur de los caldeos, como lo hizo Abraham. Lot se fue a Sodoma, y el pueblo de Israel estuvo cautivo en Babilonia. También debemos salir de allí. La biblia usa estos cuatro lugares para representar al mundo e indicar como el pueblo de Dios sale de estos distintos aspectos del mundo.

 

Dios manda que quienes le sirvan deben separarse del mundo. Confesar con nuestra boca. “Creo en el Señor Jesucristo”; no es suficiente, necesitamos salir del mundo. Nos encontramos en un mundo físico, el mundo es un lugar y un sistema. Hay muchos aspectos del mundo físico que despiertan la concupiscencia de los ojos, la lujuria de la carne y la vanagloria de la vida, y es el lugar donde el cuerpo reside, esto es Egipto. Aunque estemos viviendo en el mundo físico, para nosotros se convierte en un desierto, alguien dijo que: El mundo es un peregrinaje y cuando morimos es una tumba. Mientras vivimos transitamos por el mundo, cuando morimos el mundo se vuelve una tumba, a los ojos del mundo el creyente está en un desierto, en un peregrinaje, y esa es la verdad. Cuando compramos un artículo determinado, lo llevamos con nosotros para poseerlo, no lo dejamos para que el vendedor lo use. Así en ql momento que somos comprados por la sangre del Señor Jesús, debemos salir hacia la tierra prometida. Los que no han sido comprados, se quedan atrás, pero los que son comprados deben salir del mundo y se que no hay nada mas vergonzoso para un creyente que ser corregido por un incrédulo.

Alejémonos de todo lo que el mundo considera impropio o indigno. Todo lo que no sea compatible con el Señor, debe ser eliminado de nuestras vidas.

Cambiemos las reglas, sólo por una semana: “No hago nada en mi vida, a menos que Dios me diga con claridad que lo haga.” Así se eliminan por completo las así llamadas “cosas inocentes.” ¡Si la iglesia empezara a vivir así, sería un gran golpe a Satanás! Ahora seamos prácticos, mucho daño le hace a la iglesia la teoría, el cristianismo es practica constante.

Personalmente, estoy cansado de principios y palabrería que no nos llevan a lo practico. Un principio noble es sublime, pero si este principio no nos lleva a la práctica, es sólo teoría. La santidad debe afectar nuestra vida cotidiana, en todo espacio y a todo tiempo. Veamos otros versículos que usan la palabra “TODO” o bien “NADA”:

  • “…hacedlo TODO para la gloria de Dios” 1ª Corintios 10:31.
  • “…hacedlo TODO en el Nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre…” Colosenses 3:17.
  • “Absteneos de TODA especie de mal” 1ª Tesalonicenses 5:22.
  • “Bueno es no comer carne, ni beber vino, ni NADA en que tu hermano tropiece, o se ofenda, o se debilite” Romanos 14:21.
  • “Pero fornicación y TODA INMUNDICIA, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos” Efesios 5:3.

 

Con estos versículos en mente, consideremos la vida santa, punto a punto.

Boca santa, Ojos santos, Oídos santos, Cuerpo santo

¡La santidad al Señor no se discute!

El yo santificado

¿Es posible santificar el yo, o sea el ego?

Pero, para andar con Dios, todo ello tienen que ser santificado, y la única manera para realizarlo es matarle al hombre natural junto con sus deseos.

Winter Leaves

TITULO: La Santidad de Dios

TEXTO: Levíticos 11:45

INTRODUCCION

DEFINICIÓN DE LA SANTIDAD sed santos, porque yo soy santo. La santidad de Dios y su requisito de que Israel fuera santo es un tema principal en todo el libro de Levítico (10:3; 19:2). Esta es la razón principal para los rituales prescritos a Israel, y es lo que los distinguía de otros pueblos.

El término ‘santo’, con frecuencia se comprende más bien en su uso contemporáneo más que en el verdadero significado, según las Escrituras. Por esta razón, nuestro estudio debe comenzar con la revisión de varias dimensiones de la definición de santidad:

(1) Ser santo es ser distinto, separado en la categoría de uno mismo. Como lo expresa Sproul:

“El primer significado de santo es ‘separado’. Viene de la antigua palabra cuyo significado era: ‘cortar’, o ‘separar’. Tal vez la frase ‘cortar sobre algo’, sería más precisa. Cuando encontramos una prenda de vestir u otra mercadería que es superior, que tiene una excelencia superior, usamos la expresión que este articulo ‘está cortado sobre el resto’”.

Esto significa que quien es santo, es santo en sí mismo, sin rivales o competencia.

“Cuando la Biblia dice que Dios es santo, básicamente significa que Dios está trascendentalmente separado. Está tan por encima y tan lejos de nosotros, que pareciera que fuera totalmente extraño para nosotros. Ser santo es ser ‘otro’, ser diferente de una forma especial. Este mismo significado básico se usa cuando la palabra santo se aplica a las cosas terrenales”.

“No hay santo como Jehová; porque no hay ninguno fuera de ti, y no hay refugio como el Dios nuestro” (1 Samuel 2:2).

“Oh Señor, ninguno hay como tú entre los dioses, ni obras que igualen tus obras. Todas las naciones que hiciste vendrán y adorarán delante de ti, Señor, y glorificarán tu nombre” (Salmo 86:8-10; ver también Salmo 99:1-3; Isaías 40:25; 57:15).

(2) Ser santo es ser moralmente puro:

“Cuando las cosas son hechas santas, cuando son consagradas, se apartan en pureza. Son para ser usadas de una forma pura. Deben reflejar tanto pureza como el hecho de estar apartadas. La pureza no se excluye de la idea de lo santo; esta contenida en ello. Pero lo que debemos recordar es la idea que lo santo nunca es sobrepasado por la idea de la pureza. Incluye la pureza; pero es mucho más que eso. Es pureza y trascendencia. Es una pureza trascendental”.24_ftn4

“¿Quién subirá al monte de Jehová? ¿Y quién estará en su lugar santo? El limpio de manos y puro de corazón; el que no ha elevado su alma a cosas vanas, ni jurado con engaño. Él recibirá bendición de Jehová, y justicia del Dios de salvación” (Salmo 24:3-5).

“Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria. Y los quiciales de las puertas se estremecieron con la voz del que clamaba, y la casa se llenó de humo. Entonces dije: ¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos” (Isaías 6:3-5).

 

“Muy limpio eres de ojos para ver el mal, ni puedes ver el agravio [con indulgencia]” (Habacuc 1:13a).

(3) Para Dios, ser santo es serlo en relación con cada uno de los aspectos de su naturaleza y carácter:

“Cuando usamos la palabra santo para describir a Dios, nos enfrentamos con otro problema. A menudo describimos a Dios, con una lista de cualidades o características a las que llamamos atributos. Decimos que Dios es espíritu, que Él lo sabe todo, que Él es amor, justo, misericordioso, que tiene gracia, etc. Tenemos la tendencia de agregar la santidad a esta larga lista de atributos, como uno más entre muchos.

Pero cuando la palabra santo es aplicada a Dios, no significa un solo atributo. Por el contrario, Dios es llamado santo en un sentido general. La palabra es usada como un sinónimo de Su deidad. Es decir, la palabra deidad va dirigida a todo lo que es Dios.

Nos recuerda que Su amor es santo,

que Su justicia es una justicia santa,

que Su misericordia es una misericordia santa,

que Su conocimiento es un conocimiento santo,

que Su espíritu es un espíritu santo”.

4) Es incomparable. (Éxodo 15:11)

Podemos ver en Isaías 6:1-8, que ante la presencia de la santidad de Dios los Serafines cubrían su rostro y sus pies, en la más profunda reverencia. También el mismo Isaías al descubrir que se trataba de la presencia de Dios, cayó al piso postrado considerándose muerto por haber visto la manifestación de la santidad de Dios siendo el hombre inmundo de labios.

I—LA SANTIDAD DE DIOS SE MANIFIESTA EN:

a) Su Carácter: (Salmo 22:3)

El carácter de Dios es la norma de santidad que debe seguir todo aquel que quiera agradarlo (Levíticos 19:2; I Pedro 1:15-16). La palabra carácter se define como ¨ señal o marca que se imprime, pinta o esculpe en alguna cosa. (Romanos 6:22).

b) Su Nombre: (Isaías 57:15; Lucas 1:49)

La palabra Santo quiere decir puro, perfecto, ejemplar, pero que mejor lo define es separado. Está palabra aparece 596 veces en la Biblia. Dios está por encima de toda impureza, pecado, etc.

c) Sus Palabras: (Salmo 60:6; Jeremías 23:9)

La palabra de Dios es el medio de producir santidad en la vida de una persona. Jesús lo pidió para sus discípulos (Juan 17:17). Santificación es la separación para el servicio de Dios que solo puede ser efectuada por Dios mismo (Salmo 4:3; Ezequiel 37:28; I Tesalonicenses 5:23). La forma que Dios utiliza para santificarnos a nosotros es por el camino del Evangelio. (Isaías 35:8; Efesios 5:25-26; I Corintios 1:30)

d) Sus Obras: (Salmo 145:17)

La justicia del Señor nunca está separada de su amor. Como Dios santo él tiene juzgar el pecado del hombre, pero a través de su gracia nos brinda la salida del mismo por la persona de Jesucristo (Hebreos 7:26). Nosotros somos exhortados a través de la Palabra de Dios para que nuestro proceder sea en santidad (II Pedro 3:11). Como las obras de Dios (o sea el fruto) son realizadas en santidad, nuestro fruto debe desarrollarse en esa misma santidad, porque sino podremos ver a Dios. (Hebreos 12:14)

Todo lo que procede de Dios en tanto que Creador es excelente ya que la santidad es la norma de todas sus acciones. En el principio declaró que todo lo que había hecho era bueno en gran manera (Gn. 1:31), lo cual no hubiera podido hacer en el supuesto se haber sido imperfecto o impuro. Al hombre lo hizo recto (Ecl. 7:29) porque fue creado a imagen y semejanza del Creador. Los ángeles que cayeron fueron creados santos, pero no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada (Jd. 6). Del rey de Tiro, figura de Satanás, se dice que “perfecto eras en todos tus caminos desde el día en que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad” (Ez. 28:15).

A los hombres no les está permitido ver la cara de Dios. Las Escrituras advierten que ningún hombre puede ver a Dios y vivir. Recordemos el pedido de Moisés cuando subió al monte sagrado de Dios. Moisés había sido testigo ocular de milagros sorprendentes, pero quería más. Anhelaba una experiencia espiritual suprema. Le pidió a Dios en el monte: ¨ Te ruego que me muestres tu gloria. El pedido le fue denegado (Éxodo 33:19-23). Cuando Moisés regreso del monte, su rostro brillaba. La gente estaba aterrorizada y se apartaba de él con espanto. Entonces Moisés se puso un velo sobre su cara para que la gente pudiera acercarse a él. Esta experiencia de terror estaba relacionada con la cara de un hombre que se había acercado tanto a Dios, que estaba reflejando la gloria de las Espaldas de Dios, no la gloria refulgente de su rostro. No obstante, la meta final de todo cristiano es poder ver lo que a Moisés le fue negado. Queremos ver a Dios cara a cara. Era la esperanza de todo judío, una esperanza reflejada en la más famosa y amada bendición de Israel (Números 6:24-26). Esta esperanza, cristalizada en la bendición de Israel, llega a ser más que una esperanza para el cristiano. Llega a ser una promesa. (I Juan 3:2)

e) Su Reino: (Salmo 47:8)

El Reino de Dios es un reino de santidad, por este motivo todo lo que el hombre quiera presentar en el debe ser en santidad.

La santidad es necesaria para el culto a Dios. (Salmo 24:3-4)

Por este motivo todos aquellos que han sido elegidos y llamados deben ser santos (Romanos 8:29; Efesios 1:4; I Tesalonicenses 4:7; I Timoteo 1:9)

f) se manifiesta en su ley (Sal. 19:8-9, Ro. 7:12).

La ley de Dios es la expresión de su mismo carácter y encuentra su máxima exposición en los diez mandamientos. Esa ley prohíbe el pecado en todas sus variantes; en las formas más refinadas así como en las más groseras, la intención de la mente como la contaminación del cuerpo, el deseo secreto como el acto abierto. Pasar por alto la ley de Dios es la bancarrota moral de la iglesia y de ahí la importancia de tenerla siempre presente para vivir a la altura de las demandas de Dios. Una de las tragedias de nuestra sociedad hoy es que la confianza en los absolutos morales, la creencia en un Dios santo y la conciencia del juicio divino, están todas pasadas de moda. Incluso en grandes sectores de la Iglesia cristiana, ya no se creen en esas cosas.

g) La santidad de Dios se manifiesta en la cruz (Sal. 22:1-3).

Quizá hayamos pasado por alto el hecho que estas palabras pronunciadas por Jesús en la cruz se relacionan en el salmo con la frase “pero tú eres santo” (v. 3), La expiación pone de manifiesto de una manera admirable y solemne, la santidad infinita de Dios y su odio al pecado. Muchas veces» hemos oído aquella frase que dice: “Dios odia el pecado, pero ama al pecador”, una frase que suena muy bien, pero ¿qué hacemos con todas las veces que la Biblia dice que Dios odia o que aborrece tanto al pecador corno a su pecado?

h) La santidad de Dios se manifiesta por su odio al pecado.

Él ama todo lo que es conforme a sus leyes y aborrece todo lo que es contrario a las mismas: “porque Yahweh abomina al perverso” (Pr. 3:32) y “abominación son a Yahweh los pensamientos delmalo” (Pr. 15:26). De estos textos se desprende que un Dios santo ha de castigar el pecado. Es verdad que Dios perdona a los pecadores, pero jamás perdona el pecado; el pecador sólo puede ser perdonado porque “Otro” ha llevado su castigo sobre sí mismo en la cruz del Calvario y ha resucitado para su justificación (Ro. 4:25),

 

A causa de un pecado, Dios desterró a nuestros primeros padres del Edén; por un pecado toda la descendencia de Cam cayó bajo una maldición que todavía perdura. Moisés fue excluido de Canaan a causa de un pecado. Y por un pecado el criado de Eliseo fue castigado con lepra, y Ananías y Safira fueron cortados de la tierra de los vivientes.

 

CONCLUSION

“La Biblia dice que Dios es santo, santo, santo No dice que Dios es simplemente santo, ni siquiera santo, santo. Él es santo, santo, santo. La Biblia nunca dice que Dios es amor, amor, amor o misericordia, misericordia, misericordia o ira, ira, ira o justicia, justicia, justicia. Dice que Él es santo, santo, santo y que toda la tierra esta llena de Su gloria”.21_ftn1

 

 

FRASES

 

  • La aventura de la santidad comienza con un «sí» a Dios. Juan Pablo II
  • El verdadero ideal cristiano no es ser feliz, sino ser santo. A.W. Tozer
  • La santidad no es un privilegio para algunos, sino una obligación para todos, “para usted y para mí”. Beata Madre Teresa de Calcuta
  • Nunca es demasiado tarde para empezar a hacerse santos. Padre Raniero

  image01818

TITULO: REFLEXIONES SOBRE EL DIACONO 2015-2018

TEXTO Hch 6:1 -4

 Elección de siete diáconos

En aquellos días, como creciera el número de los discípulos, hubo murmuración de los griegos contra los hebreos, de que las viudas de aquéllos eran desatendidas en la distribución diaria. Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas. Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra.

INTRODUCCION

I- REQUISITOS SOCIALES

  1. Tener buenas destrezas sociales; llevarse bien con los demás
  2. Dar muestras de ser buscado por otras personas en la congregación para proveer liderazgo, consejería, oración, visitación, enseñanza o algún otro tipo de apoyo material o espiritual.
  3. Poder mantener una sana distancia entre su posición de diácono o diaconisa, y cualquier relación personal con otros miembros de la congregación. Mantener un mínimo de contaminación mutua entre ambas dimensiones

II- REQUISITOS DE CARACTER

  1. Dar muestras, de sujetarse a autoridad, no solo pastoral, sino de otros líderes en otras áreas de actividad..
  2. No ser chismoso ni murmurador.
  3. Poder reaccionar con madurez cuando sus sugerencias o puntos de vista no son adoptados durante reuniones.
  4. Aceptar la corrección y disciplina con mansedumbre y disponibilidad para ser instruido.
  5. Ser servicial a hermanos en necesidad. Dar muestras de hospitalidad y generosidad al compartir sus bienes materiales y espirituales.
  6. Guardar la confidencialidad en cuanto a asuntos discutidos durante sesiones de diáconos, o en relación a asuntos personales tratados con otros miembros de la congregación.

III- APTITUDES DIACONALES

  1. Tener destrezas básicas. Ser capaz de proveer consejería sabia en situaciones que lo requieran.
  2. Dar muestras de sabiduría espiritual; dar sugerencias prudentes que sugieren madurez, conocimiento, sobriedad, discernimiento, entendimiento de la naturaleza humana.
  3. Dar muestras de tener buen dominio de las Escrituras. Poder hacer uso diestro de la Palabra con referencia a problemas de la vida diaria. Poder referirse a la Palabra durante discusiones en clases de la iglesia, o en observaciones personales. Mostrar compenetración con las Escrituras. Leerlas y estudiarlas continuamente, en público y en privado.
  4. Ser apto para enseñar a otros en los aspectos básicos de la vida y doctrina cristiana.

 

  1. Requisitos exigidos a los candidatos. Los candidatos deben ser:1° TIMOTEO 3:8-13 (1) honestos (8a). La DHH aquí lo traduce como ‘hombres respetables’. Su respetabilidad se desprendía de su vida santa y su testimonio probado ante la iglesia y también ante ‘los de afuera’. (2) sin doblez (8b). Literalmente significa ‘no ser bilingües’, es decir, no tener un doble lenguaje. Los diáconos, al tener que ayudar a muchas personas, estarían tentados a decir ‘si’ a unos, y ‘no’ a otros Esto nos recuerda las palabras de nuestro Señor Jesús y de Santiago. (3) no dados a mucho vino (8c). No ser adictos a la bebida. (4) no codiciosos de ganancias deshonestas (8d). (5) que guarden la doctrina con limpia conciencia (v.9). No con la ‘conciencia cauterizada’ (cf. 4:2) que exhibían los falsos maestros, cosa que los había llevado a ser insensibles y no poder distinguir el bien, del mal. (6) maridos de una sola mujer (12a). No deben ser personas que viven en adulterio. (7) que gobiernen bien sus hijos y casa (12b). Como una demostración de su autoridad en lo poco (la casa es la iglesia pequeña). II. Requisitos para las diaconisas (v.11) A. ‘Las mujeres asimismo…’. Algunos comentarios y autores sugieren que esta expresión se limita a las esposas de los diáconos (Nuevo Comentario Bíblico: Siglo XXI, Tomás de Aquino, Lutero, Prat y J. Jeremías). Si así fuese, los requisitos para los diáconos estarían condicionados por el de sus esposas. Es decir, no podrían ser elegidos como diáconos si sus esposas tampoco cumplían con los requisitos. La palabra ‘asimismo’ utilizada para obispos, diáconos y diaconisas, nos dan el respaldo suficiente para sostener que se trataba de un grupo especial de mujeres dedicadas al servicio en la iglesia. A este mismo grupo debió haber pertenecido Febe, a quien se le menciona en Ro.16:1-2, como servidora de ‘muchos’ y de Pablo mismo. B. ‘…sean…’. En esta sección, el apóstol detalla los requisitos para las diaconisas. (1) honestas. En el sentido de ser respetables (DHH) o serias, como en el caso de los varones. (2) no calumniadoras. Que no levanten cargos falsos contra otros -y de esta manera generar escándalos dentro de la iglesia- mediante el chisme (la DHH aquí traduce como ‘no chismosas’). (3) sobrias. Es la misma palabra que se utiliza en v.2, por lo tanto sugiere una mente despejada que permita tener una sana conciencia. (4) fieles en todo. No sólo debían de ser fieles a su compromiso matrimonial, sino también a su compromiso con la iglesia y el Señor. Debían ser personas en quienes se podía confiar tareas de suma responsabilidad.

III. La prueba del diaconado (v.10) A. ‘Sean sometidos a prueba primero…’. Este requisito probablemente es muy similar al hecho de no ser un ‘neófito’ (recién convertido). El pasaje no parece sugerir que los diáconos deben tener primeramente un tiempo de prueba, pues dicha prueba es su misma vida, antes de su elección. B. ‘…entonces ejerzan el diaconado…’. Solamente si habían mostrado que cumplían con los requisitos mencionados anteriormente, esto es antes de su elección, ellos podían ser llevados a la categoría de servidores. La palabra ‘entonces’ puede ser un condicional que no dejaba que las personas, que no cumplían con los requisitos, avancen hasta llegar inmerecidamente al ministerio diaconal. C. ‘…si son irreprensibles’. Esto en si mismo puede ser tomado como un requisito adicional para el diaconado. Es lo mismo que se les pide a los ancianos (v.2) y denota la idea de no poder acusarles por ningún lado.

 

CONCLUSION

Funciones especificas de un Diácono:

  1. Servir como punto de enlace entre el pastor y la Congregación. Representar los intereses y necesidades de esta ante el pastor, y comunicar a la iglesia la visión y necesidades del pastor.
  2. Asistir al pastor en sus funciones pastorales, las cuales incluyen evangelismo, enseñanza, consejería, oración y disciplina.
  3. Ayuda al pastor en la supervisión de otros ministerios, grupos congregacionales y empleados de la Congregación.
  4. Presidir en la iglesia durante la ausencia del pastor.
  5. Visitar enfermos, nuevos creyentes y visitantes.
  6. Asistir al pastor y al tesorero en la elaboración del presupuesto anual.
  7. Promover la formación de una espiritualidad profunda en la Congregación, proveyendo liderazgo en la oración, el estudio de la Palabra y una vida de santidad y consagración; asistir regularmente a vigilias, reuniones de oración, servicios de mitad de semana.
  8. Desempeñar un papel activo en la selección de los demás lideres oficiales de la Congregación.
  9. Velar por las finanzas de la Congregación.
  10. Representar al pastor y la iglesia en reuniones externas.
  11. Asistir al pastor en la ministración durante los servicios, durante tiempos de intercesión; Orar en público y en privado por los enfermos y los necesitados de la iglesia.
  12. Asistir al cuerpo pastoral en el cumplimiento del plan estratégico y de la misión de la Congregación.
  13. Servir en cualquier área de necesidad en la Congregación.

 

008127B MENSAJES DEL MES DE JULIO

Título del sermón: Invierta para la eternidad-                            

Texto: Mateo 26.6- 13

Introducción:

Este mes  de julio, presentaremos un estudio sobre quienes tuvieron contacto íntimo con Jesucristo. Donde cada uno respondió de una manera distinta. Examinemos cuidadosamente la respuesta particular de cada personaje ante la presencia del Señor. Especialmente la de los tres participantes de este relato en Mateo.

La historia de la unción en Betania nos la cuentan también Marcos y Juan. El relato de Marcos es casi exactamente el mismo que el de Mateo; pero Juan añade el detalle significativo de que la mujer que ungió a Jesús fue nada menos que María, la hermana de Marta y de Lázaro. Hay por lo menos diez Simones en el Nuevo Testamento, y más de veinte en el libro de historia de Josefo. La mayor dificultad para identificar las historias de Lucas y de los otros tres evangelistas es que Lucas nos dice que la mujer era una conocida pecadora, y no tenemos la menor indicación de que ese fuera el caso de María de Betania. Sea cual fuere la respuesta que se dé a la cuestión de la identificación, la historia es desde luego lo que Jesús la llamó: la historia de una cosa muy hermosa; y nos atesora ciertas verdades muy preciosas.

I. Simón, quien cumplió con su deber:

  1. Se cree que Simón el leproso era pariente de Lázaro, al que Cristo resucitó de los muertos. El Señor sanó a Simón de su lepra o de lo contrario jamás se hubiera asociado en público con la gente. Es probable que haya sido el leproso que Cristo sanó según el relato de Mateo 8.2–4.
  2. Simón abrió las puertas de su casa a Jesucristo en señal de hospitalidad. La presencia misma de Jesús provoca una gran diferencia en nuestros hogares. Él acude sólo cuando lo invitamos y se queda si se los pedimos.
  3. Cuando el Señor está en nuestra presencia, debemos decidir cuál será nuestra relación con él. ¿Será el nuestro Salvador? ¿Lo reconoceremos como nuestro Señor y Maestro? ¿Lo trataremos como lo hizo Simón, como un visitante?

II. Los Discípulos, quienes mal interpretaron los motivos:

  1. Demostraron indignación. Jesucristo fue para sus discípulos, muchas veces, motivo de vergüenza. Por ejemplo, en el caso de la mujer samaritana la mujer habló amablemente, pero los discípulos fueron ásperos en su trato. Cometieron el error de criticar los hechos de otra persona sincera en su devoción a Dios.
  2. Para los discípulos el perfume derramado fue una pérdida. Dijeron que podía haberse vendido. Nunca podemos vender lo sagrado. El precio de aquel perfume equivalía a todo un año de trabajo. No podemos contar como pérdida ningún esfuerzo que se haga para Dios.
  3. «Siempre tendréis pobres con vosotros». Lo que Jesucristo estaba diciendo era en realidad: «Si me aman sinceramente, ustedes tendrán cuidado de los pobres. Mientras más amenos al Maestro, más cuidaremos de los pobres.

III. La mujer, la cual invirtió para la eternidad.

Estaba en la casa de un hombre llamado Simón el leproso, en la aldea de Betania. Entonces los comensales no se sentaban para comer, sino se reclinaban en sofás bajos. Se apoyaban sobre un brazo, y usaban el otro para llevarse el alimento a la boca. Cualquiera que se acercara a uno de los que estaban tendidos de esta manera se encontraría por encima de él. A Jesús se Le acercó una mujer con un frasquito de alabastro con perfume. Era costumbre echarle unas gotitas de perfume a un invitado cuando llegaba a la casa o cuando se disponía a comer. En esta ocasión, el frasco de alabastro contenía un perfume muy costoso de una planta exótica de la lejana India; pero no fueron unas gotitas lo que derramó esta mujer sobre la cabeza de Jesús, sino que rompió el frasco y Le ungió con todo lo que contenía.

Puede que hubiera más de una razón para que rompiera el frasco. Puede que fuera en señal de que había usado todo su contenido. Tenían la costumbre en el Oriente de que, cuando se usaba un recipiente o vaso con un invitado distinguido, se rompía para asegurarse de que nunca lo usaría ninguna otra persona. Puede que la mujer tuviera algo así en mente; pero había una cosa que ella no se podía figurar ni remotamente, y que Jesús sí vio. Era la costumbre oriental primero bañar y luego ungir los cuerpos de los muertos. Después de ungir el cuerpo se rompía el frasco que había contenido el perfume, y se depositaban los trozos con el cadáver en la tumba. Aunque no era eso lo que ella quería expresar, ese había sido en realidad el sentido de su gesto. Aunque estamos en los últimos días de vida del Señor.

El ungimiento sugiere el papel de Jesús como el Mesías (palabra que significa “el ungido”), pero, a la vez, presagia su muerte (12). El acto extravagante de la mujer simboliza el sufrimiento mesiánico de Jesús que se avecinaba. Fue un acto de amor y devoción, una buena obra,

1- Nos muestra la prodigalidad del amor.

La mujer tomó lo más precioso que tenía; y se lo derramó a Jesús en la cabeza. A las mujeres judías les encantaban los perfumes; y era corriente que llevaran un frasquito de alabastro con perfume corriente en el collar. Ese perfume era muy costoso. Tanto Marcos como Juan nos relatan que los discípulos dijeron que ese perfume podría haberse vendido por trescientos denarios (Marcos 14: S; Jbi12: S); lo que quiere decir que ese frasquito de perfume representaba casi el sueldo de un año de un obrero. O podemos verlo de esta otra manera. Cuando Jesús -y Sus discípulos estaba hablando de cómo se podría dar de comer a la multitud, la respuesta de Felipe fue que 200 denarios apenas bastarían para alimentarlos. Este frasco de perfume, por tanto, costaba tantos como la comida necesaria para cinco mil personas:

Era algo tan precioso como todo eso lo que esta mujer U dio a Jesús, y Se lo dio porque era lo más precioso que tenía. El amor nunca calcula; al amor siempre le parece demasiado poco todo lo que da; el único deseo del amor es dar hasta ‘lo último; y, cuando ha dado todo lo que tenía, aún le parece demasiado poco. No hemos ni empezado a ser cristianos si pensamos en darle a Cristo y a Su Iglesia lo menos que resulte aceptable.

Si diera todo lo que tiene, el don seguiría pareciéndole demasiado pequeño. Hay un desmadre en el amor que se niega a calcular el costo.

2- Nos muestra que hay momentos en los que se falla viendo las cosas con sentido común.

En esta ocasión, la voz del sentido común decía: «¡Qué derroche!» Y no hay duda que era verdad. Pero hay un mundo de diferencia entre la economía del sentido común y la economía del amor. El sentido común obedece los dictados de la prudencia; pero el amor obedece los dictados del corazón. En la vida hay que aplicar el sentido común en muchos casos; pero hay momentos en los que solo la prodigalidad puede satisfacer las demandas del amor. Un regalo no es nunca realmente un regalo cuando es algo que nos podemos permitir fácilmente; un regalo llega a ser un regalo solamente cuando implica un sacrificio, y cuando damos mucho más de lo que podemos permitimos.

3-  Nos muestra que algunas cosas han de hacerse cuando surge la oportunidad, o no se harán nunca.

Los discípulos estaban interesados en ayudar a los pobres; pero los mismos rabinos decían: «Dios permite que haya pobres siempre con nosotros para que no nos falten nunca las oportunidades para hacerles bien.» Hay algunas cosas que podemos hacer en cualquier momento; hay algunas cosas que podemos hacer solo una vez; y el desaprovechar la ocasión de hacerlas entonces es perder la oportunidad para siempre. A menudo nos sentimos movidos por un impulso generoso, pero no nos dejamos llevar por él; y todas las posibilidades están en contra de que se nos vuelvan a presentar las circunstancias, la .persona, el tiempo y el impulso. Para muchos de nosotros lo trágico es que nuestra vida es la historia de las oportunidades de hacer el bien que no hemos aprovechado.

4- Nos dice que la fragancia de una acción hermosa no se desvanece nunca.

Hay tan pocas cosas hermosas, que cada una brilla como una luz en un mundo .oscuro… Al final de la vida de Jesús había tanta amargura, tanta traición, tanta intriga, tanta tragedia, que esta historia brilla como un oasis de luz en un mundo tenebroso. En este mundo hay pocas cosas más grandes que se puedan hacer que dejar el recuerdo de una obra hermosa.

El amor no se limita a hacer cosas meramente buenas, sino cosas que son, además, encantadoras.

Si el amor es como es debido, hay siempre en él un cierto derroche.

 Conclusión:

He aquí a tres personajes que fueron bendecidos por la presencia de Jesucristo. A dos de ellos los recordamos desfavorablemente. Pero el personaje, cuyo amor lo motivó al servicio incondicional, permanecerá siempre como un ejemplo para nosotros.

Ella provocó un impacto imperecedero. Después de casi 2000 años de haber ocurrido el incidente, seguimos siendo bendecidos y gozamos de los beneficios de este acto sencillo de amor, realizado por una mujer insignificante. Nuestra huella en la vida se calificará por lo que contribuyamos y no tanto por lo que retengamos.

Este acto de fe y amor fue tan notable que sería registrado como monumento a la fe y amor de María para todas las eras futuras, y en todos los lugares donde se predicara el evangelio. Esta profecía se cumple.

(i) Jesús dijo que había sido algo precioso lo que había hecho la mujer. En griego hay dos palabras para bueno. Está agathós, que describe una cosa como física o moralmente buena; y está kalós, que describe algo, no sólo como bueno, sino como encantador. Una cosa puede ser agathós, y sin embargo dura, seria, austera, nada atractiva; pero lo que es kalós es atractivo y agradable, con una cierta aureola de encanto.

En esta forma tan costosa quiso María exteriorizar su amor por Cristo.

 019004B &&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

Título: Tres hombres llamados Ananías

Texto: Hechos 23.2; 5.1; 9.10

 

Introducción: Les presento a tres hombres diferentes pero con el mismo nombre. Note la diferencia de caracteres. No es el nombre de la persona lo que le da valor o la prepara. Ella puede honrar o deshonrar su nombre, según la relación que lleve con Dios y con sus compañeros.

         I- ANANIAS EL RELIGIOSO   (Hechos 23.2–5)

  1. Era miembro de una de las organizaciones de dirigentes de su día (el judaísmo).

Designado sumo sacerdote por Herodes. Gobernó en el Sanedrín del 47–58 d.C., y fue notablemente malo. Su orden de golpear a Pablo era irracional, aunque comprensible en Ananías, quien fue asesinado más tarde por su propio pueblo.

  1. Aparentemente guardaba los mandatos de su fe (leyes y prácticas de judaísmo comunes de su día).
  2. Era sincero en lo que creía y en su reacción hacia el apóstol San Pablo (la sinceridad no significa que esté en razón).

 

Cuando el Sumo Sacerdote mandó que le pegaran a Pablo, estaba quebrantando la ley, que decía: “El que le da una bofetada a un israelita, es como si se la diera a la misma gloria de Dios”.

En el Sanedrín había fariseos y saduceos, que eran diametralmente opuestos en muchas cosas. Los fariseos creían en todos los detalles de la Ley oral, con peligro a veces de olvidar el verdadero espíritu de la Ley (Mar_7:3-13 ); los saduceos no aceptaban más que la Ley escrita, la Torá o Pentateuco. Los fariseos creían en la predestinación, y los saduceos en el libre albedrío. Los fariseos creían en los ángeles y los espíritus, y los saduceos no. Y, sobre todo, los fariseos creían en la Resurrección de los muertos, y los saduceos no

3, 4. Herirte ha Dios—Como en efecto lo hizo, pues fué muerto por un asesino durante la guerra judía. [Josefo, Guerra Judaica, ii. 17:9]. pared blanqueada—es decir, “hipócrita” (Mat_23:27). Este epíteto, aun cuando correctamente describe al hombre, no debe ser usado en el trato con un juez, aunque la protesta: “Estás tú sentado para juzgarme …” debió de servir para avergonzarlo.

 

II- ANANIAS EL HIPÓCRITA (Hechos 5.1–11)

  1. Era egoísta, lo cual demostró al quedarse con una parte del dinero que le pertenecía a Dios.
  2. Tenía miedo porque sabía que había fallado en su confianza en Dios al no cumplir con lo que le correspondía.
  3. Pretendía haber cumplido con algo que bien sabía no había cumplido.

Esta es la historia más tremenda del Libro de los Hechos. No hay por qué suponer que se produjo un milagro; pero sí es verdad que nos revela la atmósfera que prevalecía en la Iglesia Primitiva. Se cuenta del rey Eduardo I de Inglaterra que una vez se puso furioso hablando con uno de sus cortesanos, y éste cayó muerto de miedo literalmente. Esta historia nos muestra dos cosas de la Iglesia Primitiva: lo que las mentes humanas podían esperar, y el respeto extraordinario que tenían a los apóstoles. Fue en esa atmósfera donde la reprensión de Pedro produjo ese resultado.

Esta es una de las historias que demuestran la honradez a ultranza de la Biblia. Habría sido muy fácil omitirla, porque es una prueba de que también en la Iglesia Primitiva había cristianos que dejaban mucho que desear; pero la Biblia se niega a presentarnos un cuadro idealizado de nada. Hay algo que nos anima en esta historia, porque nos descubre que hasta en sus momentos originales la Iglesia era una mezcla de bueno y malo.

Pedro insiste en que el pecado es contra Dios. Haremos bien en recordarlo, especialmente en ciertos contextos.

            (i) Un fallo en la diligencia es un pecado contra Dios. Absolutamente todo lo que contribuye a la salud, la felicidad y el bienestar de la humanidad es algo que se hace para Dios, por muy humilde que sea. Antonio Stradivarius, el gran fabricante de violines, decía: “Si mi mano no cumpliera, yo estaría robándole a Dios.» Una consigna digna de imitar.

            (ii) Un fallo en el uso de los talentos es un pecado contra Dios. Dios nos los ha confiado. Los tenemos en depósito, y somos responsables ante Dios del uso que hagamos de ellos.

            (iii) Un fallo en la verdad es un pecado contra Dios. Cuando nos deslizamos hacia la falsedad, estamos pecando contra la dirección del Espíritu Santo en nuestro corazón.

 

Vv. 1-11.El pecado de Ananías y Safira era que ambicionaban que se pensara que ellos eran discípulos eminentes, cuando no eran discípulos verdaderos. Los hipócritas pueden negarse a sí mismos, pueden dejar sus ventajas mundanas en un caso si tienen la perspectiva de encontrar beneficios en otra cosa. Ambicionaban la riqueza del mundo y desconfiaban de Dios y su providencia. Pensaban que podían servir a Dios y a mamón. Pensaban engañar a los apóstoles. El Espíritu de Dios en Pedro vio el principio de incredulidad que reinaba en el corazón de Ananías. Cualquiera haya sido la sugerencia de Satanás, éste no podría haber llenado su corazón con esta maldad si Ananías no hubiera consentido. La falsedad fue un intento de engañar al Espíritu de verdad que hablaba y actuaba tan manifiestamente por medio de los apóstoles. El delito de Ananías no fue que retuviera parte del precio del terreno; podría haberse quedado con todo si así gustaba; su delito fue tratar de imponerse sobre los apóstoles con una mentira espantosa con el deseo de ser visto, unido a la codicia. Si pensamos que podemos engañar a Dios, engañaremos fatalmente nuestra propia alma. ¡Qué triste es ver las relaciones que debieran estimularse mutuamente a las buenas obras, como se endurecen mutuamente en lo que es malo! Este castigo fue, en realidad, una misericordia para muchísimas personas. Haría que se examinaran estrictamente a sí mismas, con oración y terror de la hipocresía, codicia y vanagloria, y debiera seguir haciéndolo así. Impediría el aumento de los falsos profesantes. Aprendamos de esto cuán odiosa es la falsedad para el Dios de la verdad, y no sólo a evitar la mentira directa, sino todas las ventajas obtenidas de usar expresiones dudosas, y doble significado en nuestra habla.

 

  1. los mancebos—algunos de los más jóvenes y más activos miembros de la iglesia, no oficiales. ni tampoco neófitos, sino personas que probablemente ya habían ofrecido sus servicios voluntarios para ocuparse en detalles menores. Tales voluntarios son de esperarse en toda floreciente comunidad cristiana, y serán hallados muy útiles.

 

Lucas no hace una propaganda de una iglesia ideal y sin defectos. Había necesidades en la iglesia (2:44, 45), y aunque se resolvían por una comunidad que compartía (4:34), aun el acto de compartir no carecía de problemas (6:1).

 III-  EL GANADOR DE ALMAS  (Hechos 9.1–19)

  1. Era discípulo de Jesús (Hechos 9.10). Modelaba el verdadero discipulado.
  2. Era un hombre de visión (Hechos 9.10). Sin visión el pueblo perece.
  3. Era obediente (Hechos 9.17). Cumplir la voluntad de Dios no nos deja tiempo para discutir sus planes. La obediencia es, seguramente, la corona del cristiano.

La unidad se obtiene por medio de la diversidad

 

10-16 Sólo en el relato de la historia de la conversión en este capítulo se menciona la comprensible duda inicial de Ananías, aunque él también es mencionado en 22:12-16. Desde el mismo momento de la comisión de Pablo, su tarea ante los gentiles se hace clara para él y para Ananías de distintas maneras (ver también 22:21 y 26:17), así como que le sería necesario padecer por el nombre de Cristo.

 

17-19 El hecho de que Ananías pusiera sus manos sobre Pablo fue un gesto que expresaba reconocimiento y confirmación de la aceptación de Dios y de una unidad cristiana como lo fue el saludo: Saulo, hermano. En su caso, la imposición de manos y la aceptación de Dios estaban ligados con su curación, su recepción del Espíritu Santo y su bautismo y aun con la interrupción de su ayuno. Todo esto ocurrió a la vez. Quizá sea significativo que tuvieron lugar independientemente de los apóstoles de Jerusalén (ver sobre 9:26, 27).

 

La gracia regeneradora pone a orar a la gente; más fácil es que halle a un hombre vivo que no respira que a un cristiano vivo que no ora. Pero hasta los discípulos eminentes como Ananías vacilan, a veces, ante las órdenes de su Señor. Sin embargo, es la gloria del Señor superar nuestras bajas expectativas y mostrar que son vasos de su misericordia los que consideramos objetos de su venganza.

10-16. un discípulo en Damasco llamado Ananías—Véase nota, cap. 22:12. al cual el Señor dijo—es decir, el Señor Jesús. Véase vv. 13, 14, 17. ve a la calle que se llama la Derecha—Hay todavía una calle de este nombre en Damasco, como un kilómetro de largo, que corre del este al oeste por la ciudad. [Maundrell]. y busca en casa de Judas a uno llamado Saulo, de Tarso—Hay algo de patético en la minuciosidad de estas instrucciones. Tarso era la capital de Cilicia, a lo largo de la costa nordeste del Mediterráneo. Estaba sita sobre el río Cidno, “ciudad grande y populosa” (dice Jenofonte; y véase nota, cap. 21:39), que bajo los romanos tenía el privilegio de gozar de gobierno propio. porque he aquí, él ora—ya no “respirando amenazas y matanzas”, sino ardiendo en sus deseos de luz y vida en el Perseguido. ¡Hermosa nota de aliciente cuanto al estado de ánimo en que encontraría al perseguidor!

  1. Y ha visto en visión un varón llamado Ananías, etc.—Así que, como en el caso posterior de Pedro y Cornelio, hubo preparación mutua del uno para el encuentro con el otro. Pero no tenemos relato de la visión que Saulo tuvo de la venida de Ananías y de la imposición de las manos para restaurar la vista a Saulo, salvo esta interesante alusión hecha en la visión que tuvo Ananías mismo.
  2. Ananías respondió: Señor, he oído a muchos acerca de este hombre, etc.—“Las objeciones de Ananías y la anulación de las mismas por el Señor, dejan ver, de manera conmovedora, la relación dócil del alma creyente con su Redentor. El Salvador habla con Ananías como con un amigo”. [Olshausen]. cuántos males ha hecho a tus santos—“Tus santos”, dice Ananías a Cristo; por lo tanto Cristo es Dios. Asimismo, Ananías describe luego a los discípulos como “los que invocan” el nombre de Cristo.
  3. aquí tiene facultad, etc.—No sólo el terror, pues, del gran perseguidor, sino también la noticia de su misión a Damasco, le habían precedido desde Jerusalén hasta este lugar de su persecución.
  4. Ve—Haz como se te mandó, sin poner objeciones. instrumento escogido me es éste—vocablo muchas veces usado por Pablo para ilustrar la soberanía de Dios en la elección (Rom_9:21-23; 2Co_4:7; 2Ti_2:20-21. [Alford]. Comp. Zec_3:2).

 

10-16 Sólo en el relato de la historia de la conversión en este capítulo se menciona la comprensible duda inicial de Ananías, aunque él también es mencionado en 22:12-16. Desde el mismo momento de la comisión de Pablo, su tarea ante los gentiles se hace clara para él y para Ananías de distintas maneras (ver también 22:21 y 26:17), así como que le sería necesario padecer por el nombre de Cristo.

17-19 El hecho de que Ananías pusiera sus manos sobre Pablo fue un gesto que expresaba reconocimiento y confirmación de la aceptación de Dios y de una unidad cristiana como lo fue el saludo: Saulo, hermano.

CONCLUSION

¿a cuál Ananías me quiero parecer?

  084042B &&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

  DOMINGO 7 DE JUNIO 2015

TEMA: EL PECADOR CARECE DE:…..…. Cinco condiciones en la que se encontraban  los gentiles inconversos:

 

PASAJE: Efesios 2:12 “En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo”.

 INTRODUCCIÓN

El tema de este capítulo es la reconciliación a través de Jesucristo (vs.16).

Definamos reconciliación: El restablecimiento de la paz entre dos partes en conflicto, resolviendo el asunto que los separaba. Es Dios saciando las profundas divisiones que existen en la humanidad, a través de Jesucristo y de su muerte en la cruz.

En 2:1-10, Pablo habla de la reconciliación vertical. El declara que Cristo ha sido el puente sobre el abismo que había entre Él y todo su pueblo. Mediante su muerte por nuestros pecados, El hace posible que por gracia y no por obras, volvamos a El (vs. 8,9).

En 2:11-22, Pablo habla de la reconciliación horizontal. Ahora él nos habla que la profunda separación que había entre los judíos y los gentiles también fue cubierta por la muerte de Cristo.

Estas dos formas de reconciliación son las que hacen la división del estudio del capítulo en dos partes,

Los gentiles separados de los judíos (vs. 11,12).

Estos versos enfatizan la profunda diferencia espiritual que existía entre los judíos y los gentiles antes de que Cristo muriera en la cruz.

También explica que posiblemente cuando Pablo dice que Cristo derriba el muro divisorio (2:14), se esté refiriendo al muro que separaba a los gentiles del atrio interior del Templo de Jerusalén.

 

La palabra reconciliación es uno de los términos más poderosos y descriptivos en toda la escritura. Su definición conjuntamente con la de los términos justificación, redención, perdón y adopción describen de manera gloriosa las riquezas de nuestra salvación en Cristo.

Veamos, la justificación hace que un pecador, considerado culpable y condenado delante de Dios, sea declarado justo (Romanos 5:1-2 “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios”).

Mediante la redención, el pecador que a los ojos de Dios es un esclavo, recibe la libertad de manera gratuita (Romanos 6:17-18 “Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados; y liberados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia”).

 

En el perdón, el pecador que tiene una deuda con Dios recibe el beneficio del pago y olvido de esta (Efesios 1:7 “en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia”). Luego en la adopción el pecador, que era un extraño y advenedizo ante los ojos de Dios es recibido como un hijo suyo (Efesios 1:5 “en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad”).

1º. La primera condición: En aquel tiempo estabais sin Cristo:

No tenían conexión o relación alguna con Cristo. No tenían conocimiento de Él, ni interés alguno en El. Vivían en un estado de tinieblas y condenación. No había ninguna expectación en su corazón de alguna expiación hecha por Cristo por sus pecados.

Colosenses 1:21 – “Y a vosotros también, que erais en otro tiempo extraños y enemigos en vuestra mente, haciendo malas obras, ahora os ha reconciliado”.

Partimos del hecho que sin Cristo éramos extraños: ajenos a Él, distantes de sus dominios, no participantes de su reino. El apóstol Pablo lo resalta en la carta a los efesios diciendo: “En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo” (Efesios 2:12-13). Queriendo expresar el hecho de que existe una distancia abismal entre un hombre pecador y un Dios santo y justo, aunado a la realidad que estamos incapacitados por nuestros propios méritos de poder salvar esa distancia al contrario de ello en Cristo somos hechos cercanos.

Esto quiere decir que fuera de los méritos de Cristo el hombre no tiene ningún tipo de relación amistosa con Dios, al contrario de ello el tipo de relación que les une es la de un juez con un pecador convicto, por lo que sin Cristo no tenemos ningún derecho de apropiarnos de las grandiosas promesas, que Dios ha dejado en su palabra para consolar a los que son suyos.

Ahora, puede que algunas personas que caminen sin Cristo digan: yo estoy muy cerca de Dios, el punto es que ellos están cerca del dios que han creado en su mente para que se amolde a sus necesidades, un Dios que no los juzga por sus pecado, un ser todo poderoso que está ahí disponible para el momento que ellos lo necesiten, el detalle es que el apóstol Pablo no está hablando de una deidad abstracta creada por la imaginación de los hombres sino del único Dios verdadero, el Dios revelado en la escrituras, la biblia la palabra de Dios y acabamos de ver que estar sin Cristo es estar sin Dios solo hay un mediador entre Dios y los hombre Jesús Cristo nuestro salvador por lo que tu relación con Dios va estar definida en función de tu relación con Cristo.

Sigue diciendo el texto que sin Cristo somos enemigos de Dios en nuestros pensamientos esto quiere decir que nuestra capacidad intelectual está orientada a producir acciones que ofenden a Dios. (“Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente, teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón; los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza” Efesios 4:17-19).

No hay en el hombre el más mínimo deseo de agradar a Dios así caminan una vida separada de Dios en una total y absoluta enemistad con El, esto producto de la convicción que algunos tienen que Dios es un ser que está interesado en anular toda acción en el hombre que pueda parecerle divertida dice el pastor Sugel Michelen una especie de mata gozo cósmico aburrido que quiere que el hombre también este aburrido, ahora esto no es más que el deseo del hombre de no someterse a la voluntad de Dios, sino vivir como a él le place y si en algo necesita que Dios se involucre sea en satisfacer sus necesidades, pero no para decirle lo que debe hacer.

Romanos 5:10 – “Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvo por su vida”. Pablo acentúa en diferentes partes en sus escritos que el hombre sin Cristo es un enemigo de Dios merecedor únicamente de su aborrecimiento, esta idea se encuentra respaldada en toda la escritura.

Por ejemplo: Sal 5:5 – Los insensatos no estarán delante de tus ojos; Aborreces a todos los que hacen iniquidad. Los esfuerzos humanos para reconciliarse con dios están desprovistos de toda probabilidad de éxito dado que todas sus acciones son malas delante de sus ojos como dice el profeta Isaías que aun las buenas obras de los hombres son como trapo de inmundicia para Dios. Nuestro señor Jesucristo lo aludió al hecho de que los hombres aman el pecado cuando dijo: “Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. (Juan 3:19-20).

Esta era nuestra condición, esta es la condición de todos aquellos que andan sin Cristo en sus corazones extraños a Dios, enemigos de Dios, hacedores de maldad, es decir todo aquello que desagrada a Dios. De ahí fuimos sacado y de ahí puedes ser sacado si aun estas sin Cristo.

 

2º. La segunda condición: Alejados de la ciudadanía de Israel:

Los judíos eran ciudadanos, los gentiles no. Los gentiles no eran copartícipes en la teocracia o constitución bajo la cual Dios se reveló a sí mismo y permitió una  relación íntima con El. Los arreglos especiales para la adoración de Dios se hicieron directamente con los israelitas. Tenían leyes. Templo, ordenanzas, estatutos, etc. que constituyeron parte integral del pacto o convenio entre Dios e Israel. Pero los gentiles vivían desprovistos de estos privilegios.

 

¿Cómo puede un Dios santo y justo reconciliar consigo a un hombre pecador como el que acabamos de describir?

Bueno hay aquí dos puntos importantes para responder a esa pregunta pues es necesario que Dios obre una transformación en el hombre además de evocar un medio para apaciguar su ira por ellos, dice el pasaje en Col 1:21-22 “……os ha reconciliado en su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de él.”

Jesús tuvo que morir en la cruz del calvario como el medio para apaciguar la ira de Dios; ahora no solo representaba una ofrenda sacrificial, sino que estuvo allí como el sustituto de la humanidad, esto es pagando por nuestros pecados como el medio para que haya paz entre Dios y los hombre. Por medio de su sangre nuestros pecados son perdonados (“Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión” Hebreos 9:22). Jesús Dios encarnado muriendo como hombre por los hombres y vemos que en la cruz es el único momento en su vida que no se refiere a Dios como su padre, la ira de Dios literalmente cayó sobre El y fue quebrantado por su padre por nuestras iniquidades.

Luego el hombre es transformado en esa obra de reconciliación: 2 Co 5:17 – De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación. En Cristo somos una nueva creación no somos remendados, ni arreglados, ni repotenciados, sino nuevos. Tenemos unos nuevos intereses una nueva manera de pensar; ahora estamos capacitados para seguir la voluntad de Dios que antes rechazábamos. Podemos amar lo que antes odiábamos, y esto se conoce como la obra de regeneración del Espíritu Santo. Nuevos totalmente nuevos por Cristo para gloria de Dios padre.

De manera que esta conformidad con Cristo puede ser descrita en estas tres palabras mencionadas por Pablo en el pasaje de Colosenses, santos, sin mancha e irreprensibles.

Santos: apartados del pecado consagrados para Dios.

Sin manchas: no hay en nosotros ningún tipo de culpa ya que Cristo cargo con todas ellas en la cruz del calvario. Aunque mientras estemos en este cuerpo muchas veces vamos a fallar a Dios, la justicia de Cristo fue adosada a nuestra cuenta por medio de la fe.

Irreprensibles: no hay nada de lo que podamos ser acusados verídicamente, ya que judicialmente estamos absueltos, y cada vez que el diablo, el acusador de los hombres se levanta para señalarnos, Cristo dice yo pague por ello. Toda acta que nos era contraria esta clavada en la cruz del calvario donde Cristo venció a nuestro acusador.

Hemos sido reconciliados con Dios, Cristo hizo lo que nadie podía hacer por nosotros reconciliarnos con El padre. Por ello podemos decir que somos salvos por obras; el punto es que no son las nuestras sino las de Cristo. Somos salvos por su muerte, por su sangre, por su resurrección, por su ascensión, por su regreso gracias a nuestro Glorioso salvador (Judas 1:24-24 – Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría, al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén).

 

Romanos 11:11-12 “Digo, pues: ¿Han tropezado los de Israel para que cayesen? En ninguna manera; pero por su transgresión vino la salvación a los gentiles, para provocarles a celos”, 12 “Y si su transgresión es la riqueza del mundo, y su defección la riqueza de los gentiles ¿Cuanto más su plena restauración?

3. la tercera condición: Ajenos a los pactos de la promesa:

La palabra “ajenos”  indica uno que no es miembro de algún estado o ciudad. Está implícito que desconocieron los pactos hechos con Abraham y sus descendientes con respecto a la promesa de Dios de bendecir a todas las naciones a través de ellos. Gén. 12:3 “Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que maldijeren maldeciré; Y serán benditas en ti todas las naciones de la tierra”. Gálatas 3:8 “Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abrahán, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones”

  

Evidencias de la obra reconciliadora de Cristo

Col 1:23 – si en verdad permanecéis fundados y firmes en la fe, y sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído, el cual se predica en toda la creación que está debajo del cielo; del cual yo Pablo fui hecho ministro.

De todas las evidencias que las escrituras presentan acerca de la seguridad de salvación del creyente, y en este caso de estudio de la obra de la reconciliación, no hay ninguna más concluyente que la permanencia en Cristo y en su evangelio. Todo creyente que ha sido transformado en conformidad con la obra de Cristo perseverara en El.

Entonces ¿cómo se si he sido reconciliado con Dios gracias a Cristo? (Col 1:23) sin embargo pudiéramos aludir al hecho de en el transcurrir de nuestras vidas podemos conocer de casos de personas que proclamaron abiertamente ser seguidoras de Cristo y aun dieron muestras muy evidentes de serlos, pero en un momento de sus vidas se apartaron del evangelio y volvieron a su vida pecaminosa. Si esto es así debemos concluir a luz de la palabra que estas personas nunca fueron Cristianos dice 1 Juan 2:19 – Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros. No todo el que me dice señor entrara en el reino de los cielos, dijo nuestro señor Jesús, sino los que hacen la voluntad de mi padre.

4- la cuarta condición: Sin esperanza:

Por las condiciones ya mencionadas. Millones hoy en día están sin esperanza a pesar de haber sido provistos del evangelio. Muchos tienen falsas esperanzas de salvación, confiando en su propia moralidad,  en sus obras o en alguna religión humana.

Sin esperanza de vida eterna.

¿Que significa ser salvo por la gracia de Dios?

Antes estábamos muertos en delitos y pecados y totalmente incapaces de salvarnos a nosotros mismos.

 Es entonces cuan Dios viene y nos levanta de ese abismo y nos hace sentarnos con El. Dios no encuentra en nosotros la razón de lo que hace, la encuentra en sí mismo. Es porque nos ama.

5º. La quinta condición: Sin Dios:

Atheoi, “ateos”, con hostilidad contra Dios (véase Rom. 1:18:32). No había amistad con Dios, sino solamente enemistad. Estas cinco condiciones llegan al clímax en esta última. Los “atheoi” viven como si Dios no existiera; no le adoran en privado ni en público; y en toda su conducta no muestran ni amor ni temor de Dios. Romanos 1:18-20 “Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad”, 19 “porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó”. 20“Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendido por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa”.

Ver.13 “Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabas lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo”.

Pero ahora: Nos acercamos a Dios “siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús”,” a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados” (Rom. 3:24,25).

Jesús dijo en Juan 10:16, “también tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor”. Esto concuerda perfectamente con lo que Pablo enseña en este capítulo, porque es el mismo tema.

 Ver.2  “En los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera  en los hijos de la desobediencia”.

Comentario: El modo y las actitudes de la sociedad son formados por el príncipe del aire, un titulo para Satanás, que tiene una relación directa con la influencia que ejerce sobre las culturas que están en abierta desobediencia a las normas de Dios.

 Cuando Pablo dice “anduvisteis”, no pecaron por casualidad, ni nada más de vez en cuando, sino su pecado era la regla y la rutina de su vida. La palabra “andar” se usa muchas veces en las Escrituras para significar “vivir”.

“La corriente de este mundo”; La palabra “corriente” (uso) traduce la palabra aion, que casi siempre se traduce “siglo”: esto es, el ciclo o curso presente de las cosas” (Vine).

Es el sistema actual de cosas conducido por los “que sólo piensan en lo terrenal” (Fil. 3:19). Es la moda del mundo. Es el camino marcado o delineado por los que viven en rebelión contra Dios, nunca pensando en el destino final. Los muertos son insensibles a la vida futura. Por lo tanto, “no os conforméis a este siglo”, ni a “la corriente de este siglo”.

  “Príncipe de la potestad del aire”. Satanás rige todas las agencias e in-fluencias de maldad. Su dominio está en “las tinieblas de este siglo”, “las huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (6:12).

“Hijos de desobediencia”, La desobediencia es la característica principal de su vida. Cuando se habla de los hijos de la desobediencia, la biblia hace referencia a toda la raza humana descendientes de Adán y Eva cuyo pecado original fue la desobediencia a un mandamiento verbal dado por Dios.

El espíritu de Satanás obra en éstos mientras que el poder de Dios obra en nosotros.

 Ver.5.  “Aun estando nosotros muerto en pecado, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia somos salvos)”.

Comentarios: “Muertos”, Si Dios “nos dio vida”, ¿qué haremos? ¿Qué podemos hacer si estamos “muertos”? ¿Cómo puede el hombre muerto accionar? ¿No tendrá Dios que operar milagrosamente sobre su corazón?

 Es cierto que todo depende de Dios, pues el hombre no podía y no puede efectuar su propia salvación, porque no puede proveerse un salvador. El hombre   muere  por sus propios pecados lo que no puede es redimirse solo.

 Dios nos salva por medio del evangelio, que es el mensaje de Dios para salvación. El nos llama por medio del evangelio (2 Tesalon. 2:14), y este evangelio requiere la obediencia (2 Tesalon. 1:7-9). El evangelio promete la salvación a los obedientes; revela no solamente lo que Dios ha hecho, sino también revela lo que el hombre tiene que hacer para aceptar la salvación.

“Juntamente con Cristo”. Nuestra resurrección de los muertos (tanto la figurativa como la literal) fue confirmada en la resurrección de Cristo. Igualmente somos relacionados con Cristo en morir o estar crucificados con El (Rom. 6:5; Gál. 2:20); en vivir con El (Fil. 1:21; Gál. 2:20); en sufrir con El (2 Tim. 2:12; 1 Ped. 4:13); en reinar con El (2 Tim. 2:12); en ser coherederos con El (Rom. 8:17); y en ser glorificados con El (Apoc. 3:21).

Estamos participando con El en su obra y en su reinado ahora, porque estamos luchando por la verdad y en contra del mal (1 Juan 3:8). Si somos vencedores ahora, estamos reinando con Cristo ahora.

 Conclusión

Estamos llamados a perseverar en el evangelio, a construir nuestras vidas sobre el fundamento del evangelio, a no movernos ni a la izquierda ni a la derecha, a caminar fielmente con Cristo, a pesar de nuestras caídas a levantarnos todas las veces que sea necesario y seguir a delante, y me preguntaran como puede ser esto y les responderé: Filipenses 1:6 – estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo. Si Dios está comprometido a preservarnos y perfeccionarnos nosotros tenemos que perseverar.

2ª de Tim 1:9, “Quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos”.

 

Por consiguiente, Pedro pudo decir en el día de Pentecostés, “Porque para vosotros (judíos) es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que estén lejos (gentiles); para cuantos el Señor vuestro Dios llamare”(Hech. 2:39).

Habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo. Los judíos se acercaban al propiciatorio, el símbolo de la presencia divina, por medio de la sangre que se ofrecía en los sacrificios que apuntaban hacia Cristo, “El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el cordero de Dios que quita los pecados del mundo” (Juan 1:29), pero ahora Cristo ha ofrecido a sí mismo como la verdadera expiación por los pecados, tanto de los gentiles como de los judíos. 1 Juan 2:2 “Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros; sino también por los de todo el mundo”.

Ver.14 “Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación”.

Nuestra paz: Cristo es el Autor y Causa de la paz. “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Rom. 5:1).

Que de ambos hizo uno: Compárese Juan 10:16. “Y también tengo otras ovejas que no son de este redil; aquellas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño y un pastor”.

Cristo estableció una sola iglesia que está compuesta por ambos pueblos, judíos y gentiles, los obedientes de toda nación, raza y lengua. Gál. 3:28 “Ya no hay judío ni griego, no hay esclavo ni libre, no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús”.

 Anteriormente judíos y gentiles tenían distintos objetos de adoración, y se odiaban los unos a los otros, pero ahora adoran al mismo Dios y tienen paz entre sí. Se regocijan en el mismo Salvador, gozan de la misma redención, disfrutan de la misma esperanza.

  019018B

COMPARTAMOS LA CENA DEL SEÑOR

 Compartamos la Cena del Señor.

Compartamos la Cena del Señor.

Recordemos a quien

por nosotros murió en la cruz.

Señor, pedimos piedad.

 

Compartamos el pan en gratitud.

Cuerpo herido por mí en la cruenta cruz.

Recordemos a quien

por nosotros murió en la cruz.

Señor, pedimos piedad.

 

Compartamos la copa en gratitud.

Representa la sangre del Señor.

Recordemos a quien

por nosotros murió en la cruz.

Señor, pedimos piedad.

 

Compartamos la Cena del Señor.

Su venida anunciemos con fervor.

Pronto el juicio de Dios

a los hombres ha de venir.

Señor, pedimos piedad.

081080B


DOMINGO 14 DE JUNIO 2015

TITULO: La regla de Oro.

Mirando a nuestro alrededor somos testigos y partícipes de muchas situaciones de violencia.  Padres  gritando, insultando y niños aprenden a hacerlo.  Padres maltratándose y niños aprenden el maltrato, padres fumando y niños fumando, padres tomando y niños naturalizando el alcohol.  La violencia se aprende.  Como sociedad estamos viviendo un momento de saturación de violencia en todo sentido y sin restricciones.  Hacia los adultos mayores, niños, adolescentes, mujeres y hombres, no hay límites.   Seguro te has preguntado ¿Qué está sucediendo en la sociedad? , ¿Por qué tanta violencia? Piensa en esto antes de seguir leyendo.

Y si yo te preguntara ¿Qué haces vos para que esto se detenga? creo que como adultos responsables, nos corresponde una autocrítica, un  “ mea culpa”, (dicho concepto nace en las misas católicas con el fin de que el pecador reconozca sus culpas y haga algo para compensarlo, en este caso rezar).  Nosotros debemos ser parte de la solución pero para formar parte de la solución debemos primero ser parte del  PROBLEMA. La violencia engendra violencia, de eso no hay dudas.  Como cristianos tenemos una característica “Nos vamos de boca”, hablamos y hablamos y hablamos y hablamos y hacemos poco o nada. He escuchado mucho el: -¡Yo le dije!, Yo le predique de Cristo y ¡no quiere saber nada!. El mundo está cansado de escuchar necesita hechos, dejemos de hablar y pongamos manos a la obra.  Hay un dicho popular que dice “Tus hechos gritan tan fuerte que no me dejan escuchar lo que decís” el mundo está cansado de prédicas necesita acciones.

Si como Hijos de Dios pusiéramos en práctica lo que dijo Jesús en Mateo 7:12, las cosas cambiarían mucho.  “Todo lo que deseen que los demás hagan por ustedes, háganlo por ellos.  En esto consiste la Ley y los Profetas”.

Si bien el título “Regla de Oro” no fue colocado por Jesús, sino por los hombres, esto tiene un sentido y un significado.

La palabra “Regla” viene del latín y significa Regula.

Tiene varias acepciones.

  1. Herramienta para medir como por ejemplo: regla, escuadra, transportador, etc.
  2. Acuerdo o convenio que una vez instaurado se da en cumplimiento obligatorio. Indicaciones que señalan maneras en que se debe desarrollar algo. Principio. Orden simbólico. Norma Social.

La regla de oro fue dictada por Jesús para que sepamos cómo debemos conducirnos con el prójimo en cualquier emergencia o situación.

Pero lo más notable o por lo menos lo que llamó mi atención fue: ¿porque la regla de oro está en todas las religiones? ¿Las mismas máximas y deberes en judíos, musulmanes, Budistas? ¿Eran las mismas Palabras de Jesús? ¿Ellos la tomaron de allí? ¿De dónde surgió?

Analizando cada máxima se puede notar que es una Regla Universal, de auto-preservación, pero primero  se las presento.

Hindú: “Esto es la suma del deber: No hagas nada a otros que si te lo hicieran a ti te pudiera causar dolor”.

Budista: “No dañes a otros con lo que pudiera dolerte a ti mismo”.

Talmud Judío: “Lo que es odioso para ti no lo hagas a tu prójimo.  Esta es toda la Ley el resto es comentario”.

Musulmanes: “Ninguno de ustedes es Creyente hasta que desea para su hermano lo que desea para sí mismo”.

Bahaismo: “El no debería desear para otros lo que él podría no desear para sí mismo, ni prometer lo que él no pudiera cumplir”.

Tobías 4:15 “No hagas a nadie lo que no quieras que te hagan”

Viendo cada una de ellas podemos notar que llevan indudablemente un denominador común, ¿Cómo es eso? Puede ser por dos razones o la tomaron de las mismísimas Palabras de Cristo o fue el mismo Dios que colocó en cada uno de nosotros, los seres humanos, Su deseo. La Palabra de Dios nos dice que Dios ha puesto eternidad en el corazón de ellos… Para mí es sin duda las dos cosas. No hacer el mal al prójimo, No hagas lo que no te gusta que te hagan.  Estas máximas necesitan sí o sí que podamos tener empatía con el otro, que pueda colocarme en su lugar, sentir lo que siente y pensar que le sucede para no hacerle daño.  Y al mismo tiempo saber qué es lo que a mí me molesta, me duele o lastima.  Si a mí ciertas miradas, o desprecios me hacen mal, eso no debo hacer al otro.

En la actualidad las Organizaciones también están en pos de estas máximas de alguna u otra forma, no dañar al otro, evitar hacer el mal. Últimamente fuimos testigos de diversas marchas en pos de esto #NI UNA MENOS y cosas semejantes. Esto es lo que plantea la regla de oro de estas religiones.  Jesús sabía que pensaban los judíos y que era para ellos el amor al prójimo. En Levítico 19:18 dice. “No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo.  Yo Jehová”.  Los Judíos tomaban esto literalmente aquel que era de su pueblo “Judíos” los amaban y los que no eran Judíos se llevaban el odio total, literalmente los denominaban “perros”.  Jesús conocía esto por eso lo menciona.  Pero hasta aquí todo es fácil porque con sólo evitar hacer daño al prójimo estoy cumpliendo la Ley, como lo hacían los judíos.  Si no lo aguanto, no le hago mal, pero tampoco bien, no me relaciono y listo, cumplí.  O sea evitando hacer el mal hasta aquí es suficiente. Yo no le hago mal a nadie, decimos.  Esto estaba avalado por los diez mandamiento del libro de Éxodo 20: No matarás, No desearás la mujer de tu prójimo, No robarás, etc.

Todas las religiones tienen la regla de oro en forma negativa, no harás esto o aquello. Pero aquí es donde Jesús nos da un sacudón y nos dice: HAGAN, pasa de la pasividad, evitar hacer el mal al prójimo, a la actividad, a lo positivo.  Hagan al prójimo lo que deseen que les hagan a ustedes.   Ahora sí que estamos en problemas hermanos.  No alcanza con evitar al que no me trago, o al que no soporto, DEBO hacerle el Bien y no sólo eso sino lo que a mí me gustaría que me hagan.  No, no pares de leer continúa, es aún más complicado, debes hacer, debes estar atento a la necesidad del otro, debes servir, estar a disposición.

Servir a Dios es esto es La LEY y los PROFETAS, esto es cumplir la regla de oro, que Jesús nos manda.  Muchos pensamos que servir a Dios es solamente dirigir una reunión en la Iglesia, o la alabanza, compartir algo en el púlpito, o salir a predicar en la calle.  No está mal, pero perdóname hermano, no es lo que Jesús te pide, “Todo lo que deseen que los demás hagan por ustedes, háganlo por ellos.  En esto consiste la Ley y los profetas”.  Como también dice: “El que sabe hacer lo bueno y no lo hace le es pecado” Santiago 4:17, debes hacer el bien, debes servir al otro, estar atento a su necesidad y así cumples la ley de Dios, y para esto te digo, no necesitas hablar, sólo con hacer, la gente verá a Dios en tu vida y te preguntará cual es la razón.

El hombre sin Dios no puede cumplir la regla de oro de Jesús, sólo la que presentan las otras religiones, evitar dañar.  Pero Jesús te pide más, debes ser activo y no pasivo.  El único que puede ayudarte a cumplir con esto es el Espíritu Santo como dice la Biblia “Porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad”. Así que si no tienes deseos pídeselos a Dios, que de seguro te lo dará.

Hay dos cuestiones que son muy importantes y no debemos dejar pasar. La primera es ¿Para quién lo hago? Lo hago para Dios, todo lo que hago con mi vida desde que me levanto hasta que me acuesto es para servirle a Él.  Mi trabajo es mi servicio a Dios, cuando atiendo a mis pacientes lo hago para él, cuando ayudo a algún vecino que no puede hacer algo, es para Él.  Cuando comparto con el que no tiene, es para Él. Debe ser nuestro estilo de vida. Sirvo a Dios con Todo lo que hago. No sólo en la Iglesia soy espiritual y afuera soy secular, NO con TODO lo que soy le sirvo, ayudando a mi prójimo y no necesito ponerme con un micrófono a predicar, a hablar y a gritar, doy el ejemplo, soy activo.  La segunda cosa es ¿Quién soy yo para juzgar al que le estoy dando la ayuda? Dios me dice, Haced, es una orden un imperativo, No es una opción.  No tengo que pensar: ¡A NO! este se está aprovechando de mí, ¡No se lo merece!  Yo no soy tonto, viene por la comida, por eso no lo ayudo. NO, eso no te corresponde.  Cuando Jesús alimentaba a las personas sabía que miles venían sólo por los panes y los peces y sin embargo nunca se los negó.  Les dio a todos, ayudó a todos, sanó a todos los leprosos aunque sabía que sólo uno le iba a agradecer. La palabra de Dios nos dice: “De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de Sí” Romanos 14:12.  Dios no te va a preguntar por el otro.  Te va a preguntar ¿vos que hiciste?, Debías servir, ayudar, no juzgar si el otro debe o no recibir la ayuda, eso le corresponde a Él.

Ahora te pregunto si es La Regla de Oro, ¿Cuál es la medida para ayudar al prójimo?, ¿Hay alguna medida?

Para ir finalizando lee esta historia…

Un gran incendio se desató en un bosque de bambú. Las llamas alcanzaban grandes alturas. Un pequeño picaflor fue al río, mojó sus alas y regresó sobre el gran incendio, agitándolas con la intención de apagar el fuego. Incesantemente iba y venía con sus alas cargadas de agua. Los otros animales observaban sorprendidos la actitud de la pequeña ave y le preguntaron:

– Oye, ¿por qué estás haciendo eso? ¿Cómo es posible? ¿Cómo crees que con esas gotitas de agua puedes apagar un incendio de tales dimensiones? ¡Jamás lo podrás lograr!

El picaflor con una gran ternura respondió: El bosque me ha dado todo, tengo un inmenso amor por él. Yo nací en este bosque que me ha enseñado el valor que tiene la naturaleza. Este bosque me ha dado todo lo que soy y tengo. Este bosque es mi origen y mi hogar, por eso y aunque no lo pueda apagar, si es necesario voy a dejar mi vida lanzando gotitas de agua, llenas de amor.

Los otros animales entendieron el mensaje del picaflor y entre todos le ayudaron a apagar el incendio.

Cada gotita de agua puede apaciguar un incendio. Cada acción que con amor y entusiasmo emprendemos, se reflejará en un mañana mejor.

“No subestimes las gotas, porque millones de ellas forman un océano. Todo acto que con amor realizamos, regresa a nosotros multiplicado”

Conclusión: Nuestra sociedad está incendiada de violencia estas dispuesto a derramar tus gotitas de amor, yo ya comencé, ¿Tú puedes ayudarme?

Verónica Martin.

 

008127B

 


DOMINGO 21 DE JUNIO 2015

TITULO: Un padre llamado Jairo 

Texto: Lucas 8: 40-56

Introducción:

Hoy celebramos el día del padre, en la Argentina.

Cual quiera que haya sido su experiencia o impresión de nuestro propio padre, quiero decirle a todos los varones de nuestra iglesia casados o solteros, jóvenes o adultos, que Dios nos ha creado con la posibilidad de ser una influencia positiva y transformadora para nuestros hijos. La buena noticia es que no es demasiado tarde para ser transformados en hombres que cumplan con el propósito de Dios. Quiero decirles que Jesús puede a nuestra vida y encaminarla en la dirección correcta

Hoy mismo. Ejemplo de ello lo encontramos en el texto que hemos leído, particularmente en la vida de llamado padre Jairo. Este es el contexto de nuestro relato: a. Jesús regresaba de una gira que había hecho en la región de Gadara en donde había sanado un hombre que había sido poseído por una legión de demonios.

Al llegar Jesús es recibido ansiosamente por una multitud gozosa. Dentro de la esa multitud se encontraba un hombre, un padre que atravesaba una experiencia difícil. Su única hija de 12 años estaba en proceso de muerte.

 

I- ¿QUIERN ERA JAIRO

           Significado del nombre Jairo, Hebreo, Viene de yag´ir: “dios quiera lucir”

 

  • Jairo es descrito como uno de los jefes de la sinagoga de Jerash, en la antigua Decápolis, a comienzos del primer siglo de nuestra era. Conoció a Jesús de Nazaret cuando éste realizaba su predicación en la actual región de Gilead, al noreste de Jordania.

 

  • Jairo no era más cualquier hombre sino un líder prominente de una congregación judía. Como director Jairo cuidaba del edificio, eso significa que era un hombre de confianza. También debía tener preparado todo para los servicios, eso significa que responsable era, también tenía que seleccionar a aquellos que participaban en el culto y a la vez era un asistente que cuidaba de los rollos sagrados, lo que nos indica que era un hombre con autoridad espiritual. Era conocido y respetado entre la comunidad, eso nos indica que tenia buen testimonio. Pero lo que más se destaca aquí es su rol de como padre y su preocupación por la salud y bienestar de la niña de 12 años. ¿qué podemos ver en Jairo que nos sirve de estímulo para nosotros los padres?
  • Jairo no tuvo temor ni vergüenza de buscar a Jesús (v. 41a) una verdad en cuanto a los hombres es que tendemos a aislarnos, un guardar silencio ya sufrir en silencio cuando atravesamos por dificultades. Muchas veces esto es una cuestión de temperamento pero otras simplemente es el ego mismo que nos impide la colocación ser humildes y admitir que hay situaciones o crisis que se escapan totalmente de nuestras manos, esfuerzos y posibilidades. Pensamos que solicitar ayuda, buscar consejo o mostrar más cualquier tipo de emoción es señal de debilidad. Pero no nos damos cuenta que al reprimir todos estos sentimientos nos volvemos más vulnerables y débiles. Se nos ha programado de tal manera que no nos damos cuenta que nos estamos negando el privilegio de manifestar las cualidades emocionales con las que dios nos ha dotado.
  • Había llegado a lo más alto en la estimación de sus semejantes. Sin duda tenía una posición desahogada. Parecía como si la vida, como sucede a veces, le hubiera dado generosamente muchas cosas, pero ahora estuviera a punto de quitarle la más preciosa. Toda la desgracia de la vida estaba en el trasfondo de esta historia.
  • Pero con mucho el personaje más interesante de la historia es Jairo. No cabe duda de que era un hombre que podía tragarse el orgullo. Era presidente de la sinagoga. Para entonces, las puertas de la sinagoga se le estaban cerrando a Jesús a toda prisa, si es que no estaban ya del todo cerradas. Pero en su hora de necesidad, se tragó el orgullo y fue a pedir ayuda.
  • No cabe duda de que Jairo era un hombre de fe firme. Sintiera lo que sintiera, no aceptó sin más el veredicto de las plañideras. Esperaba contra toda esperanza. No cabe duda de que, en su corazón, algo le decía: «nunca se sabe lo que puede hacer Jesús.» ninguno de nosotros lo sabemos. En el día más negro podemos seguir confiando en los recursos inagotables y en la gracia y en el poder inagotable de Dios.
  • Está claro que una persona así sólo acudiría a Jesús como último recurso. Sería uno de los judíos supe ortodoxos que consideraban a Jesús un hereje peligroso; y sería sólo cuando todo lo demás le había fallado cuando acudió a Jesús en su desesperación. Jesús le podría haber dicho: ” cuando las cosas te iban bien, querías matarme; ahora que las cosas te van mal, acudes a mí para que te ayude.» y Jesús podría haberle negado su ayuda a un hombre como él. Pero no le guardaba ningún rencor. Ahí estaba un hombre que le necesitaba, y lo único que deseaba Jesús era ayudarle. El orgullo ofendido y el espíritu reacio a perdonar no tenían lugar en Jesús.

 

II- LA HIJA DE JAIRO

  • La hija de Jairo es, junto con Lázaro de Betania y el hijo de la viuda de Naín, una de las tres personas resurrectas. La desgracia de la vida de pronto se vuelve alegría. Lucas sintió en lo más íntimo la tragedia de la muerte de esta niña.
  • Había tres cosas que la hacían tan terrible.

(a) era hija única. Sólo Lucas nos lo dice. Se había apagado la luz de la vida de sus padres.

(b) tenía unos doce años de edad. Es decir, estaba en el albor de la feminidad, porque en el este los chicos se desarrollan antes que en el oeste. Algunas chicas hasta se casaban a esa edad. Lo que debía haber sido la mañana de la vida se había convertido en la noche.

Ya habían venido las plañideras. A nosotros nos parece algo repulsivamente artificial pero el alquiler de estas mujeres era una señal ineludible respeto a la persona muerta. Estaban seguros de que estaba muerta. Pero Jesús dijo que estaba simplemente dormida. Fuera como fuera, la verdad es que Jesús le devolvió la vida.

 

  • no lloréis; no está muerta, sino que duerme. Y se burlaban de él, sabiendo que estaba muerta (Lucas 8:52-53).

 

Ellos no compartían su fe, ellos no creían que Jesús podía darle vida a la niña, mas aun se burlaban de sus palabras.

 

En momentos difíciles de la vida no solo necesitas personas cercanas a ti que te ayuden, consuelen o animen, tú necesitas personas que compartan tu fe y crean en los milagros que dios puede hacer.

 

Ellos tenían que pararse en la palabra de dios, Jesús les dijo:

 – no está muerta, sino duerme.

 

La noticia del mensajero era un dardo de fuego que el maligno quería usar para que Jairo cayera en la desesperanza y perdiera su fe en Jesús. Pero Jesús le dijo:

 – no temas, cree solamente y será salva (marcos 5:36lucas 8:50).

 

Jairo seguía creyendo en Jesús, ésta noticia no lo desespero y menos aún anulo su fe, Jesús lo animo a seguir perseverando en lo que había creído y siguió su camino…

 

Parientes, amigos y vecinos de Jairo

  

III- LA PRESENCIA DE JESUS

 

Así es que Jesús fue con el gobernador de la sinagoga hasta su casa; y allí se encontró con todo lo que se podía esperar y temer en tal ocasión. Los judíos estimaban mucho la obligación de hacer duelo por los difuntos. «Quien quiera que sea remiso -decían- en hacer duelo por el fallecimiento de un sabio, merece que le quemen vivo.»

 

Había tres costumbres de duelo que caracterizaban a todas las familias judías afligidas por la muerte de un ser querido.

  • Estaba el rasgarse las vestiduras. Había no menos de treinta y nueve diferentes reglas y normas para establecer cómo se habían de rasgar las vestiduras. Había que hacerlo de pie. La ropa se tenía que rasgar hasta el corazón, para exponer la piel. Por el padre o la madre había que rasgarse las vestiduras justamente sobre el corazón; por otros parientes, por el lado derecho. El desgarrón tenía que ser lo bastante grande como para que cupiera el puño, y tenía que dejarse boquiabierto durante siete días; los treinta días siguientes se llevaba ligeramente hilvanado para que pudiera seguir viéndose; sólo después se podía zurcir definitivamente. Era obvio que habría sido indecente el que las mujeres rasgaran sus vestidos de forma que se les viera el pecho; así es que estaba establecido que las mujeres tenían que rasgarse la ropa interior en privado, y luego darse la vuelta a la prenda de manera que se viera lo rasgado en la espalda; y luego en público rasgaban su ropa exterior.
  • Estaba el plañir por los muertos. En la casa del duelo se mantenía el plañido ininterrumpidamente. Estaba a cargo de plañideras profesionales. Todavía existen en oriente, y w. M. Thomson las describe en la tierra y el libro: ” en todas las ciudades y comunidades hay mujeres supremamente habilidosas en este oficio. Siempre se las manda buscar y se las mantiene dispuestas. Cuando llega una nueva compañía al duelo, estas mujeres se ponen a plañir inmediatamente para que les sea más fácil a los recién llegados unir sus lágrimas a las de la familia de duelo. Se saben la historia doméstica de cada persona, e improvisan repentinamente lamentaciones espontáneas en las que introducen los nombres de los familiares que han muerto recientemente, tocando así las cuerdas sensibles de todos los corazones; y así cada persona llora por sus propios muertos, y la representación, que de otra manera sería difícil y aun imposible, resulta fácil y natural.»
  • Estaban los flautistas. La música de la flauta se asociaba especialmente con la idea de la muerte. El talmud establece: “el marido está obligado a enterrar a su difunta esposa, y hacer lamentaciones y duelo por ella según la costumbre de todos los países. Y también los más pobres entre los israelitas no le concederán menos de dos flautas y una plañidera; pero, si el marido es rico, que todas las cosas se hagan conforme a sus cualidades.» aun en roma, los flautistas eran un elemento constitutivo de los días de duelo. Hubo flautistas en el funeral del emperador romano Claudio, y séneca nos dice que hacían un ruido tan estridente que hasta al mismo Claudio, que era el muerto, le silbaban los oídos. Tan insistente y tan chillón era el plañido de la flauta que la ley romana limitaba el número de flautistas en cada funeral a no más de diez.

Así es que nos podemos figurar la escena de la casa del gobernador de la sinagoga.

En esa atmósfera excitada e histérica, entró Jesús. Con serena autoridad hizo que todos se salieran. Les dijo tranquilamente que la muchacha no estaba muerta, sino sólo dormid y los presentes se rieron burlonamente de él. Era un detalle extrañamente humano aquel. Los presentes se habían entregado tan totalmente al duelo que se daban por ofendidos de cualquier esperanza de que todo aquello no fuera necesario.

Es probable que, cuando Jesús dijo que la muchacha no estaba muerta sino sólo dormida, quisiera decir precisamente aquello. En griego, como en español, muchas veces se alude a la muerte aplicándole la terminología del sueño. ” descanse en paz.» de hecho, la palabra internacional cementerio viene del griego koimétérion, que quiere decir lugar donde duermen las personas, dormitorio. En griego hay dos palabras para dormir; una es kiomasthai, que se usa muy corrientemente tanto del sueño natural como del sueño de la muerte, y la otra katheudein, que no se usa tan frecuentemente del sueño de la muerte y sí más corrientemente del sueño natural. Y es katheudein la que se usa en este pasaje.

En oriente, el coma cataléptico no era ni mucho menos infrecuente. El entierro en oriente sigue al fallecimiento muy de cerca, porque las condiciones climatológicas lo hacen necesario. Tristram escribe: ” los entierros siempre tienen lugar lo más tarde posible el mismo día del fallecimiento, frecuentemente por la noche si el fallecido había estado vivo hasta después de la puesta del sol.» a causa de lo corriente que era el estado de coma, y por lo corriente del entierro inmediato, no era imposible que se enterraran algunas personas vivas, como muestra la evidencia de muchas tumbas. Puede que aquí tengamos un ejemplo, no tanto de una resurrección, como de un diagnóstico divino; y que Jesús salvó a esta chica de un final terrible.

De una cosa podemos estar seguros: aquel día en Cafarnaúm Jesús rescató a una muchacha judía de las mismas garras de la muerte.

CONCLUSION

Si analizamos esta historia real encontramos que la bendición de Dios, los milagros de Dios están disponibles para todos aquellos que creen en Jesucristo, él no hace acepción de personas, el vino a rescatar a todos aquellos que se habían perdido y darles vida eterna (vida abundante).

 

El panorama global que se aprecia es la del principal de la sinagoga llamado Jairo y como las circunstancias que le toca enfrentar tratan de debilitar su fe, pero Jesús le anima a seguir perseverando en su fe: Jairo tenía que pelear la buena batalla de la fe.

 

Cada personaje tiene un comportamiento especial ante Jesús. Jairo, la mujer enferma, la multitud que seguía a Jesús, el mensajero de la casa de Jairo, los parientes, amigos y vecinos de Jairo que lo acompañaban en esos momentos difíciles y la niña agonizante.

Toda la historia está enfocado en torno al personaje principal: Jairo y su fe en Jesús.

 

Los milagros, señales y prodigios son para glorificar a Jesús, no son para esconderlos.

 

Quería llevarlos al mismo nivel de fe que Jairo tenía, pero fue en vano, ellos no creían en Jesús, no tenían fe en él, ni en sus palabras.

 

La solución que tomó Jesús fue drástica pero necesaria, echo fuera a todos y tomó al padre y a la madre de la niña y a Pedro, Jacobo y Juan (marcos 5:37, 40)

 

La buena batalla de la fe, que Jairo había peleado culminó con la obtención de su milagro: su hija estaba viva y llena de vitalidad.

 

Algunos piensan que Jesús no está disponible para obrar milagros en sus vidas, otros quizás piensan que no lo necesitan o no lo merecen y otros creen que sí pueden recibirlo.

 Pedir a Jesús que nos aumente la fe.

 asewrfghj


DOMINGO 28 DE JUNIO 2015

TEMA: Obrando con Dios, para promover los propósitos de Dios

PASAJE:   “Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios.” 1 Corintios 3:9

 INTRODUCCIÓN

Hoy celebramos el 53 aniversario de Lomas.

Reflexionemos juntos luego de los testimonios recibidos y de las acciones de gracias compartidas en el siguiente pasaje 1 Cor 3:9

 

(DHH C* 2002*) Somos compañeros de trabajo al servicio de Dios, y vosotros sois el campo que Dios trabaja, el edificio que Dios construye.

 

(DHH L 1996*) Somos compañeros de trabajo al servicio de Dios, y ustedes son un sembrado y una construcción que pertenecen a Dios.

BLS) Apolo y yo somos servidores de Dios, y ustedes son como un campo de trigo, como un edificio construido por Dios, del cual Dios es el dueño.

 

 Que nos dice lo siguiente, que Dios tiene propósitos para sus hijos y para su iglesia.

  

I- PRIMER PROPOSITO DE DIOS: Somos Colaboradores

 Ellos son colaboradores de Dios, somos coadjutores (“cooperadores;” que trabajamos con él, bajo él y por ser de él, como sus siervos,

2Co 5:20 Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.

 

2Co 6:1 Así, pues, nosotros, como colaboradores suyos, os exhortamos también a que no recibáis en vano la gracia de Dios.

  

II- SEGUNDO PROPOSITO DE DIOS: Somos un campo donde Dios trabaja

 

Así como los corintios son huerto de Dios,

Números 24:5-6 lo describe perfectamente, cuando Balaam expresó: “¡Cuan hermosas son tus tiendas, oh Jacob, tus habitaciones, oh Israel! Como arroyos están extendidas, COMO HUERTOS junto al río, COMO ÁLOES PLANTADOS POR JEHOVÁ, COMO CEDROS JUNTO A LAS AGUAS”, así que somos esos árboles plantados en el huerto de Dios, él nos ha plantado en lugares de muchas aguas, porque el agua hace que nuestras raíces las perciban y podamos reverdecer.

Job 14:7-9 declara: “porque si el árbol fuere cortado, aún queda de él esperanza; RETOÑARÁ aún, SUS RENUEVOS NO FALTARÁN. Si se envejeciere en la tierra su raíz, y su tronco fuere muerto en el polvo, AL PERCIBIR EL AGUA REVERDECERÁ, y hará copa como planta nueva”, es decir, que nuestro Dios nos riega constantemente con el agua de vida de su Espíritu Santo, por eso el salmista dice que somos como “árbol plantado junto a corrientes de aguas” (Salmo 1:3).

 

Jesús está con la expectativa de encontrar en nosotros fruto porque si no nos sucederá como en la parábola “y si diere fruto, bien; y si no, la cortarás después” (Lucas 13:9). Es necesario dar frutos en la iglesia, pues Salmo 1:3 dice: “… da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará”.

 

 

Tiene que llegar el día en que la iglesia se vuelva un huerto agradable a Dios. Que haya en este huerto tanta gloria, tanto aroma, tanta flor, tanto fruto, que el Amado no se resista a volver a deleitarse en su huerto, que es su iglesia.

En Romanos 15:16, el apóstol Pablo define su ministerio diciendo que le ha sido dada la gracia de Dios “…para ser ministro de Jesucristo a los gentiles, ministrando el evangelio de Dios, para que los gentiles le sean ofrenda agradable, santificada por el Espíritu Santo”. ¡Una iglesia formada por gentiles que, por obra del Espíritu Santo llega a ser una ofrenda agradable a Dios, un huerto lleno de frutos, de flores y de aromas para Cristo. Por obra y gracia de él, tiene que llegar el día en que nuestras vidas den fruto agradable a Dios.

  

III- TERCER PROPOSITO DE DIOS: Somos un edificio

La idea de “edificio” se introduce aquí por primera vez, por cuadrar mejor que la idea de “labranza, y para enseñar las diferentes clases de doctrinas, y sus resultados, que ahora está por discutir. De modo similar se usa el término “edificar” la iglesia de Cristo

De la misma manera en que los magníficos edificios de Corinto llevaban inscripto en ellos el nombre de su benefactor, los corintios son edificio de Dios.

Efe 2:19-22 Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor;   en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.

 

 Efe 4:29-30 Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención

1Co 3:10 Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica.

1Co 3:11 Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo.

 

 CONCLUSION

 Esd 2:64-65 Toda la congregación, unida como un solo hombre, era de cuarenta y dos mil trescientos sesenta, sin contar sus siervos y siervas, los cuales eran siete mil trescientos treinta y siete; y tenían doscientos cantores y cantoras.

Toda la congregación, unida como un solo hombre, era de cuarenta y dos mil trescientos y sesenta—Esta suma total es 12.000 más que la suma de los números particulares dados en el catálogo. Sumando los números particulares, veremos que llegan a 29.818 en este capítulo, y a 31.089 en el capítulo paralelo de Nehemías. También Esdras menciona 494 personas omitidas por Nehemías, y Nehemías menciona 1.765 no catalogadas por Esdras. Si el sobrante de Esdras fuera añadido a la suma total de Nehemías, y el sobrante de Nehemías fuese añadido a la suma total de Esdras, veremos que ambas sumas serán 31.583. Restando esta cantidad de 42.360, habrá una falta de 10.777 personas Estas fueron omitida, por no pertenecer a Judá y Benjamín, o a los sacerdotes, sino a las otras tribus. Los siervos y cantores, varones y mujeres, son contados aparte (v. 65), de modo que sumándose todos estos renglones, el número de todos los que fueron con Zorobabel llegó a 50.000 con 8.000 animales de carga. (Alting, citado en Hermeneutics, de Davidson.)

Si queremos que la iglesia sea la iglesia como el Señor quiere en el siglo XXIII, debemos reforzar y remarcar todo lo dicho anteriormente.

  image01818


SERMON SOBRE EL PADRE NUESTRO- CONCLUSION SERMON SOBRE EL PADRE NUESTRO- 07 SERMON SOBRE EL PADRE NUESTRO- 06 SERMON SOBRE EL PADRE NUESTRO- 05 SERMON SOBRE EL PADRE NUESTRO- 04 SERMON SOBRE EL PADRE NUESTRO- 03 SERMON SOBRE EL PADRE NUESTRO- 02 SERMON SOBRE EL PADRE NUESTRO- 01 SERMON SOBRE EL PADRE NUESTRO- INTRODUCCION MENSAJE DEL 29 DE JUNIO DEL 2014 ESCUCHE EL MENSAJE DEL 52 ANIVERSARIO DE LOMAS DE ZAMORA PARA ESCUCHAR MENSAJE DEL ENCUENTRO ECUMENICO DEL VIERNES 13 DE JUNIO DEL 2014   DSC04524

SERMONES SOBRE EL PADRENUESTRO

1 PETICION PARA TRANSFORMAR AL HOMBRE EN SANTO

LA SANTIFICACIÓN DEL NOMBRE

Mateo 6:9ª “Que Tu nombre sea tenido por santo.”

INTRODUCCION

«Santificado sea Tu nombre» -probablemente es cierto que, de todas las peticiones de la Oración Dominical, ésta es la nos sería más difícil explicar. Así que, en primer lugar, concentrémonos en el sentido determinado de las palabras.

La palabra que traducimos por santificar es el verbo griego haguiázesthai, relacionado con el adjetivo haguios, que quiere decir tratar a una persona o cosa como haguios. Haguios es la palabra que traducimos corrientemente por santo; pero el sentido básico de haguios es diferente o separado. Algo que es haguios es diferente de otras cosas: Una persona que es haguios es separada de las otras personas. Así, un templo es haguios porque es diferente de los otros edificios. Un altar es haguios porque existe para un propósito diferente del de las cosas ordinarias. El día del Señor es haguios porque es diferente de otros días. Un sacerdote es haguios porque está separado para un ministerio especial. Así que, esta petición quiere decir: ” Que el nombre de Dios se trate de una manera diferente de los otros nombres; que se dé al nombre de Dios una posición que sea absolutamente única.»

Pero hay algo que añadir a esto. En hebreo, el nombre no quiere decir simplemente el nombre propio por el que se conoce a una persona -Juan o Santiago, o el nombre que sea. En hebreo, el nombre quiere decir la naturaleza, el carácter, la personalidad de la persona en tanto en cuanto nos es conocida o revelada. Esto resulta claro cuando vemos cómo usan la expresión los autores bíblicos.

El salmista dice: «En Ti confiarán los que conocen Tu nombre» (Psa 9:10 ). Quiere decir los que saben cómo es Dios, los que conocen la naturaleza y el carácter de Dios. El salmista dice: «Unos presumen de carros de combate y otros de caballería; pero nuestro orgullo es el nombre del Señor nuestro Dios» (Psa_20:7 ). Quiere decir que, algunos confían en las ayudas y defensas humanas y materiales; pero el salmista se acordará de la naturaleza y el carácter de Dios; se acordará de cómo es Dios, y ese recuerdo le dará confianza.

Por tanto, cuando oramos: «Santificado sea Tu nombre,» queremos decir: «Capacítanos para darte el lugar único y soberano que merecen Tu naturaleza y carácter.» ¿Hay alguna palabra en español que quiera decir darle a Dios el lugar único y soberano que requieren Su naturaleza y carácter? La hay, y es reverencia. Pedimos ser capacitados para reverenciar a Dios como Dios merece ser reverenciado. En toda auténtica reverencia de Dios hay cuatro elementos esenciales.

(i) A fin de reverenciar a Dios, debemos creer que Dios existe. No podemos reverenciar a alguien que no exista; debemos empezar por estar seguros de la existencia de Dios. Para la Biblia, Dios es un axioma. Un axioma es un hecho autoevidente que no necesita demostración, sino que es la base de todas las otras pruebas.

Los autores bíblicos habrían dicho que era superfluo intentar demostrar la existencia de Dios, porque ellos experimentaban la presencia de Dios en todos los momentos de su vida.

 (ii) Antes de reverenciar a Dios tenemos que creer, no solamente que Dios existe, sino también tenemos que saber cómo es Dios. Pero en el Dios que Jesucristo nos ha venido a revelar hay tres grandes cualidades. Hay santidad; hay justicia, y hay amor. Debemos reverenciar a Dios, no sólo porque existe, sino por ser el Dios Que sabemos que es.

(iii) Pero puede que una persona crea que hay Dios; puede que esté intelectualmente convencida de que Dios es santo, justo y amoroso; y puede que todavía no Le reverencie. Porque para tenerle reverencia es menester ser conscientes permanentemente de Dios. Reverenciar a Dios es vivir en un mundo que está lleno de Dios, una vida que sucede en Su presencia. Esta consciencia no se limita a la iglesia, ni a los llamados lugares santos; tiene que ser una consciencia que nos acompaña siempre y en todas partes. El salmista lo expresa bellamente:

            Señor: Tú me has escudriñado, y me conoces. Sabes cuándo estoy en reposo, y cuándo en acción. Comprendes mis pensamientos antes de que los tenga. Has escudriñado mi conducta y mi carácter, y tienes a la vista los planos de mis planes. Aun antes de que profiera una palabra, Tú, Señor, ya sabes lo que iba a decir. Estás presente en mi pasado y en mi futuro, y mantienes Tu mano sobre mí en cada momento. El saber esto es demasiado maravilloso para mí; es algo sublime, y más allá de lo que puedo comprender. ¿Adónde me podría ir para desligarme de Tu Espíritu? ¿Adónde podría huir que no estuviera en Tu presencia? Si subiera al Cielo, es allí donde Tú estás; y si me ocultara en el seol, allí me encontrarías. Si tomara las alas del alba, e hiciera mi morada al otro lado del mar, aun allí sería Tu mano la que me guiara, y Tu diestra la que me cobijara. Si dijera: «¡Seguro que la oscuridad me esconderá!,” hasta en la noche Te sería tan visible como al mediodía; porque las tinieblas tampoco encubren de Tu vista: y la noche Te es tan clara como el día. ¡Lo mismo Te dan las tinieblas que la luz!(Psa_139:1-12 ).

Dios en la iglesia, y en el campo, y en el hogar; Dios en el taller, y en la tienda, y en la mina; Dios entre los pucheros y en medio del tráfico… Lo malo es que, para la mayoría, la consciencia de Dios es algo espasmódico, con altibajos, presencias y ausencias. Reverencia quiere decir la consciencia constante de Dios.

(iv) Todavía nos falta otro ingrediente de la reverencia. Tenemos que creer que Dios existe; tenemos que saber qué clase de Dios es; debemos ser siempre conscientes de Dios. Pero puede que una persona tenga todo esto, y no tenga todavía reverencia. A todo esto hay que añadir la obediencia y la sumisión a Dios. Reverencia es conocimiento más sumisión. Lutero preguntaba en su catecismo: ” ¿Cómo es santificado el nombre de Dios entre nosotros?» Y su respuesta era: «Cuando tanto nuestra vida como nuestra doctrina son verdaderamente cristianas.» Es decir: cuando nuestro convencimiento intelectual y todas nuestras acciones están perfectamente sometidas a la voluntad de Dios. No se trata que estemos atados sólo a usar la misma oración siempre, pero, indudablemente, es muy bueno orar según un modelo. Dice mucho en pocas palabras; se usa en forma aceptable no más de lo que se usa con entendimiento y sin vanas repeticiones. La Oración Modelo (vv. 9-13). De acuerdo con los “padres” latinos y la Iglesia Luterana, las peticiones de la oración del Señor son siete; según los “padres” griegos, la Iglesia Reformada y los teólogos de Westminster, son solamente seis, considerándose las últimas dos como una, lo que nos parece menos correcto. Las primeras tres tienen que ver exclusivamente con Dios y su honra: “Santificado sea tu nombre”; “venga tu reino”; “hágase tu voluntad”. Aparecen en escala descendente, pasando de su propia persona a su manifestación en su reino; y de su reino a la plena sujeción de sus súbditos, o la plena ejecución de su voluntad. Las cuatro peticiones restantes tienen que ver con nosotros mismos: nuestras preocupaciones temporales y espirituales. “Danos hoy nuestro pan cotidiano”; “perdónanos nuestras deudas”; “no nos metas en tentación”; “líbranos del mal”. Pero estas últimas peticiones aparecen en una escala ascendente, pasando de las necesidades corporales diarias a la liberación final de todo mal. Esta oración nos enseña a buscar primero el reino de Dios y su justicia, y todas las demás cosas serán añadidas. ¿Qué significa santificar el nombre del Padre? ¿Qué significa santificado sea tu nombre? Quiere decir que no hay nada más santo que el nombre de Dios; santo es su nombre. No significa que hacemos santo su nombre, sino que su nombre ya es santo. Isaías dio testimonio del clamor del serafín en Isaías 6:3 (NVI): “Santo, santo, santo es el Señor todopoderoso”. Cuando santificamos su nombre reconocemos que nuestro Dios no es cualquier Dios, Él es el Dios santo. En un mundo lleno de decepciones, Dios sigue siendo santo. En una cultura llena de mentiras y engaños, Dios sigue siendo santo. En un tiempo lleno de falsedades de todo tipo, Dios sigue siendo santo. En una era repleta de relativismo y confusión, Dios sigue siendo santo. En una realidad en la cual políticos, deportistas, actores de Hollywood y predicadores fallan, Dios sigue siendo santo. ¡Santo es el Señor, Dios todopoderoso! ¡Santificado sea su nombre! Aunque la vida cristiana no es un vida de reglas, no depende de normas o leyes, pues la vida cristiana es la vida de Dios, la vida del cielo que se nos manifestó en Jesucristo y que ahora está en nosotros por el Espíritu Santo, no obstante, nosotros que tenemos esta preciosa vida, necesitamos instrucciones, pasos certeros y rectitud en el hacer. Hay que establecer el orden en las prioridades, y en cuanto a la oración, lo más importante, entonces, es santificar el nombre del Padre. Pedro da testimonio que «no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos» (Hech. 4:12) El aspecto más sobresaliente que Jesús nos reveló de Dios el Padre es que se complace en salvar. Jesús enseñó que conocerlo a él es conocer al Padre, quien lo ve a él, ve al Padre, porque él es en el Padre y el Padre en él, y él y el Padre son uno. No que sean la misma persona, sino uno, en esencia. Lo que uno es lo es también el otro. Así que si el Padre se complace en salvar, el Hijo igualmente salva; si observamos lo que son las obras del Espíritu Santo en el libro de los Hechos, veremos que el Espíritu Santo también salva. Eloim: Este es el primer nombre de Dios en el Antiguo Testamento. Aparece cientos de veces; tan sólo en el capítulo 1 de Génesis aparece 32 veces. El Shadai, ha sido traducido como el Todopoderoso o también como el Omnipotente. Este nombre le fue revelado a Abraham, Adonai, ha sido traducido como Maestro, Amo y Señor. ¿Qué significa santificar el nombre del Padre, entonces? Significa sostener la fe en medio de las contrariedades de la vida, cuando todo pretende negar a Dios, cuando los impíos se levantan para desacreditar a Dios, cuando tu propio corazón se desestabiliza de la fe, a causa de las presiones de la vida. Hemos de proclamar nuestra fe, pues lo que vence al mundo es nuestra fe. Declarar lo que Dios es, lo que Cristo es, exaltar a Dios el Padre y a nuestro Señor Jesucristo a pesar de las pruebas o en medio de las pruebas; no perder la confianza. Profanar, es todo lo contrario de santificar, lo profano es lo que está fuera de Dios, lo que no va con su línea, con sus designios, con su carácter, con su naturaleza, con su Persona. La incredulidad deja fuera a Dios, lo desconoce, lo rechaza; mas la fe lo incluye. ¿Cómo es santificado su nombre? Es fácil decir esto sin pensar en lo que se dice. Al decir “Santificado sea tu nombre”, pedimos que su nombre sea adorado, reverenciado, respetado y glorificado. (Recuérdese Mat. 5:34-37, el nombre de Dios no es santificado si nuestra palabra no vale o si tomamos en vano su nombre).                    1. Su gran nombre es glorificado por el culto que le ofrecemos: los cantos, las oraciones, la predicación y los demás actos de culto.                    2. Pero también es glorificado por nuestras vidas. “Sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros” (1 Ped. 3:15).                    3. Glorificamos a Dios cuando predicamos y practicamos la enseñanza del Sermón del Monte (por ejemplo, las bienaventuranzas, 5:1-12; buscar primeramente el reino de Dios y su justicia, 6:33, etc.), y toda la enseñanza del Nuevo Testamento. 4. Glorificamos a Dios cuando nos acercamos honesta y sinceramente a la mesa del Señor, ¿Cómo lo haremos en el día de hoy?     CONCLUSION ######################################################### IMG_0584   PADRENUESTRO- 2 PETICION PARA TRANSFORMAR “VENGA TU REINO” (BLS)  Ven y sé nuestro único rey. Que todos los que viven en la tierra te obedezcan, como te obedecen los que están en el cielo. VENGA A NOSOTROS TU REINO, dicen algunas otras iglesias, y para ellos es – ¨ Vivir según su Reino¨ es vivir de la forma en que Dios quiere, de la forma en que Cristo nos enseño en el Evangelio. – Al decir ¨Venga a nosotros tu Reino¨, le pides que siempre se viva en las familias y los pueblos el amor, la paz, la ayuda, la amistad, y no la guerra, la envidia, la violencia, la maldad.        

Venga tu reino, es lo que dice Mateo

 ¿Qué significa la palabra “Reino”?

“Reino” es traducido de la palabra griega: ‘Basileia’ y habla del ‘Poder’, ‘autoridad real’, ‘Realeza’, ‘dignidad real’ y por supuesto de un Reino. Un ‘rey’ es una persona que tiene soberano y supremo poder. ‘real’ habla de lo que es propio de un rey. La ‘realeza’ habla de la dignidad o de la función de un rey. Un ‘reino’ es el territorio sumiso a la autoridad de un rey. La palabra griega ‘Basileia” también es traducida en nuestras biblias por la palabra “Reinado” que significa   ‘poder absoluto’ o ‘el ejercicio de poder’. Una de nuestras canciones dice “el reino es para el Todopoderoso”. (Ver Apoc. 12:10).  

Hay dos requisitos para cualquier reino:

1. Debe haber un rey, un monarca reinante; 2. Debe haber un reino con súbditos (pobladores, ciudadanos) sobre los cuales él reina. En el Reino de Dios, Jesús es el Monarca reinante. Y todo aquel que es un miembro del Reino, a coronado a Jesús como el Rey de su vida. Mateo 12:22-30  

El Reino de Dios es mencionado:

4 veces en el Evangelio de Mateo 14 veces en el Evangelio de Marcos 32 veces en el Evangelio de Lucas 2 veces en el Evangelio de Juan 6 veces en los Hechos 8 veces en las Epístolas de Pablo   El término “Reino de Dios” se encuentra cerca de 60 veces en el Nuevo testamento, “Reino de los Cielos” se encuentra 31 veces y la palabra “Reino”138 veces. El Nuevo testamento habla de “las buenas nuevas del Reino”, el “Reino y la justicia de Dios”, del “Hijo del Reino” y de la “Palabra del Reino”. Jesús habló de “Su Reino”. Hechos dice que Felipe predicó “Las buenas nuevas del reino de Dios y del nombre de Jesús” (8:12). Pablo alentó a los creyentes diciendo que era “a través de muchas tribulaciones que se entraría en el reino de Dios” (14:22). Los últimos dos versículos de Hechos dicen, “Y Pablo permaneció dos años enteros en una casa alquilada, y recibía a todos los que a él venían, predicando el reino de Dios y enseñando acerca del Señor Jesucristo, abiertamente y sin impedimento”. Si, este tema es grande, ¡pero está lleno de verdades alentadoras, libertadoras! Jesús usó la frase “reino de los cielos” más que cualquier otra en los Evangelios; no obstante, históricamente, es probablemente una de las ideas más incomprendidas dentro del cristianismo. Tradicionalmente, los teólogos y eruditos han definido la frase “reino de los cielos” como: 1) concerniente a algo escatológico (i.e., el fin de los siglos) y/o apocalíptico, o 2) el deseo de Jesús de establecer un reino mesiánico en la tierra, una esperanza maldita por la tragedia de la Cruz. La expresión “reino de los cielos” sólo aparece fuera de los Evangelios en la literatura de los rabinos; no aparece en ninguna otra literatura judía, incluso la literatura interesada en temas apocalípticos o escatológicos. Más bien, durante los periodos helenistas y romanos (tercer siglo a.C. a tercer siglo d.C.), los judíos trataban de no articular el nombre de Dios o el Nombre Divino. Hablaban de Dios usando circunlocuciones, como: la gloria, el omnipresente, el lugar, el cielo. Por consiguiente, el “reino de los cielos” no es diferente del “reino de Dios” (como aparece la frase en el Evangelio según Lucas). En el Padrenuestro, la frase “Venga tu reino” podría sugerir una futura realización de la “venida” del reinado de Dios, pero la frase en hebreo detrás del griego en los Evangelios sugiere la noción de “hacer a alguien rey” o “establecer a alguien como rey”. Por tal modo, la bendición de Jesús es análoga a la oración judía, el Kaddish: “Que Él cause a su reino (gobierno) a reinar.” La frase “Venga tu reino” sería mejor parafraseada como “Que continúes estableciendo tu reinado”. Los “sabios” conectaban la realización del reino de los cielos en este mundo con la obediencia a Dios del pueblo de Israel. En realidad, atribuyeron la sujeción de Israel a gobiernos extranjeros como resultado de su desobediencia: “Si la casa de Israel transgrede la Ley, otras naciones gobernarán sobre ella, y si cumple la Ley, se apartarán de ella el duelo, la tribulación, y el lamento.” Por consiguiente, dentro de los círculos rabínicos, la frase “reino de los cielos” llegó a ser un eslogan en contra de los zelotes, porque ellos exigían el solo gobierno de Dios. Los zelotes luchaban en contra de Roma y los que se aliaban con ellos creían que por usar las tácticas de violencia de Roma en contra ella podían establecer el gobierno de Dios en la tierra (Lc 22:24–27). En contraste a la violencia recomendada por los zelotes, los “sabios” enseñaban que la realización del gobierno de Dios en la tierra vendría siempre que su pueblo obedeciera sus mandatos. Tanto para Jesús como los “sabios”, el reino de los cielos es presente y es futuro. Mientras que el reinado de Dios será visiblemente revelado en el futuro, su reino es revelado al presente en la obediencia de su pueblo. Jesús, sin embargo, comprendió su movimiento como la inauguración un histórico punto en el tiempo en que el Reino “sufre violencia” (Mt 11:12; Lc 17:20,21), y por su obediencia a los mandatos de Dios identificamos a quienes al presente viven en el reino de los cielos (Mt 5:20). En el Padrenuestro, la instrucción de Jesús a sus discípulos de que oren: “Que continúes estableciendo tu reinado (i.e., por medio de nuestra obediencia)”, es análoga a la bendición inicial: “Santificado sea tu nombre”, porque nosotros santificamos el nombre de Dios y establecemos su reinado por medio de nuestra obediencia. Así también, es análoga de la siguiente bendición: “Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.” Por consiguiente, al principio de la oración modelo de Jesús, Él enseñó a sus discípulos a orar: “Santificado sea tu nombre, y que sea establecido tu reino por medio de nuestra obediencia y sumisión a tu voluntad y a tus mandamientos.” “VENGA A NOSOTROS TU REINO”: Nos referimos a hacerlo presente en nuestra vida todos los días. Hacer crecer Su Reino mediante la Evangelización y la conversión de los hombres, dándolo a conocer, Su Palabra y su Amor. Que vivamos impregnados de su Amor. La Iglesia tiene presente el regreso de Cristo y la venida definitiva del Reino de Dios. También se ora por el engrandecimiento del Reino de Dios en cada persona en su vida cotidiana, es decir, con los actos comunes y corrientes los hombres deben engrandecer el Reino de Dios. Esto ya estaba visto por Jesús en el Tanaj: Salmos 103(102):19 «Su reino domina sobre todo». El Reino de Dios es un gobierno establecido por Jehová Dios. Puesto que su sede está en el cielo, la Biblia también lo llama “el reino de los cielos” (Marcos 1:14, 15; Mateo 4:17). Aunque tiene muchas cosas en común con los gobiernos humanos, los supera en todos los sentidos. Veamos 6 Gobernantes. Dios ha elegido a Jesucristo para ser el Rey de su Reino y le ha dado más autoridad que la que jamás podrá tener cualquier rey terrestre (Mateo 28:18). Jesús utiliza su poder solo para el bien. De hecho, ha demostrado ser un líder confiable y compasivo (Mateo 4:23; Marcos 1:40, 41; 6:31-34; Lucas 7:11-17). Bajo la dirección de Dios, Jesús ha seleccionado a personas de todas las naciones para que vayan al cielo y reinen con él sobre la tierra (Revelación 5:9, 10). Duración. A diferencia de los gobiernos del hombre, que vienen y van, el Reino de Dios “nunca será reducido a ruinas” (Daniel 2:44). Súbditos. Cualquier persona que haga la voluntad de Dios puede ser súbdito de su Reino, sin importar dónde haya nacido o cuál sea su origen familiar (Hechos 10:34, 35). Leyes. Las leyes (o mandamientos) del Reino de Dios no solo prohíben la mala conducta; también elevan los valores morales de sus súbditos. Por ejemplo, la Biblia declara: “‘Tienes que amar a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente’. Este es el más grande y el primer mandamiento. El segundo, semejante a él, es este: ‘Tienes que amar a tu prójimo como a ti mismo’” (Mateo 22:37-39). El amor a Dios y al prójimo impulsa a los súbditos del Reino a tratar a todos con bondad. Educación. Además de dictarles a sus súbditos leyes que elevan sus valores morales, el Reino de Dios los educa para que puedan cumplirlas (Isaías 48:17, 18). Misión. El Reino de Dios no es un medio para que sus gobernantes se enriquezcan a expensas de los súbditos; sino un medio para cumplir la voluntad de Dios. Esto incluye hacer realidad la promesa de conceder a quienes lo aman vida eterna en un paraíso terrestre (Isaías 35:1, 5, 6; Mateo 6:10; Revelación 21:1-4). 1- ¿Son iguales los términos “Reino de Dios” y “Reino de los cielos”? ¡Si! Los términos son intercambiables; Mateo 4:17 dice que Jesús empezó a predicar diciendo:“Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado”. Marcos 1:15 dice que Jesús habló del “Reino de Dios”. En Mateo 5:3 Jesús habla del “Reino de los Cielos”, pero cuando Lucas habla del mismo acontecimiento, escribe (6:20) “Reino de Dios”. ¿Por qué entonces Mateo habla de “Reino de los Cielos”? Probablemente porque él dirigía su evangelio a los judíos. Los judíos pronunciaban raramente la palabra “Dios”. Se servían de sinónimos “Cielos” y “Cielo”. El ‘Cielo’ es la residencia de Dios, el asiento de la autoridad de Dios. Ellos utilizaban la palabra ‘Cielo’ un poco como nosotros hablaríamos de Londres, Paris, Berlín o Washington como sinónimos del poder gubernamental. 2- ¿Qué significa entonces “el Reino de Dios” (“de los Cielos”)? Este término habla del lugar donde reina Dios, donde su voluntad es respectada y consumada. Actualmente el Reino de Dios es invisible, ¡pero es real! Leamos Lucas 17:20-21, D.H.H.1 “Los fariseos le preguntaron a Jesús cuando había de llegar el reino de Dios, y él les contestó: – La venida del reino de Dios no es algo que todo mundo pueda ver. No se va a decir:’aquí está’ o ‘Alli está’; porque el reino de Dios ya está entre ustedes”. Mateo 12:28-29 nos muestra que echar demonios y sanar enfermos son señales que el reino de Dios ya está aquí, y que el reino que remplaza ¡ya está en ruinas! Jesús dice “Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios. Porque ¿cómo puede alguno entrar en la casa del hombre fuerte, y saquear sus bienes, si primero no le ata? Y entonces podrá saquear su casa”. Cuando el Rey vuelva, el Reino de Dios será visible, ¡universal! Lucas 19:11-12 dice “Oyendo ellos estas cosas, prosiguió Jesús y dijo una parábola, por cuanto estaba cerca de Jerusalén, y ellos pensaban que el reino de Dios se manifestaría inmediatamente. Dijo, pues: Un hombre noble se fue a un país lejano, para recibir un reino y volver”.   Juan el Bautista aparece primero anunciando que el reino de los cielos esta cerca. Mt 3:2 “y diciendo: “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.” Los discípulos estaban ansiosos referente al reino. Hc. 1:6 “Por tanto, los que estaban reunidos le preguntaban diciendo: Señor, ¿restituirás el reino a Israel en este tiempo?   1- El “Reino de Dios” significa principalmente el gobierno de Dios (Teocracia) La divina soberana autoridad. La intervención de Dios para liberar a su pueblo El pueblo esperaba al Mesías, Dios manifestado en carne, para reinar No existe diferencia entre “El Reino de Dios” y “El Reino de los Cielos.” Estos términos son variaciones lingüísticas de la misma idea. Existe un reino hostil (contrario, opuesto) que es el “Reino de este Mundo,” el cual esta  bajo control satánico.   2- El propósito del Reino de Cristo es el de destruir todas las fuerzas hostiles De someter todo al gobierno de la Divinidad. Él ultimo enemigo en ser destruido será la muerte. Ap. 1:18 “El que vive. Estuve muerto, y he aquí que vivo por los siglos de los siglos. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades. Ap. 21:4 Y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos. No habrá más muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas ya pasaron.”   JESUS ENSEÑO LA IMPORTANCIA DEL REINO DE DIOS Mt. 6:33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.”   Jesús enseñó que el Reino de Dios es de primera importancia en esta vida. Debe ser buscado antes que las cosas materiales. Si uno busca primero el Reino de Dios, las necesidades de la vida serán añadidas; El Reino de Dios fue un reino justo y esta justicia también debe ser buscada.   JESUS ENSEÑO QUE EL REINO DE DIOS ERA UN REINO ESPIRITUAL Lc. 17:20-21 “…El Reino de Dios no vendrá con advertencia; ni dirán: Helo aquí, o helo allí; porque he aquí el reino de Dios esta entre vosotros.” Jn. 18: 36 Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo…” El Señor Jesús les dijo a los Fariseos que el Reino no vendría con exhibición exterior. Ellos buscaban una exhibición de pompa y esplendor. Jesús les dijo que no seria así. También les dijo que el Reino se hallaba dentro de ellos. Donde el Rey esta, también Ali esta el Reino.   Jesús le dijo a Pilato que su Reino no era de este mundo. En ambas ocasiones, Jesús enseño que el Reino era un Reino Espiritual.   El Apóstol Pablo también lo enseño en sus epístolas: Ro. 14:17 “Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.” I Co. 4:20 “Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder”. El Reino de Dios no se percibe físicamente, sino por el Espíritu Santo, justicia, paz y alegría. El Reino de Dios es Jesús reinando en las vidas con su Espíritu Santo.   JESUS ENSEÑO QUE EL REINO DE DIOS CONENZO AL TERMINAR EL MINISTERIO DE JUAN EL BAUTISTA  Mt. 11:11 “De cierto. Os digo: Entre los que nacen de mujer no se ha levantado otro mayor que Juan el Bautista; Pero él más pequeño en el reino de los cielos, mayor es que él.” Lc. 16:16 “La ley y los profetas eran hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es anunciado, y todos se esfuerzan por entrar en el. Estas dos escrituras enseñan los siguientes hechos: El Antiguo Testamento culmina con el ministerio de Juan el Bautista; Siendo que él mas pequeño en el reino es mayor que Juan. Juan el Bautista no estuvo en el Reino de Dios.   JESUS ENSEÑO QUE NO ERA FACIL ENTRAR EN EL REINO: Mt. 11:12 “Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan.” Lc. 16:16 “… Desde entonces el reino de Dios es anunciado, y todos se esfuerzan por entrar en él. Mr. 10:25 “Más fácil es pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico al reino de Dios.” Para entrar al Reino de Dios hay que pagar un precio. Pocos son los que están dispuestos a pagar el precio requerido. Jesús dijo hay que ser como niños para obtener el reino. Hay que arrepentirse y morir al yo personal, al pecado, a la carne y al mundo.   EL NUEVO NACIMIENTO ES NECESARIO PARA ENTRAR EN EL REINO: Mt.18:3 “Y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entrareis en el reino de los cielos.” Jn. 3:5 “Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.” .~ Jesús se los dijo a sus discípulos ser como niños. Nicodemo era un líder religioso entre los Judíos. Estas palabras fueron pronunciadas a hombres religiosos.  3) ¿Cómo entrar en este Reino? Primero por la ¡sumisión al Rey! Por la humildad, por el arrepentimiento y por la fe en Cristo. ¡Cristo es el Rey del Reino de Dios! Mateo 2:1+2 “Cuan Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle”. Gabriel dice a Maria: (Lucas 1:32-33) “Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin”. Para los judíos las palabras “Mesías”, “Cristo” y “Rey” eran sinónimos. Después, ¡por el nuevo nacimiento! Juan 3:3 “Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver (conocer) el reino de Dios”.   CONCLUSION  Los requisitos necesarios para la entrada al Reino. 1. Oír la Palabra. (Ro.10:17) 2. Creer a la Palabra. (Mr. 16:16) 3. Arrepentirse. (Hc. 2:38, Mr. 1:15) 4. Ser convertido. (Hc.3:19) 5. Hacerse como un niño.(Mr. 10:15) 6. Ser nacido del agua. (Jn. 3:5) 7. Ser nacido del Espíritu. (Jn. 3:5)    ###################################################################################   IMG_0946    PADRENUESTRO- 3 PETICION PARA TRANSFORMAR NUESTRA VIDA Y NUESTRO DERREDOR TEXTO INTRODUCCIÓN «No todo el que me diga: “Señor, Señor”, entrará en el Reino de los Cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial» (Mt 7,21). Pablo nos aconseja que cultivemos “el mismo sentir que hubo también en Cristo Jesús” (Filipenses 2:5). Ese “sentir” se refiere a la actitud totalmente sujeta y obediente de Jesús, el cual “se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (v. 8). Nosotros también debemos orar con cada latido de nuestro corazón, “hágase tu voluntad”. La totalidad de nuestra vida debe ser un continuo someternos a la voluntad y las preferencias de nuestro Padre celestial. Al hacer esto, alcanzaremos la verdadera grandeza espiritual, recibiremos el poder de Dios en nuestras vidas, y estaremos en íntima comunión con el espíritu de Jesucristo, que alcanzó un máximo nivel de entrega y sujeción a la voluntad de su Padre. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo: Que todos hagamos la voluntad de Dios; todo lo que El manda y todo lo que le agrada, con toda perfección y amor, como lo hacen los santos en el cielo. Ellos ven a Dios cara a cara; ven el amor infinito que les tiene y le aman con todo el corazón. Entre los diversos niveles de piedad judía en el primer siglo, el término “voluntad” concerniente a la “voluntad de Dios”, era un importante y distintivo concepto teológico. Según Josefo, historiador judío del primer siglo, las preguntas acerca de la divina providencia, o la voluntad de Dios, distinguían a los tres principales partidos judíos (fariseos, saduceos, y esenios). Josefo dice respecto a los fariseos: “Dicen que ciertos acontecimientos son obra del Destino (i.e., Providencia), pero no todos; como con otros acontecimientos, depende de nosotros si se llevarán a cabo o no”, específicamente en asuntos de comportamiento recto y malvado. Dentro del círculo de los fariseos, el hacer la voluntad de Dios equivalía a obedecer los mandamientos. En contraste a los fariseos, los esenios creían que todo era predeterminado por la voluntad de Dios. Según Josefo: “La secta de los esenios, sin embargo, declara que el Destino es dueño de todas las cosas, y que nada sucede a los hombres que no sea conforme a sus decretos.” Para los esenios, la voluntad de Dios determinaba todo dentro del mundo, aun la identificación de los justos y los malvados. La predeterminación de los esenios los llevó a aislarse del resto de la sociedad y a desarrollar ideas y prácticas sectarias. La estricta predeterminación de los esenios no aparece en las enseñanzas de Jesús; además, un esenio no hubiera orado: “Sea hecha tu voluntad en la tierra y en el cielo.” Jesús enseñó a sus discípulos que por medio de su obediencia a Dios, la voluntad de Dios es hecha en la tierra como es hecha por los ángeles en los cielos. Al someternos al gobierno de Dios, establecemos su reino en la tierra. La oración de Jesús pide a Dios que santifique su nombre, que establezca su gobierno, y que se haga su voluntad por medio de la obediente sumisión de los seguidores de Cristo. Como sus contemporáneos judíos, Jesús consideraba esa obediencia como preparatoria de la redención. Al decir hágase tu voluntad, le dices a Dios que aceptarás con conformidad y alegría lo que El permita que suceda en tu vida, (aunque algunas veces no lo entiendas, no te guste o te duela) . Que en mi y en todos se cumpla la voluntad de Dios; que aceptemos con amor y gusto lo que Dios desee de cada uno de nosotros, sea agradable o desagradable, con total y plena confianza en El, que es mi Padre y que solo desea mi bien. Que todos los acontecimientos los recibamos de la mano de Dios, que quiere o permite esas cosas para nuestro bien. Como Jesucristo en el huerto, digámosle: “No se haga mi voluntad, sino la tuya”; todo como efecto del amor total a Dios. REFLEXION: ¿Está toda mi vida centrada en la voluntad de Dios? ¿Cuántas veces prescindo de su voluntad y busco mi gusto, mi egoísmo, y también me impaciento cuando las cosas no salen como yo deseo? ¿En todas las ocupaciones diarias busco siempre lo que le agrada a Dios, para que así se haga en mí su voluntad? ¿Cómo conocemos la Voluntad de Dios? Él la da a conocer en la oración, si buscamos con ella la intimidad con Él. Debemos dedicarle tiempo como se lo dedicamos a una Persona a la cual amamos: Charlar, dialogar, escuchar, estar… Una vez conocida, se necesita constancia para llevarla a la práctica y no desecharla a la primera tentación de poder, placer o riqueza que se interponga en nuestro camino. Además, Dios escucha al que hace su Voluntad, así como el que hace Su Voluntad escucha a Dios… Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos. (Mat 6:7) Según la Fe Cristiana la persona que hace un buen uso de su libre albedrío, eligiendo hacer la Voluntad de Dios, está reconociendo que solo Dios puede proporcionarle la felicidad plena que anhela para si mismo y para sus hermanos. Reconoce también que solo Dios puede conducir a las almas al mejor destino eterno. El religioso comprende esta situación como una manifestación de confianza en Dios al reconocerlo como a un padre amoroso que quiere caminar de la mano con nosotros, guiarnos, protegernos y llevarnos a la felicidad eterna: “El Cielo”. Porque cualquiera que hiciere la voluntad de Dios, éste es mi hermano, y mi hermana, y mi madre. Marcos 3:35 El que quiera hacer la voluntad de Dios, sabrá si la enseñanza es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta. Juan 7:17 Por tanto, hoy les declaro que soy inocente de la sangre de todos, porque sin vacilar les he proclamado todo el propósito de Dios. Hechos 20:26-27 Y no os conforméis á este siglo; mas reformaos por la renovación de vuestro entendimiento, para que experimentéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. Romanos 12:2 Mas el que escudriña los corazones, sabe cuál es el intento del Espíritu, porque conforme á la voluntad de Dios, demanda por los santos. Romanos 8:27 No sirviendo al ojo, como los que agradan á los hombres; sino como siervos de Cristo, haciendo de ánimo la voluntad de Dios; Efesios 6:6 Porque la voluntad de Dios es vuestra santificación: que os apartéis de fornicación; Que cada uno de vosotros sepa tener su vaso en santificación y honor; No con afecto de concupiscencia, como los Gentiles que no conocen á Dios: Que ninguno oprima, ni engañe en nada á su hermano: porque el Señor es vengador de todo esto, como ya os hemos dicho y protestado. 1 Tesalonicenses 4:3-6 Dad gracias en todo; porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.1 Tesalonicenses 5:18 Porque la paciencia os es necesaria; para que, habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa. Hebreos 10:36 Porque esta es la voluntad de Dios; que haciendo bien, hagáis callar a la ignorancia de los hombres vanos: Como libres, y no como teniendo la libertad por cobertura de malicia, sino como siervos de Dios. Honrad á todos. Amad la fraternidad. Temed á Dios. Honrad al rey. Siervos, sed sujetos con todo temor á vuestros amos; no solamente á los buenos y humanos, sino también á los rigurosos. Porque esto es agradable, si alguno á causa de la conciencia delante de Dios, sufre molestias padeciendo injustamente. ¿qué gloria es, si pecando vosotros sois abofeteados, y lo sufrís? mas si haciendo bien sois afligidos, y lo sufrís, esto ciertamente es agradable delante de Dios. 1 Pedro 2:15-20 Para que ya el tiempo que queda en carne, viva, no á las concupiscencias de los hombres, sino á la voluntad de Dios. Pedro 4:2 Y el mundo se pasa, y su concupiscencia; mas el que hace la voluntad de Dios, permanece para siempre.1 Juan 2:17 Cuando se habla de la voluntad de Dios, muchas personas consideran tres aspectos diferentes de la misma en la Biblia. 1- El primer aspecto se conoce como la voluntad decretal, soberana, u oculta de Dios. Esta es la voluntad “definitiva” de Dios. Esta faceta de la voluntad de Dios viene del reconocimiento de la soberanía de Dios y los demás aspectos de la naturaleza de Dios. Esta expresión de la voluntad de Dios se centra en el hecho de que Dios soberanamente ordena todo lo que sucede. En otras palabras, no hay nada que sucede es que fuera de la voluntad soberana de Dios. Este aspecto de la voluntad de Dios se ve en los versículos como Efesios 1:11, donde leemos que Dios es el “que hace todas las cosas según el designio de su voluntad”, y Job 42:2, ” Yo conozco que todo lo puedes, Y que no hay pensamiento que se esconda de ti.” Este punto de vista de la voluntad de Dios se basa en el hecho de que, porque Dios es soberano, su voluntad no puede ser frustrada. No ocurre nada que sea más allá de su control.  Esta comprensión de Su voluntad soberana no implica que Dios cause todo lo que suceda. Por el contrario, esto reconoce que, porque Él es soberano, Él debe por lo menos dar permiso o permitir que pase lo que pase. Este aspecto de la voluntad de Dios reconoce que, aun cuando Dios permite pasivamente que las cosas sucedan, Él debe elegir permitirlas, porque siempre tiene el poder y el derecho a intervenir. Dios siempre puede optar por autorizar o detener las acciones y eventos de este mundo. Por lo tanto, al permitir que sucedan estas cosas, son Su “voluntad”, en este sentido de la palabra.  Mientras la voluntad soberana de Dios es a menudo oculta para nosotros hasta después de que suceda, hay otro aspecto de Su voluntad que es claro para nosotros:  2- Su voluntad perceptiva o revelada. Como su nombre lo indica, esta faceta de la voluntad de Dios significa que Dios ha elegido revelar algo de su voluntad en la Biblia. La voluntad perceptiva de Dios es la voluntad declarada de Dios sobre lo que debemos o no debemos hacer. Por ejemplo, debido a la voluntad revelada de Dios, podemos saber que es la voluntad de Dios que no robemos, que amemos a nuestros enemigos, que nos arrepintamos de nuestros pecados, y que seamos santos como Él es santo. Esta expresión de la voluntad de Dios se manifiesta tanto en su Palabra y en nuestra conciencia, a través de las cuales Dios ha escrito Su ley moral en los corazones de todos los hombres. Las leyes de Dios, si escritas en la Biblia o en nuestros corazones, son vinculantes para nosotros. Somos responsables cuando las desobedecemos.  La comprensión de este aspecto de la voluntad de Dios reconoce que, si bien tenemos el poder y la capacidad de desobedecer los mandamientos de Dios, no tenemos derecho a hacerlo. Por lo tanto, no hay excusa para nuestro pecado, y no podemos afirmar que al elegir el pecado estamos cumpliendo simplemente el decreto soberano o la voluntad de Dios. Judas estaba cumpliendo la voluntad soberana de Dios en traicionar a Cristo, al igual que los romanos que le crucificaron. Sin embargo, eso no justifica sus pecados. Ellos no eran menos malignos o traicioneros, y fueron responsables de su rechazo de Cristo (Hechos 4:27-28). A pesar de que, en su soberana voluntad, Dios permite que suceda el pecado, aún estamos responsables ante Él por el pecado.   3- El tercer aspecto de la voluntad de Dios que vemos en la Biblia es la voluntad permisiva o perfecta de Dios. Esta faceta de la voluntad de Dios describe la actitud de Dios y define lo que es agradable a Dios. Por ejemplo, si bien es claro que Dios no se complace en la muerte de los malvados, también es claro que él quiere o decreta su muerte. Esta expresión de la voluntad de Dios se revela en los muchos versículos de la Escritura que indican lo que le complace a Dios o no. Por ejemplo, en1 Timoteo 2:4vemos que Dios “quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad “, sin embargo, sabemos que la voluntad soberana de Dios es que “Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero. “(Juan 6:44).  Si no tenemos cuidado, podemos fácilmente llegar a preocuparnos e incluso obsesionarnos con encontrar la “voluntad” de Dios para nuestras vidas. Sin embargo, si la voluntad que estamos buscando es Su voluntad secreta, oculta, o decretal, estamos en una búsqueda tonta. Dios no ha querido revelarnos ese aspecto de su voluntad. Lo que debemos tratar de conocer es la voluntad perceptiva o revelada de Dios. La verdadera marca de la espiritualidad es cuando deseamos conocer y vivir de acuerdo a la voluntad de Dios revelada en las Escrituras, y que puede resumirse como “Sed santos porque yo soy santo” (1 Pedro 1:15-16). Nuestra responsabilidad es obedecer la voluntad revelada de Dios y no especular sobre lo que su voluntad oculta para nosotros podría ser. Si bien debemos tratar de ser “guiados por el Espíritu Santo,” no debemos olvidar nunca que el Espíritu Santo nos conduce principalmente hacia la rectitud y a conformarnos a la imagen de Cristo para que nuestra vida glorifique a Dios. Dios nos llama a vivir nuestra vida de toda palabra que sale de Su boca.   Vivir de acuerdo a Su voluntad revelada debe ser el objetivo principal o el propósito de nuestras vidas. Romanos 12:1-2  resume esta verdad, ya que estamos llamados a presentar nuestros “cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” Para conocer la voluntad de Dios, debemos sumergirnos en la Palabra de Dios escrita, saturar nuestras mentes con ella, orando que el Espíritu Santo nos transforme a través de la renovación de nuestras mentes, para que el resultado sea lo que es bueno, agradable y perfecto – la voluntad de Dios. ¿Debo esperar el llamado de Dios o alguna señal o visión para saber cuál es su propósito para mí? ¿Seré capaz de hacer la voluntad de Dios? Claro que sí, pues Dios nos asegura mediante su Palabra que “sus mandamientos no son difíciles de obedecer” (1 Juan 5) Tenga una buena relación con Dios La Biblia revela que Dios tiene un plan para cada vida, y que si vivimos en una comunión constante con Él, Él nos dirigirá y guiará en el cumplimiento de este plan. Algunos de nosotros nos conformamos con mucho menos que lo mejor de Dios. Sin embargo, si usted ha sustituido lo mejor por lo bueno, no desespere. Donde se encuentre en este momento, entregue su vida incondicionalmente a Dios, y Él aún puede convertirla en algo bello que sea una honra para su nombre. Dios no revela su plan a través de adivinos, oráculos o magos. Su voluntad está reservada para quienes han confiado en Cristo para la salvación. Comparte sus secretos solo con los que han sido redimidos y transformados. Usted no puede conocer la voluntad de Dios para su vida a menos que acuda primero a la cruz, confiese que es un pecador y reciba Cristo como Señor y Salvador. Si desea el plan perfecto que Dios tiene para su vida, tendrá que pasar por el Calvario para obtenerlo. Solo a través de Cristo podemos tener una buena relación con Dios y conocer su plan para nuestra vida. La Biblia nos dice  ¿Cómo nos revela Dios su plan? Primero, la voluntad de Dios es revelada a través de la Biblia. Isaías dijo: “Consulten en el libro del Señor y lean” (Isaías 34:16). Tal vez se pregunte lo que significa “Antiguo Testamento” y “Nuevo Testamento”. En un testamento, una persona expresa su voluntad. Un testamento es nulo e inválido si no está escrito. En el Nuevo Testamento tenemos un testamento de Dios por escrito. Ha perdurado durante siglos. Nunca ha sido revocado. Sigue siendo válido hoy.             1. Es la voluntad de Dios que vivamos por encima del pecado. “La voluntad de Dios es que sean santificados; que se aparten de la inmoralidad sexual; que cada uno aprenda a controlar su propio cuerpo de una manera santa y honrosa” (1 Tesalonicenses 4:3-4). No es la voluntad de Dios que los creyentes “se sometan nuevamente al yugo de esclavitud” (Gálatas 5:1). Si decimos que moramos en él, también debemos “vivir como él vivió” (1 Juan 2:6).             2. Es su voluntad que tengamos corazones agradecidos. “Den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús” (1 Tesalonicenses 5:18). ¡En una era de quejas, lamentos y murmuraciones, es muy fácil caer en un patrón de desagradecimiento! Dios desea que tengamos corazones agradecidos.             3. Es la voluntad de Dios que andemos rectamente. “Porque ésta es la voluntad de Dios: que, practicando el bien, hagan callar la ignorancia de los insensatos” (1 Pedro 2:15). El mundo no puede refutar a los que andan rectamente y “practican el bien” en el Señor. El mayor y más convincente argumento para la fe cristiana es una vida transformada.             4. Es la voluntad de Dios escuchar nuestras oraciones. “Ésta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye” (1 Juan 5:14).             5. Es la voluntad de Dios que los cristianos se amen. “Queridos hermanos, amémonos los unos a los otros, porque el amor viene de Dios, y todo el que ama ha nacido de él y lo conoce” (1 Juan 4:7). La mayor evidencia de que Cristo está morando en su corazón es que usted ame a los hijos de Dios. ¡Cuídese de involucrarse en polémicas, de enfrascarse en argumentos sectarios y discusiones infructíferas! Que el amor sea el principio que prevalezca en su vida. Esta es la voluntad de Dios.             6. No es la voluntad de Dios que alguno perezca. “El Señor no tarda en cumplir su promesa, según entienden algunos la tardanza. Más bien, él tiene paciencia con ustedes, porque no quiere que nadie perezca sino que todos se arrepientan” (2 Pedro 3:9). Si usted desea conocer la voluntad de Dios, aparte un tiempo especial cada día para leer la Biblia. Léala en actitud de oración, con regularidad, medite en ella y Dios lo guiará hacia su bendita voluntad.  Tercero, la voluntad de Dios se revela a través de una conciencia transformada. “No se amolden al mundo actual, sino sean transformados […]. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta” (Romanos 12:2). El pecado ha cegado a los hombres y mujeres, así que la persona que no ha sido salvada ve la vida de acuerdo con una perspectiva falsa. Pero los cristianos que han nacido de nuevo ven la vida no como una masa indefinida, confusa y sin sentido, sino como algo planeado y con propósito. Sus ojos han sido abiertos a la verdad espiritual. En su sermón inaugural en Nazaret, Cristo dijo que una de las razones por las que había venido a la tierra era “proclamar […] la recuperación de la vista a los ciegos” (Lucas 4:18, LBLA). El evangelio de Cristo nos ayuda a ver nuestra necesidad y nuestra impotencia, y luego nos muestra la gracia redentora que Dios ha puesto al alcance de todo hombre y mujer. En la Biblia somos llamados “hijos de la luz y del día” (1 Tesalonicenses 5:5), porque Dios quiso compartir sus misterios y secretos con nosotros. Ya no estamos en tinieblas y sabemos de dónde vinimos, sabemos por qué estamos aquí y sabemos adónde vamos. En Efesios 1:9-10 nos enteramos de uno de los misterios de Dios que Él ha revelado. “Él nos hizo conocer el misterio de su voluntad conforme al buen propósito que de antemano estableció en Cristo, para llevarlo a cabo cuando se cumpliera el tiempo: reunir en él todas las cosas, tanto las del cielo como las de la tierra”.   La voluntad de Dios hay que buscarla, no se consigue mediante actos mágicos ni de una vez para siempre. ES VOLUNTAD DE DIOS QUE CELEBREMOS ESTE TIEMPO ALREDEDROR DE LA MESA    ################################################################################  IMG_0953

                PADRENUESTRO-

4 PETICION PARA  TRANSFORMAR

TEXTO Y sucedió que, estando él orando en cierto lugar, cuando terminó, le dijo uno de sus discípulos: “Señor, enséñanos a orar, como enseñó Juan a sus discípulos”. El les dijo: “Cuando oréis, decid: Padre, santificado sea tu Nombre, venga tu Reino, danos cada día nuestro pan cotidiano, y perdónanos nuestros pecados porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe, y no nos dejes caer en tentación” (Lucas 11, 1-4). INTRODUCCION Esta segunda parte del Padrenuestro con sus cuatro peticiones, las peticiones del “nos”, frente a las tres anteriores del “tu”, nos muestran lo que debemos pedir para nosotros, para mejorar nuestra vida personal y la vida de las sociedades humanas. En la actual situación de nuestro país  de Latinoamérica y el mundo, esta oración se hace más acuciante, más sentida. Muchos de nuestros hermanos pasan hambre y viven en condiciones inhumanas. Somos más frágiles que nunca ante cualquier conflicto y más propensos al odio. Vivimos quizá demasiado encerrados en nosotros mismos y en nuestros problemas como para construir un nuevo modelo de nación donde reine la auténtica solidaridad y se den las necesarias posibilidades de desarrollo para todos. Según los datos del Centro de Lucha contra el Hambre, de la Facultad de Veterinaria de la UBA, en el país hay 2.100.000 personas que no tienen garantizado el acceso a la comida. “En el país hay 40 millones de habitantes y se producen alimentos para más de 120 millones. Entonces, el problema no es la comida, sino los conflictos. Según indicó, la generación de trabajo fue determinante en la mejora de los números del hambre en la Argentina: “El chico desnutrido ya es la tercera generación sin trabajo. El abuelo perdió, el padre nunca lo tuvo y el niño no tiene perspectivas de lograr un empleo. Mientras en el mundo aumentó el número de desnutridos durante el último año, en la Argentina, mueren ocho niños de menos de 5 años por día a raíz de enfermedades ligadas con la desnutrición. La Argentina erradicó el hambre pero tiene uno de los índices más altos de obesidad de la región. Así lo asegura un estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), que considera que la erradicación del hambre se cumple si su prevalencia es inferior al 5% y que este objetivo se cumplió a partir de “la combinación de crecimiento económico, compromiso político y una decidida acción pública”. Cifras de la región 47 millones son las personas que todavía sufren hambre en América Latina y el Caribe. Hay 60 millones de niños que tienen sus necesidades básicas insatisfechas. 23 por ciento son los adultos que tienen sobrepeso y obesidad en la región. Lo mismo ocurre en el 7% de los niños menores de cinco años. La Argentina no mejora en eso. 6,9 millones son los niños que padecen desnutrición crónica, aunque el indicador regional bajó de 13,8 millones de niños, que eran los que la padecían en 1990.

  • “Danos hoy nuestro pan de cada día”. Esta petición toca uno de los grandes problemas del hombre desde que mora sobre la tierra, el problema de la repartición de un pan entre muchos. Dios hizo el mundo con los suficientes recursos para alimentar a todos y creó al hombre con la suficiente inteligencia y capacidad para generar más pan, no sólo para repartir el que ya había.
  • Pero el ser humano, desde el inicio de su paso por este mundo, quiso acaparar para sí más de lo que podía disfrutar, quiso emplear esos dones de Dios para adquirir poder o subyugar a los demás. En medio de este dolor ante el hambre que padecen millones de seres humanos, no podemos perder la confianza en Dios ni renunciar a nuestra propia responsabilidad para remediar las cosas. Jesucristo nos enseñó a pedir al Padre con la certeza de que todo nos lo dará “En verdad, en verdad os digo: lo que pidáis al Padre os lo dará en mi nombre. Hasta ahora nada le habéis pedido en mi nombre. Pedid y recibiréis, para que vuestro gozo sea colmado” (Juan 16, 23-24). Por eso repetimos con fe el Padrenuestro. Sabemos que la solución al problema vendrá de Dios que tocará los corazones de los hombres. Dios siempre actúa a través de medios humanos. Él es un Padre que ama a sus hijos y hace salir el sol sobre buenos y malos (Mateo 5, 45). No puede permanecer indiferente ante este drama humano. Pedimos con un “nuestro” en solidaridad con aquellos que no tienen, acercándonos a sus necesidades y a sus sufrimientos, conscientes de que somos hijos del mismo Padre.
  • Hay un hambre física que sacude al mundo, pero hay otro tipo de hambre que se ve menos y, sin embargo, afecta más gravemente a nuestros semejantes: el hambre de amor. El ser humano necesita, hoy más que nunca, saber que tiene un Padre que le ama y sentirse amado de sus hermanos. Si la petición que nos enseñó Jesucristo se refiere al “hoy”, no hay que olvidar que en ese “hoy” encontramos este drama humano de hombres y mujeres que viven solos, olvidados de todos y esperando su muerte. La palabra PAN es si­mbólica de todo lo que podemos necesitar en este momento. Sabido es que el pan permanece fresco sólo un día. Mañana ya estará duro, sin sabor. Es por eso que la frase dice “de cada día”. Lo necesitamos hoy. El padre ha dispuesto que todo lo que vayamos necesitando, a medida que sintamos la necesidad, se nos vaya realizando. Eso todo está dispuesto ya. Es nuestro ya como es el ser que proclamo Jesús vive en el Presente aquí en la tierra. al mismo tiempo reconocemos que es NUESTRO. No sólo tuyo ni mío, sino de todos. Estamos allí mismo pidiendo que se le dé a todos y cada uno lo que le sea necesario en un momento oportuno, sin miseria ni egoísmo. No te llenes de pánico porque creas que algo se va a retardar, que las cosas no te van a alcanzar, porque temas que se acaben antes de tiempo, que te vas a quedar sin nada …etc. Sólo tienes que enfrentarte a esta aparente necesidad, ser agradecido y pedir por todos nacimos para eso para servir al prójimo, por eso el padre nos sirve cuando lo necesitamos por que actuamos en abundancia, por eso no sientas miedo reclamarle lo tuyo, el es lo que tu sabes que el es, y si eres como el así sera el contigo, respetar al projimo y pedir sinceramente por ellos es un acto de amor. nosotros tenemos el día ya cubierto es solo pedirlo ya que el Padre nos da lo que le pedimos, la prueba de que todo nos ha sido concedido antes de pedirlo “ANTES DE QUE LLAMEN HABRÉ OÍDO, Y ANTES DE QUE TERMINEN DE HABLAR HABRÉ RESPONDIDO”.

solo tenemos que dignarnos en pedirlo y pedirlo bien por todos ya que el padre en el cielo es como un magnate millonario aquí en la tierra así que no dudes pedir sin miseria por todos, y no minimizar el ser con cosas pequeñas, es mucho pedir esto?… Pedimos que nos de hoy nuestro pan de cada día. Debemos fomentar la confianza en el Padre y no angustiarnos por el futuro. A los hebreos en el desierto les dio Dios el mana de cada día; al día siguiente ya no servía y debían esperar el nuevo mana de aquel día y así, de esta forma, aprendieron a confiar en El. Jesus quiere también que confiemos en el Padre. Es cierto que tenemos que trabajar para conseguir el pan de cada día, pero sin ansiedad ni congoja, sino con confianza en Dios. Pediremos también el pan espiritual, necesario para conservar y fortalecer la vida de la gracia santificante, que es la gracia que necesitamos para hacer el bien y evitar el mal, Las versiones de Mateo y Lucas del Padrenuestro leen: “El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy (literalmente: nos sea dado continuamente) (Lc 11:3; Mt 6:11). Esta traducción preserva la expresión hebrea de la súplica de Jesús, como también la radical convicción de Jesús de que cada día tiene su propia bendición (Mt 6:24–34; Lc 12:22–31). Jesús sacó la radical conclusión de que el buscar nuestra provisión más allá del día presente expresa ansiedad y preocupación, lo cual, para Jesús, es indicativo de alguien de “poca fe” (Mt 6:30–32). En esto, Jesús pertenecía al pensamiento judío que consideraba que cada día poseía su propio santidad y como tal debemos alabar a Dios por el presente día (Mt 6:34). La instrucción de Jesús a orar: “El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy”, encaja con su forma de ver a la ansiedad y la preocupación: “No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque … vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. … Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal” (Mt 6:31–34; véase Lc 12:22–31). Al concluir su declaración acerca de la preocupación, Jesús dijo: “Mas buscad el reino18 de Dios, y todas estas cosas19 os serán añadidas” (Lc 12:31; cf. Mt 6:33).       Él «…sacia de bienes tu existencia, y te rejuveneces como un águila». Salmo 103(102), 5.             «Al verla, los hijos de Israel se dijeron unos a otros: ¿Qué es esto?, porque no sabían lo que era. Y Moisés les dijo: Es el pan que el Señor os da para comer.» Éxodo 16, 1. En la primera cita habla de cómo Dios llena las necesidades personales de cada individuo, que el Padre puede proveer de bienes materiales y sustento a quien se comprometa con sus mandatos, de manera consciente o inconsciente. En la segunda cita se habla de cómo Dios alimenta a Israel con maná en el desierto. El Señor no desampara a su pueblo en el aspecto material, la Iglesia se considera el Nuevo Israel, el nuevo pueblo de Dios y si no desamparó a su pueblo, Israel, en tiempos de Egipto, tampoco lo hará con su nuevo pueblo, la Iglesia de Cristo. Palabra de Dios: el catolicismo y todo el cristianismo en general considera la Palabra de Dios como pan de Vida, esta enseñanza viene vertida en el llamado Antiguo Testamento de acuerdo a la interpretación cristiana, como se puede ver en las siguientes citas: «Y te humilló, y te dejó tener hambre, y te alimentó con el maná que no conocías, ni tus padres habían conocido, para hacerte entender que el hombre no sólo vive de pan, sino que vive de todo lo que procede de la boca del Señor.» Dt 8,3 «Pero Él respondiendo dijo: Escrito está: “No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.”» Mt 4,4 En la primera cita se da a entender que el hombre no solo es un cuerpo que necesita sustento material, para el cristianismo católico el hombre es una unidad cuerpo-alma: así como la comida alimenta al cuerpo, así el alma necesita lo propio, y esto se da con la Palabra de Dios. En esta petición los cristianos consideran que se pide alimento para el hombre integral, es decir, para el cuerpo y alma que son inseparables. No se puede alimentar al cuerpo sin alimentar al espíritu. En su explicación de la oración del Seńor, san Cipriano llama la atención sobre dos aspectos importantes de esta petición. Así como en la invocación “Padre nuestro” había subrayado la palabra “nuestro” en todo su alcance, también aquí destaca que se habla de “nuestro” pan.   Esta petición de la Oración del Señor, entonces, nos enseña a acercarnos a Dios con un espíritu de dependencia humilde, pidiéndole que provea lo que necesitamos y nos sostenga en el día a día. No se nos da licencia para pedir grandes riquezas, pero se nos anima a dar a conocer nuestras necesidades a Él, confiando en que Él proveerá.   CONCLUSION ¿Cómo está mi confianza en Dios? ¿Me contento con lo que Dios me da cada día, o ando angustiado por lo que me pueda faltar mañana?  ##############################################################################                   IMG_0658   PADRENUESTRO-

5 PETICION PARA TRANSFORMAR- PERDONANOS

Mat 6:12  Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.   Luc 11:4  Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal. La nueva traducción de la Iglesia Católica es perdona nuestras ofensas INTRODUCCION ILUSTRACION El nudo de la enemistad con nuestros hermanos debe y tiene que desatarse. Se pone en evidencia en las frases “perdona nuestras deudas”  y  “perdonamos a nuestros deudores” (Mt 6:12).  Infiere que dependemos del Señor moralmente.   Vimos anteriormente “El  Pan nuestro de cada día dánoslo hoy”, que también somos dependientes de EL materialmente. Petición 5ª: “Perdónanos nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores” ¿Qué pedimos á Dios por estas palabras “Perdónanos nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores” (Mt. 6, 12)? Por lo menos dos cosas son las que le decimos: 1º Que se digne perdonar nuestros pecados, así como nosotros perdonamos las ofensas que hemos recibido. 2º Que nos trate con misericordia, en orden a lo que le debemos, así como nosotros tratamos con misericordia a nuestros deudores.  “Es cierto, por la Sagrada Escritura, que por la palabra deuda, en la quinta petición de la Oración Dominical, deben entenderse los pecados; con que no son precisamente las deudas de dinero las que somos excitados a perdonar a nuestros deudores por estas palabras (“perdónanos nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores”), sino, generalmente, todas las faltas que han cometido contra nosotros. Hay, antes, en el Sermón de Jesucristo sobre el Monte, otro pasaje en que se habla del perdón que debemos hacer del dinero que nos deben. Este pasaje es aquel en que dice: “Si alguno quiere quitaros vuestra ropa y demandaros en juicio, dejadle también vuestra capa” (Mt. 6, 40).   “Perdónanos nuestras deudas” no deben entenderse precisamente del dinero, sino generalmente de todas las faltas cometidas contra nosotros, y por consiguiente del dinero mismo: porque el que pudiendo pagaros el dinero que os debe no lo hace, os ofende; y si no perdonáis esta ofensa, no podréis decir: “Perdónanos, como nosotros perdonamos”; y si la perdonáis, veis que Jesucristo, inspirándonos esta oración, nos advierte que perdonemos también en la ocasión el dinero que nos deben”. (S. Agustín, “Serm. de J.C. sobre la Mont”., c. 8) Cierto, la ofensa también puede considerarse una deuda, en la medida en que pide reparación y compensación.  El Amor, como el Cuerpo de Cristo, es indivisible; no podemos amar a Dios a quien no vemos, si no amamos al hermano y a la hermana a quienes vemos. Al negarse a perdonar a nuestros hermanos y hermanas, el corazón se cierra, su dureza lo hace impermeable al amor misericordioso del Padre; en la confesión del propio pecado, el corazón se abre a su gracia  En el centro del Sermón de la Montaña se encuentran la misericordia y el perdón (Cf Mateo 5, 23-24; 6, 14-15; Marcos 11, 25), un perdón que llega incluso a los enemigos (Cf Mateo 5, 43-44) y que no tiene límites (Cf Mateo 18, 21-22; Lucas 17, 3-4). Este es el signo del cristiano, la misericordia. si no amamos y perdonamos al prójimo como queremos al Padre y como el Padre nos ama?  1Jn 4:20  Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?  “PECADO RECONOCIDO ES PECADO PERDONADO”, el Padre siempre nos ha perdonado. Primero perdona a todo el mundo. Hazte la obligación de perdonar antes de poner tu cabeza en la almohada de noche, piensa en aquella persona que más daño te haya hecho y perdónala, y que tu dicho sea sincero, absoluto, amplio, pues si queda en tí algún pequeño resentimiento contra alguien o algo, será un muro entre tú y el Padre. Como nosotros perdonamos a los que nos ofenden: Es la condición que Jesus pone para perdonarnos a nosotros. Quiere que tengamos un corazón grande como el de nuestro Padre, que con tanta facilidad nos perdona; que sepamos excusar las faltas de otros como el mismo Jesus hizo en la cruz; que no demos vueltas en nuestra cabeza a las ofensas que nos hayan hecho, sino que procuremos olvidarlas. ¿Soy fácil para perdonar o soy vengativo, que deseo que le suceda algún mal al que me ofendió y me alegro si le sucede? ¿Niego la palabra a alguien, le trato con indiferencia o le rehúyo si en alguna ocasión me ofendió? Dios me perdonara así como yo perdone. Tengo que ser generoso en perdonar, para que también Dios sea generoso conmigo.  Jesús enseñó: “No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados. Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir” (Lc 6:37,38). Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian” (Lc 6, 27-36) •             Quinta petición: Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. Esta petición implora a la misericordia divina, la cual no se puede recibir si no se perdona a los enemigos propios como Jesús lo hizo en la Cruz Lc 23:34 «Jesús decía: ‘Padre perdónalos, porque no saben lo que hacen’». Jesús sabe que el Padre perdona con amor porque lo dice en el Salmo 103:3 «Él es quien perdona todas tus iniquidades». En el mismo salmo en el versículo 10 dice: «No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades, ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados.»    La “deuda” que tenemos con Dios es impagable. A Él se lo debemos todo, empezando por la vida. El Padre nuestro liga indisolublemente nuestras deudas con Dios y las deudas que los hermanos tienen con nosotros.  CONCLUSION La palabra “deudas” denota ofensas, violación, transgresión, pecado. “Nuestras deudas” significa nuestras faltas para con Dios. “Nuestros deudores” son los que habiéndonos ofendido contraen una deuda moral con nosotros.  La formula parece destacar a la vez que nosotros contraemos con ellos una deuda moral también, y es la de perdonarlos. La oración modelo, según la vierte San Lucas 11:1-4, usa la palabra ‘pecado’ en vez de ‘deudas’.  Dice: “Y perdónanos nuestros pecados” ( v. 4).  La Biblia aclara en 1 Juan 3:4 que“El pecado es transgresión  (infracción) de la ley”  – es decir – la ley de Dios.    Una lectura casual de Mateo 6:12, 14-15,  podría llevar a algunos a la falsa conclusión de que es posible comprar gracia por dar gracia en trueque.  En otras palabras, creernos que la gracia que dispensamos al perdonar es capaz de retorcerle el brazo a Dios para que dispense gracia perdonándonos a nosotros.  Esto obviamente es imposible.  Simple y llanamente está en abierta contradicción con el tenor general de las Escrituras.  La Escritura declara categóricamente que “Por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe” (Ef 2:8-9).  La idea de la salvación sin necesidad de obras queda bien esclarecida además en diversas partes del libro de Dios (Ro 3:28; 4:1-3; Tit 3:5 etc.) Lo que en efecto enfoca esta parte del Padrenuestro es el compañerismo o comunión con el Padre que a menudo se fractura con nuestras ofensas contra Su santidad, a menudo usamos la frase “no he podido”, cuando en realidad lo que queremos decir es: “no he querido”.  Querer es poder. ¿Será posible que en tu caso sea, no que no hayas podido, sino que no hayas querido?  Estas palabras expresan bien lo que debe ser el más íntimo deseo de toda alma redimida: vivir en ininterrumpida comunión con el Padre y en paz y armonía con los hijos de Dios, sus hermanos.  “Si perdonareis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial” . . . es lo que decretó Cristo, y lo que subraya un caudal de otras Escrituras.  Veamos algunas de ellas con la humilde disposición de dejar que ejerzan su efecto santificante en nuestros traviesos corazones: “Y cuando estéis orando, perdonad, si tepnéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas”  (Mr 11:25).  “No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad y seréis perdonados” (Lc 6:37). “Si tu hermano pecare contra ti, repréndele; y si se arrepintiere, perdónale” (Lc 17:3) ¿Cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mi? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete” (Mt 18:21-22) La parábola de los Dos Deudores Mateo 18:23-35 dramatiza el caso magistralmente. Al leer, le sugerimos que note el contraste entre la deuda de “diez mil talentos” (¿diez o doce millones de dólares?) v. 24, condonada por misericordia del acreedor (Dios) a uno de sus siervos, y la de “cien denarios” (¿unos diecisiete dólares?) v. 28, no condonados por este siervo inmisericorde no obstante haber sido él el objeto de tan cuantioso perdón.  La obvia lección es el alto costo del perdón que Dios nos otorga en comparación con la exigua inversión que conlleva el perdonar a nuestros consiervos.   #############################################################################   IMG_0969

PADRENUESTRO- 6 PETICION PARA TRANSFORMAR

Texto- Mateo 6 INTRODUCCION – Fíjate en algo hermosísimo: el PADRE NUESTRO lo decimos no en singular (Padre mío que estás en el cielo…. perdona mis ofensas….) sino en plural (Padre Nuestro… líbranos del mal…). Jesús nos lo enseñó así porque quiere que a la vez que piensas en ti mismo al rezarlo, pienses también en todos tus hermanos del mundo. – Como ves, el PADRE NUESTRO es una oración preciosa, que nos llena de tranquilidad al decirla, pues sabemos que nuestro Padre NOS ESCUCHA. ¿Es lo mismo prueba que tentación? Stg 1:2-3  Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas,   sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Las tres tentaciones y su sentido en el Evangelio de Juan Luc 4:1-2    “Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto  por cuarenta días, y era tentado por el diablo. Y no comió nada en aquellos días, pasados los cuales, tuvo hambre”. La historia de la tentación de Cristo por parte de Satanás, como está registrada en Mateo 4:1-11, y en el pasaje paralelo de Lucas 4:1-13, es una de las significativas omisiones en el Evangelio de Juan. Sin embargo, algunos autores han identificado un paralelismo en el Evangelio de Juan.1   Las tentaciones siempre llegan en el momento adecuado, (para perjudicarnos).   Las tentaciones se dan tras cuarenta días y cuarenta noches de oración y ayuno. Siente hambre, se agota, experimenta las limitaciones del cuerpo, la mente también es influida por el cansancio y el hambre y la soledad. Satanás elige el momento más adecuado para tentarle, aquel en que está debilitada la humanidad. Ahí, en situación extrema, es donde se verá si Cristo acepta el reto que le va a plantear. Las respuestas de Cristo aciertan en las soluciones, el espíritu está sobre la materia y debe regirla; la humildad lleva a confiar en Dios; y el poder es para servir a Dios y a los demás.   •    Tentación de convertir piedras en panJuan 6:26  Respondió Jesús y les dijo: De cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis. Juan 6:31  Nuestros padres comieron el maná en el desierto,(A) como está escrito: Pan del cielo les dio a comer.Incitación querer dar “maná como en el desierto”. La primera tentación Las tres tentaciones tienden a quebrar el mesianismo de Jesús. Pero hay un nivel más profundo. Veamos la tentación primera. Jesús tiene cuerpo en su doble vertiente de sentido y afectividad, tiene, por tanto necesidades sensitivas y afectivas. La tentación dice: “Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes”, es decir haz un milagro con tu poder de Hijo de Dios para satisfacer tus necesidades. El pan es el alimento para la vida; pero, al satisfacerla, se encuentra un placer en la función natural. Lo mismo ocurre con la procreación que añade a los efectos del cuerpo la satisfacción del afecto. Nada dice el texto de la extensión de la tentación; pero entre los hombres estas cuestiones son universales. Jesús añade la dificultad del ayuno y del celibato, prescindiendo libremente del uso legítimo de esas tendencias corporales y afectivas por un amor más alto. Ahí incide la tentación: transforma el gozo natural en amor propio; benefíciate, búscate en algo tan natural como estas satisfacciones, o ¿acaso son malas? Jesús nunca dice que eso sea malo. La respuesta de Jesús es clara: no son malas, pero “No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que procede de la boca de Dios”. Si el diablo le hubiese propuesto algo ilícito Jesús lo habría tenido que rechazar, de forma obligada; pero, en esta primera tentación, Jesús rechaza algo que en sí no es malo,  •    Incitación que saltara del templo → incitación que dar un “signo” (mesiánico) en el templo.  Juan 2:18  Y los judíos respondieron y le dijeron: ¿Qué señal nos muestras, ya que haces esto?   La segunda tentación,  es más profunda y complicada. El diablo cita el salmo 91 diciendo: “Si eres Hijo de Dios, arrójate abajo. Pues escrito está: Dará órdenes acerca de ti a sus ángeles, para que te lleven en sus manos, no sea que tropiece tu pie contra alguna piedra”. La tentación es contra el mismo Dios como se ve en la respuesta de Jesús: “Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios”. ¿Es posible tentar a Dios? Sí. No porque Dios pueda pecar, cosa imposible; sino, en el sentido de que Él se decida a cambiar su proyecto de salvación; la tentación, esta vez, se dirige a que Jesús rechace el camino más difícil, que es el del dolor y la expiación, el de la muerte y el del sacrificio, y le propone el de utilizar el de una salvación evidentemente sobrenatural que, prácticamente, le asegure el éxito entre los suyos. Otro camino de salvación, sí; pero menos reveladora del amor.  •    Tercera tentación; los reinos del mundo y su atracción  Juan 6:15  Pero entendiendo Jesús que iban a venir para apoderarse de él y hacerle rey, volvió a retirarse al monte él solo. La tercera tentación es aún más honda. Jesús se proclamará, como había sido profetizado, rey de justicia, de paz, de prosperidad, de victoria, y ahí incidirá la seducción: “De nuevo lo llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y su gloria, y le dijo: Todas estas cosas te daré si postrándote me adoras”. Puede parecer un acoso alocado, pero es en esta tentación donde la frialdad de la astucia diabólica es mayor y la lucha más frontal. Le propone un reino donde impere la justicia, la ley buena, la paz.  NO NOS DEJES CAER EN TENTACIÓN – Con estas palabras le pides a Dios ¨LA FUERZA¨ necesaria para decirle NO al demonio que te invita, de una manera muy sutil, a ser flojo ,a decir una mentira, a pegarle a un hijo, a tratar mal al esposo o a la esposa, a ser infiel, a emborracharte, a robar una cosa… etc.etc…… No nos dejes caer en la tentación”. La constatación de nuestra debilidad nos lleva a acudir a Dios para que no nos deje de su mano. Somos muy conscientes de que hay cientos de tentaciones que buscan alejarnos del amor de Dios y de su plan de salvación para nuestras vidas. Ya dijimos que el mismo Jesucristo experimentó estas tentaciones y las venció apoyándose en su amor al Padre y a los hombres, sus hermanos Cuando le pedimos a Dios que no nos deje caer en ellas, estamos afirmando la opción por Él, la voluntad de amarlo sobre todas las demás cosas. 1Co 10:12-13  Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga. No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.  Mat 26:41  Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil. Luc 22:40  Cuando llegó a aquel lugar, les dijo: Orad que no entréis en tentación. Luc 22:46  y les dijo: ¿Por qué dormís? Levantaos, y orad para que no entréis en tentación.  Él sabe que necesitamos de Dios para librarnos de ellas, que sólo con su apoyo, con la ayuda de la gracia, podremos vivir sin dejarnos arrastrar por tantos elementos que nos llevan a romper el plan de Dios para nuestra vida, la alianza de amor que Él ha establecido con nosotros. Él nunca falla a esta relación porque Dios es fiel, pero nosotros, cuando no estamos unidos a Él, corremos el riesgo de seguir el camino de nuestra infelicidad. Dios no nos quita las tentaciones, pero nos da la ayuda para superarlas y expresarle nuestro amor prefiriéndolo a Él sobre todas las cosas. La tentación es el camino que conduce al pecado, rotura de la relación de amor entre Dios y el hombre.  El Padre no nos manda tentaciones, pero caer en el ORGULLO ESPIRITUAL levanta un muro de acero entre el individuo y el SER DIVINO No basta con pedir, tengo que evitar las ocasiones de pecado. Si por mi culpa o negligencia me pongo en peligro de ser tentado, desmerezco la gracia de Dios y, entonces, el enemigo o mi propia sensualidad me empujan al pecado. ¿Pongo yo los medios para no caer en pecado? ¿Evito las ocasiones? ¿Sacrifico mi lengua, la vista y el oído antes de caer en pecado? Fomento pensamientos o deseos de pecado? Sería una burla pedirle a Dios que me libre de tentación y, al mismo tiempo, ponerme yo mismo en peligro de pecar. La frase en español “no nos metas en tentación” es una traducción muy fuerte del griego, dado el sentido que tiene en hebreo. Una mejor traducción sería: “Y no nos lleves al alcance de la tentación”, un sentimiento común en las oraciones judías contemporáneas.  El cristiano en el desarrollo de su vida espiritual, buscando alcanzar esta perfección, debe enfrentarse día a día con tres grandes enemigos: el demonio, el mundo y la carne (concupiscencia). Estos tres actúan en ocasiones separadamente y, en otras, en conjunto y su único propósito es apartarnos del camino emprendido e impedirnos alcanzar la plenitud del amor que sólo obtenemos al entrar en plena comunión con Dios. Todo cristiano ha de recorrer el camino de la santidad para alcanzar la perfección del amor pero de manera especial las personas consagradas están llamadas a esta perfección, éste es el designio de Dios. ¿Qué es la tentación y de donde proviene?   La tentación es una solicitud, instigación o estímulo, interior o exterior, para cometer algún pecado. •       Interior; si proviene de nuestra concupiscencia “Cada uno es tentado por sus propias concupiscencias, que le atraen y seducen” (Santiago. 1:14), es decir de las tendencias al pecado y al mal que hay en nuestro interior (egoísmos, soberbia, impaciencia, juicios…) •    Exterior; si proviene de las sugestiones del mundo o del demonio. Muchas de las tentaciones que sufrimos en el transcurso de nuestra vida provienen de las sugestiones e insinuaciones del demonio y del mundo.  Así, nos dice San Pablo: Efe 6:11-12  Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.   Sin embargo debemos tener claro que el demonio no tendría ningún poder sobre nosotros si nuestra carne estuviera bajo el dominio del Espíritu. El oficio propio del demonio es tentar, es decir, buscar como apartarnos del camino emprendido a toda costa y por todos los medios, y tendrá mayor eficacia si encuentra en nuestros corazones debilidades y tendencias al pecado que no hemos sabido poner a muerte por medio de la mortificación y la purificación de nuestro corazón. El demonio sabe que sólo puede invitarnos a pecar por medio de la tentación, ya que no nos puede obligar a hacer algo que no ha sido aprobado por nuestra voluntad. Dios nos ha dado la libertad para escoger “el bien o el mal.” La decisión final es de nuestro corazón. Somos enteramente responsables de cómo respondemos ante las tentaciones y no podemos hacer responsable de nuestras caídas a nadie más que a nosotros mismos.  

DIOS PERMITE LAS TENTACIONES

La tentación no es pecado en sí misma, y debemos tener esto muy claro en nuestro corazón. Sólo se convierte en pecado cuando hemos consentido plenamente con nuestra voluntad a ella. Prueba de que la tentación no es pecado es que el mismo Jesús permitió que el demonio le tentara, para enseñarnos a nosotros como vencerle. La tentación se convierte entonces, en un medio eficaz para crecer en gracia y virtud, para crecer en el amor. Pero mucho ojo con sucumbir a las siguientes tentaciones 1- La compensación: Gran tentación que puede venir al corazón, sin darnos cuenta. Para nosotros los seres humanos es muy difícil dejar las cosas tangibles por el Dios invisible. Nos cuesta experimentar “vacío” de lo humano para llenarnos sólo de Dios. 2- El cansancio: pensar que se trabaja en vano; que los esfuerzos no dan fruto; que es inútil todo lo que hacemos… Nos lleva al desánimo. 3- Los juicios: dejándonos seducir por nuestro orgullo y juzgamos a los demás en todas sus acciones. Podemos pensar que nosotros lo hacemos mejor…. 4- Vernos como víctimas de los demás: dejándonos llevar de nuestro amor propio, apartando los ojos de Cristo y poniéndolos en nosotros mismos con cuidado excesivo…. 5- Trabajar y descuidar la oración: poniendo el trabajo en el lugar más importante, El ser intolerante con los demás: cuando se trabaja con las personas podemos tomar la posición de intolerancia,  CONCLUSION **Desde el principio de la tentación hemos de revestirnos de fortaleza y resolución , y en ningún momento hemos de “dialogar” con la tentación sino al contrario hemos de rechazarla con un rotundo “NO”.  Stg 1:2-4  Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.  “Hijo mío, si te pones al servicio del Señor, prepara tu alma para la tentación.” (San Antonio de Padua)  Lomas de Zamora, 31 de agosto del 2014   #################################################################################### 

            IMG_0267

                                      PADRENUESTRO- 7 PETICION PARA TRANSFORMAR Séptima petición: Y líbranos del mal INTRODUCCIÓN Debemos empezar este mensaje recordándonos los unos a los otros que la Iglesia es la iglesia de Dios Mt 16:18: «… edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Recuerde lo que nos transmite el Evangelio de San Juan: “No te pido que los retires del mundo, sino que los guardes del maligno” (Juan 17, 15).  Llegamos a la última petición de esta oración modelo de Jesús. Esta petición no es para nada nueva, ya se lee en el texto del (Salmos 116:4) “Entonces invoqué el nombre de Jehová, diciendo: Oh Jehová, libra ahora mi alma”.  Job 5:19  En seis tribulaciones te librará,  Y en la séptima no te tocará el mal. Sal 17:13  Levántate, oh Jehová;  Sal a su encuentro, póstrales;  Libra mi alma de los malos con tu espada, Sal 18:17  Me libró de mi poderoso enemigo, Sal 18:48  El que me libra de mis enemigos Y aun me eleva sobre los que se levantan contra mí;  Me libraste de varón violento. Sal 59:1-2  Líbrame de mis enemigos, oh Dios mío;  Ponme a salvo de los que se levantan contra mí.   Líbrame de los que cometen iniquidad, El mal es Satanás, el ángel rebelde que es “el seductor del mundo entero” (Ap 12, 9).

  • que nos proteja de las astucias del demonio. 
  • que quite las dificultades del camino del creyente,
  • Jesús manifieste su victoria sobre Satán y sus planes en contra de la Salvación de los hombres
  • de las consecuencias del pecado,
  • de la ceguera del espíritu
  • de la flojedad de la voluntad, de todo influjo del mal en cuanto nos separa de Dios y del cielo;
  • Líbranos de todo lo que significa en realidad un mal.
  • pedimos también, que nos libre de todos los males causados por él en el mundo: la injusticia, la violencia, el odio, los rencores, los asesinatos, las envidias, la soberbia, los secuestros, los maltratos, las divisiones, las faltas contra la dignidad y el honor de las personas, etc., etc..

  CONCLUSION El Maligno es Satanás, el Diablo “Homicida desde el principio, mentiroso y padre de la mentira” (Juan 8, 44), que se “atraviesa” en el camino de los que buscan a Dios. La victoria sobre el diablo ya fue alcanzada por Cristo; pero nosotros oramos a fin de que la familia humana sea liberada de Satanás y de sus obras. Jesucristo ya ha vencido el mal que reinaba en el mundo. Ahora, Él nos apoya en esta lucha, Él es quien vence en nosotros. El orden de la obediencia al designio de Dios roto por el diablo, por Satanás, el ángel rebelde a Dios, su Creador, volverá a restaurarse en Cristo cuando llegue su venida final. Todo el mensaje de Jesús está encaminado a librarnos del mal, es decir, del engaño, del error, de la mentira. No hay manera de librarnos del mal sin el conocimiento del bien. Si yo supiera lo que es bueno o malo para mí, nunca elegiría el mal.   Fíjense a la herejía que hemos llegado, en los primeros días de este mes en Venezuela.  “Chávez nuestro que estás en el cielo, en la tierra, en el mar y en nosotros, los y las delegadas, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu legado para llevarlo a los pueblos de aquí y de allá”, dice la primera parte de la oración leída por la delegada María Uribe. “Danos hoy tu luz para que nos guíe cada día, no nos dejes caer en la tentación del capitalismo, mas líbranos de la maldad de la oligarquía, del delito del contrabando porque de nosotros y nosotras es la patria, la paz y la vida. Por los siglos de los siglos amén. Viva Chávez”, finaliza la plegaria.   Respetando el afecto que muchos venezolanos sienten por el difunto Presidente, es preciso recordar que el Padre Nuestro forma parte del patrimonio sagrado de la Iglesia Católica y de todas las Iglesias Cristianas, en el mundo entero. No es lícito modificarlo, manipularlo, instrumentalizarlo.   Sal 18:19  Me sacó a lugar espacioso;  Me libró, porque se agradó de mí.    ################################################################################

     DSC04390

CONCLUSION DEL PADRE                 NUESTRO

Texto: Mat 6:13   … porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.   INTRODUCCIÓN Estamos concluyendo el Padrenuestro después de haber compartido sus diferentes partes. Esta oración modelo incluye una doxología o cierre, muy particular. También es una acción de gracias al Padre al restituirle los tres títulos que posee: Reino: Dios es soberano de este mundo y del Cielo, no hay nada que pueda superar su autoridad. Poder: Dios tiene poder de hacer cualquier cosa puesto que es la causa original de todas las cosas, incluso de la materia. Gloria: A Dios le rinden tributo los seres celestiales y su pueblo en este mundo. Estos tres títulos Cristo se los restituyó a su Padre para que Dios sea todo en todos.   La partícula “por todos los siglos” quiere decir que Dios es eterno, es el Eterno. El gobierno de Dios es indiscutible, y Su poder es supremo. Su gloria es refulgente, con más blancura de la que algún lavandero podría lograr. Daniel (6:26) dice: “ De parte mía es puesta esta ordenanza: Que en todo el dominio de mi reino todos teman y tiemblen ante la presencia del Dios de Daniel; porque él es el Dios viviente y permanece por todos los siglos, y su reino no será jamás destruido, y su dominio perdurará hasta el fin.”    En el Salmo 102:26-28 dice: «Tú, en cambio, eres siempre el mismo, tus años no se acabarán». El mismo nombre divino (YHWH), que significa «yo soy el que es» y es una forma del verbo hava, existir, denota el carácter eterno de Dios.  Textos en la Biblia similares a la doxología. Se cree que Jesús de Nazaret al concluir la oración pudo haber incluido esta frase para adorar a Dios, para rendirle homenaje tal como hacían los judíos del Antiguo Testamento. Se usaban este tipo de frases para enseñar al pueblo de Israel que debían completa obediencia a su Dios y que era el Soberano absoluto de este mundo y de lo que ellos llaman Olam Haba o Mundo Venidero. Las siguientes frases del Antiguo Testamento rinden adoración a Dios y se cree que Jesús o los evangelistas pudieron inspirarse en ellas debido a la estructura que tienen donde reconocen a Dios como dueño de los siguientes distintivos: rey, poderoso, glorioso y eterno. Sal 93: 1-2 “Jehová reina; se vistió de magnificencia;  Jehová se vistió, se ciñó de poder.  Afirmó también el mundo, y no se moverá. Firme es tu trono desde entonces;  Tú eres eternamente.” 1Cr 29:11-13  “Tuya es, oh Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, oh Jehová, es el reino, y tú eres excelso sobre todos. Las riquezas y la gloria proceden de ti, y tú dominas sobre todo; en tu mano está la fuerza y el poder, y en tu mano el hacer grande y el dar poder a todos. Ahora pues, Dios nuestro, nosotros alabamos y loamos tu glorioso nombre.”  Significa que todo está bajo el gobierno de Dios. Este es el universo de Dios, de modo que todo lo que existe es debido a Su dirección o a Su permiso. Él tiene soberanía ilimitada. Cuando atribuimos tal autoridad al Dios de la Biblia, honramos al único Dios del cielo y de la tierra. Estamos anunciando a gran voz a todos, que los dioses de los pueblos son ídolos (Salmos 96.5) que no pueden ver, ni oír, ni entender (Daniel 5.23). Estamos afirmando que los dioses del orgullo y del intelecto (la deificación de sí mismo, y el culto a la mente) son vanidad y debilidad. Estamos dándole a entender a Dios dónde estamos parados.   En otras religiones, que son politeístas y en la antigua religión persa del zoroastrismo, había dos dioses contrarios: Ormuz (de la bondad y de la luz) y Ahrimán (del mal y de las tinieblas). La Biblia, por el contrario, conoce a un solo Dios, cuyo dominio en el tiempo y en el espacio, en la mente y en la materia y en el alma, es ilimitado. «AMÉN» La última palabra de la petición de la oración de los discípulos proviene de una palabra hebrea (amen) que significa «confirmar, apoyar». Este es el significado que tiene por toda la Biblia: «Que así sea» (Deuteronomio 27.15–26; 1o Crónicas 16.36; Nehemías 8.6; Romanos 1.25; Hebreos 13.21).   El reino era el mensaje que predicó Jesús. San Mateo 4:17 “Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado”. El Reino de Dios es invisible, y lo celestial debe gobernar la tierra, y nunca al revés, la tierra necesita el gobierno del cielo pues así Dios la creó. El primer gobierno y reino es el Reino de Dios, y la tierra es un producto del cielo.  Un reino tiene: a) territorio. b) idioma c) leyes d) constitución e) valores morales f) valores compartidos g) símbolos h) normas sociales. i) un Rey e) cultura j) costumbres.  1. Mucho cuidado cuando la teología ha tomado el lugar de la revelación. La teología sin el soplo del Espíritu Santo es el estudio de Dios por medio del razonamiento y entendimiento humano. Es el hombre estudiando a Dios. 2. Mucho cuidado cuando la educación ha tomado el lugar del carácter. Jesus cuando estuvo en la tierra no solo enseño. Siempre llevo a la gente a hacer decisiones. Es peligroso entrenar a la gente intelectualmente sin lidiar con su carácter, cuando son rebeldes, infieles, ladrones. 3. Mucho cuidado cuando los programas de hombres han sustituido la guía del Espíritu Santo. No dejamos que El nos guie. Hacemos nuestros planes, pero queremos que Dios se mueva. 4. Mucho cuidado cuando la elocuencia ha sustituido el poder sobrenatural. Se confunde la elocuencia y el carisma con el poder sobrenatural. 5. Mucho cuidado cuando la razón ha sustituido el caminar en fe. Fe es la habilidad de creer a Dios sin razonar. Entre más razonas mas vas a dudar. 6. Mucho cuidado cuando las leyes y tradiciones y costumbres evangélicas han tomado el lugar del amor. Muchos prefieren el carácter antes que lo sobrenatural.   El apóstol Pablo solía referirse a la gloria como la meta del Cristiano, el OBJETIVO para mirar con perseverancia. En su carta a los Romanos, el apóstol les dice: “El cual pagará a cada uno conforme a sus obras, vida eterna a los que, perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad.” (Rom. 2:6,7). De modo que todo Cristiano debe mirar y buscar la gloria futura (nótese el paralelo con la frase “buscad primeramente el Reino” de Mateo 6:33), que le será otorgada al creyente después de que su cuerpo mortal se vista de inmortalidad por la resurrección del día postrero, en la parusía de nuestro Señor Jesucristo. Estas son las palabras de Pablo: “Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.” (Col. 3:4). De modo que nadie aún posee la gloria que se nos ha ofrecido a través de las páginas de la Biblia. Y nuevamente el apóstol Pablo les dice a los romanos creyentes sobre esta gloria escatológica, lo siguiente: “Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse” (Rom. 8:18). Aquí Pablo dice que debemos sufrir tribulaciones antes de recibir la gloria, lo cual concuerda con otra de sus declaraciones que dice:”Si sufrimos, también reinaremos con él” (2 Tim. 2:12). Acá el sufrimiento trae como recompensa la gloria, gloria que significa nuestro REINADO con Cristo. Muchas veces pretendemos ser reconocidos y tener la gloria, en y de, este mundo.   Aunque era el rey nombrado por Dios, David consideraba que el auténtico Rey de Israel era Jehová, por lo que declaró en: 1Cr 29:11  “Tuya es, oh Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas.   Sal 145:1   “Te exaltaré, mi Dios, mi Rey,  Y bendeciré tu nombre eternamente y para siempre.  Cada día te bendeciré,  Y alabaré tu nombre eternamente y para siempre.  Grande es Jehová, y digno de suprema alabanza;  Y su grandeza es inescrutable.”   La grandeza de Jehová es insondable, no tiene límites. Los seres humanos no podemos escrutarla, abarcarla ni medirla completamente. No obstante, sin duda nos beneficiará examinar algunos ejemplos de ella.   El verdadero poder de Dios se manifiesta como esperanza en tiempos de desastre, clama en tiempos de crisis, dirección cuando se está perdido, y una fe que perdura. Todos pueden conocer ese poder… si permiten que Dios se convierta en una realidad en sus vidas. 1.  El poder de Dios es absoluto. No hay nada imposible para El, quien es la fuente del poder 2.  El poder de Dios es original y esencial. Es decir, el poder del hombre es un poder derivado, pero el poder pertenece inherentemente a Dios 3.  El poder de Dios es la vida y la actividad de todos sus otros atributos. Todos sus otros atributos serían indignos sin Su poder.   Filip 4:13  Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Sal 78:7  A fin de que pongan en Dios su confianza,  Y no se olviden de las obras de Dios; Sal 44:17  Todo esto nos ha venido, y no nos hemos olvidado de ti,  Y no hemos faltado a tu pacto. 2Co 12:9  Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Efe 3:16  para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; Col 1:11  fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad; (gozo- alegría) Conclusión Los mejores manuscritos griegos del Evangelio según Mateo no incluyen la doxología —”porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén”—, lo cual indica que seguramente no era parte de la oración original que Jesús enseñó a sus discípulos. Aparece recién  en los manuscritos del siglo IV. Pero Dios nos hizo llegar de esta manera a nosotros en estos tiempos, por algo será. Para Joachim Jeremias la doxología final surgió entre los siglos II y III de la era cristiana, pues, era inaceptable que la oración terminara con la palabra mal, por lo cual la Iglesia primitiva añadió para el uso litúrgico esta doxología, basándose probablemente en el texto de 1Crónicas 29:11-13. Jeremias recalca que la doxología no está presente ni en el Evangelio de Lucas ni en los códices más antiguos conocidos (Sinaítico, Vaticano, Alejandrino). Comparación y diferencia entre los relatos.

  • Lucas narra que uno de los discípulos le pidió a Cristo que les enseñase a orar después de que Jesús mismo hubo terminado su oración en solitario.
  • En Mateo no aparece la petición del discípulo, fue iniciativa del propio Jesús enseñarles a orar con el padre nuestro.
  • La invocación: Lucas invoca a Dios solo como Padre y Mateo como Padre nuestro que estás en el Cielo;
  • En Lucas no aparece la petición de Jesús de que se realice la voluntad de Dios así en la tierra como en el cielo
  • En Lucas no se menciona la petición «líbranos del mal».

El fondo de los dos relatos es el mismo: Jesús enseña a su gente cuál es la forma correcta de dirigirse a Dios. Sin embargo, Mateo la desarrolla de manera más extensa y profunda. El relato de Mateo sobre el padre nuestro resulta más apasionado, puesto que en él Jesús está sobre una montaña rodeado de una muchedumbre ansiosa por escuchar sus palabras; en el relato de Lucas, en cambio, un Jesús más espiritual, orando en solitario, causa la admiración de un discípulo, quien espera pacientemente a que termine su oración para pedirle que le enseñe a orar.   El Padrenuestro se originó de la experiencia y piedad religiosa judía del primer siglo. Esto ancla a Jesús dentro de la vida religiosa del judaísmo del primer siglo, particularmente el nivel de piedad exhibida por los “sabios”. Al mismo tiempo, el Padrenuestro ofrece una ventana mediante la cual los discípulos ganaron una vívida comprensión de la fe de Cristo, su punto de vista de Dios, nuestra relación a Él, y la interrelación entre nosotros, otras personas, y Dios.   Las áreas donde necesitamos el poder sobrenatural de Dios son:   1. Carácter:   Solo cambia con el poder de Dios 2. En la oración: Necesitamos orar como conviene, con la ayuda del Espíritu Santo 3. En el ministerio y servicio: No puede servir a Dios sin poder sobrenatural 4. En el pecado: No puede luchar con sus fuerzas 5. Contra Satanás y sus demonios. Necesita el poder sobrenatural.   EL HIJO, EL HIJO, QUIEN SE LLEVA AL HIJO?  (el cuadro del pintor y la colección invaluable)    Uno de los eventos más tristes del Antiguo Testamento, está asociado con el nombre Icabod. Icabod nació cuando su madre oyó que tanto su esposo como su suegro, habían muerto; lo que de inmediato provocó el alumbramiento y después murió. Este evento tan triste sucedió debido a la tragedia que se suscitó en Israel, indirectamente provocando la muerte de Elí, cuando se le informó de la derrota de los israelitas por parte de los filisteos, la captura del arca del pacto y la muerte de sus dos hijos: Ofini y Finees: “Y su nuera la mujer de Finees, que estaba encinta, cercana al alumbramiento, oyendo el rumor que el arca de Dios había sido tomada, y muertos su suegro y su marido, se inclinó y dio a luz; porque le sobrevinieron sus dolores de repente. Y al tiempo que moría, le decían las que estaban junto a ella: No tengas temor, porque has dado a luz un hijo. Mas ella no respondió, ni se dio por entendida. Y llamó al niño Icabod, diciendo: ¡Traspasada es la gloria de Israel! Por haber sido tomada el arca de Dios, y por la muerte de su suegro y de su marido. Dijo, pues: Traspasada es la gloria de Israel; porque ha sido tomada el arca de Dios” (1 Samuel 4:19-22). La trágica ironía de este evento fue que los israelitas se sentían muy animados por la presencia del arca; pero a los filisteos les aterrorizaba:   Lomas de Zamora 5 octubre del 2014  

 IMG_0973

 

OTROS MENSAJES

  Dios usa las crisis TEXTO: Salmo 46 INTRODUCCION DEFINICION: Se conoce como crisis a aquel período o situación en el cual la normalidad vigente pierde su sustancia dando lugar a cambios bruscos y dificultades. Puede afectar a una persona individualmente, a un grupo, a una institución o a un rango más amplio de un país. Nadie está exento de padecer alguna vez en la vida por una situación así, ya que si la crisis no lo toca personalmente por un tema en particular puede ser que al afectar algún ámbito del lugar en el cual vive, esta termine por tocarlo de alguna manera. Una crisis es un estado temporal de trastorno y desorganización, caracterizado principalmente, por la incapacidad del individuo para abordar situaciones particulares utilizando métodos acostumbrados para la solución de problemas, y por el potencial para obtener un resultado radicalmente positivo o negativo. Un dato curioso: En el idioma chino, la palabra “crisis” (危机, weiji), se compone de dos ideogramas:                 • Wēi () que se traduce como “peligro”.                 • Jī (simplificado: , tradicional: ) que, entre varias acepciones (máquina, avión, punto crucial, etc.), se puede traducir como “chance” u “oportunidad”. ¿Por qué me pasa esto a mi?, ¿Por qué ocurre esto ahora mismo?, ¿Por qué tengo que ser yo?, Creo que ninguno de nosotros ora para que una crisis aparezca, no creo que alguno de nosotros este deseando con todo su corazón comenzar mañana mismo una crisis difícil de vivir, al contrario creo que ninguno de nosotros quisiéramos experimentar crisis en nuestra vida, pero la verdad es que en la gran mayoría de los casos Dios usa la crisis para llamar nuestra atención. La Biblia también habla de crisis. Éstas forjaron a los mejores líderes del pueblo de Dios. De la crisis en medio de los egipcios salió Moisés; del tiempo de hambre surge José; del tiempo de incredulidad y de falsos dioses, nació Daniel; de la penuria de pasar 40 años en el desierto salieron Caleb y Josué. Ellos la aprovecharon. Fueron como espías mandados por Moisés a ver la tierra prometida. De los diez que enviaron, 8 vieron gigantes y dos vieron uvas enormes en una tierra donde fluía leche y miel. Equivocadamente, la mayoría vieron los problemas y no las bendiciones. La verdadera crisis es la incompetencia y la pereza para encontrar soluciones y ver siempre todo negativo. La Palabra nos enseña a tomar ventaja de las dificultades. El pueblo de Israel vago cuarenta años por el desierto por decisión de Dios a consecuencia de la falta de fe de su pueblo. Pero aun durante esos cuarenta años Dios no desamparo a su pueblo, siempre hubo alimento, siempre hubo agua, siempre hubo respaldo de Dios, Dios se manifestaba a su pueblo a través de una columna de fuego en la noche y en el día a través de una nube que les hacia sombra protegiéndolos así del sol. Lo que quiero que entiendas hoy es que aun en medio de la crisis Dios no te deja, Él está allí utilizando sus detalles para cuidarte, protegerte y cumplir su propósito en tu vida.

POSIBLES PROPOSITOS DE LAS CRISIS

  1. Dios usa la crisis para mostrarnos que es Poderoso y que tiene TODO bajo control.Salmo 46:1 dice: “Dios es mi amparo y fuerza, probado auxilio en tiempo de tribulación”.
  2. Usa la crisis para acercarnos más a Él y para que comprendamos que dependemos totalmente de Él.Salmo 46: 5 continúa: “Dios está en medio de ella; no será conmovida. Dios la ayudará al clarear la mañana.”
  3. Usa la crisis para hacernos crecer y madurar espiritualmente.Proverbios 16:9 nos recuerda: “Del hombre son las disposiciones del corazón; Mas de Jehová es la respuesta de la lengua.”
  4. Usa la crisis para enseñarnos que nada en la vida está perdido si lo tenemos a Él de nuestro lado. En el Salmo 40:1 leemos: Con paciencia esperé que Dios me ayudara. Él oyó y escuchó mi clamor.
  5. Usa la crisis para que por medio de ella vayamos y demos testimonio de lo que Dios es capaz de hacer en la vida de aquello que le creen.

   CONCLUSION Pueda que hoy estés enfrentando una crisis muy dura, pero ¿Sí o no que en medio de estos momentos difíciles tu espíritu se ha sensibilizado y buscado más de Dios?, ¿No es medio de la crisis cuando derramas tu espíritu delante de Dios buscando su favor?, no veas la crisis como algo tan malo, porque después de todo esto te ayuda a mejorar tu relación personal con Dios. Si estás pasando una crisis, no te preocupes, porque Dios sigue estando allí al lado tuyo y no permitirá que salgas derrotado, y es que a veces lo que para nosotros es una derrota, para Dios es el comienzo de una victoria magnifica en nuestra vida. En medio de la crisis aférrate a Dios, confía en su Poder, descansa en su amor, y no dudes porque si de algo debes estar seguro siempre es que DIOS TIENE TODO BAJO CONTROL. “Yo soy quien te manda que tengas valor y firmeza. No tengas miedo ni te desanimes porque yo, tu Señor y Dios, estaré contigo dondequiera que vayas.” Josué 1:9 (Dios Habla Hoy)  Sólo una crisis – real o percibida – da lugar a un cambio verdadero.  En Hebreos nos encontramos con la asombrosa afirmación de que el Hijo de Dios aprendió obediencia por lo que padeció (Heb 5. 8), de manera que el experimentar tiempos de crisis no refleja, necesariamente, una falta de espiritualidad en la vida de los hijos de Dios. Puedo vivir en obediencia, practicar las disciplinas espirituales y reclamar mi identidad en Cristo, pero los problemas no desaparecerán.» Esta es una verdad que muchos de nosotros hemos pasado la vida negándola, aunque la realidad de nuestro propio peregrinaje nos indica lo contrario. Si bien esos momentos son reales y debemos vivir con ellos, también es cierto que muchos de nosotros encontramos que nuestro «cristianismo» se desmorona en esos tiempos, y damos lugar a lamentos, reproches, quejas y amargura. Como en ninguna otra situación, la crisis revela lo que verdaderamente está en nuestros corazones. Debemos tener en claro que en tiempos de dificultad, perdemos la perspectiva y luego sufrimos las consecuencias de nuestras decisiones. ¿Cuál es, pues, la conclusión? En tiempos de crisis no se debe tomar ninguna decisión más allá de las imprescindibles para seguir con la vida. ¡Lo que en el momento de tribulación le parece lógico y aceptable, es muy probable que más adelante lo lleve a profundos lamentos! Lo importante acerca del comportamiento adecuado en tiempos de crisis: si no es bueno tomar decisiones ni tampoco resulta productivo invertir tiempo culpando a los demás por nuestra situación, entonces ¿Qué debemos hacer? La respuesta está en las palabras mismas de Eliseo. En tiempos de crisis, solamente el Señor tiene la perspectiva y las directivas apropiadas para nuestra vida. ¿Cuál debe ser nuestra respuesta entonces? ¡Buscarle a Él!  

LA CRISIS DE LA ANGUSTIA.

­­­­TEXTO 1 Samuel 30         INTRODUCCION Hoy hablamos  de la crisis cuando llega la angustia a cada una de nuestras vidas. “La angustia es la disposición fundamental que nos coloca ante la nada”. Martin Heidegger (1889-1976) Filósofo alemán. Toda angustia deja nuestra vida por los pisos y desfallecemos cada vez más y más.  Podríamos decir “El Poder De la Angustia dispara La Depresión”.     Qué es Angustia? Es un estado afectivo de carácter penoso que se caracteriza por aparecer como reacción ante un peligro desconocido o impresión. Suele estar acompañado por intenso malestar psicológico y por pequeñas alteraciones en el organismo, tales como elevación del ritmo cardíaco, temblores, sudoración excesiva, sensación de opresión en el pecho o de falta de aire (de hecho, “angustia” se refiere a “angostamiento”). En el sentido y uso vulgares, se lo hace equivalente a ansiedad extrema o miedo.     En las Crisis la mayor angustia se produce cuando los que están cerca en vez de entendernos o ayudarnos a buscar la solución nos culpan. Sin embargo no todo es malo en la angustia. “Las ideologías nos separan, los sueños y la angustía nos unen. Eugene Ionesco (1912-1994) Dramaturgo francés de origen rumano. EL PODER  DEL DESFALLECIMIENTO. El Primer Poder que enfrentamos en la Crisis es el Poder del Desfallecimiento.     Desfallecimiento es la pérdida de fuerza o energía.     Es sentir que la tierra firme se convierte en pantano.     Es sentir que el oxígeno falta a nuestros pulmones.                                ERRORES QUE SE PUEDEN COMETER BAJO LA ANGUSTIA

  1. Se puso al servicio de un rey pagano: tu siervo.
  2. David entró en yugo con el infiel. Hizo un mal negocio.
  3. Aquís aprovechó la oportunidad para usar su talento militar.
  4. Es la historia de un hombre dividido entre la pasión y su vocación. No hizo lo correcto, al poner sus fuerzas al servicio y en alianza de un rey pagano.

  I – La Biblia sigue narrando en el Capítulo 30 de 1 Samuel:  Entonces David y la gente que lo acompañaba lloraron a voz en cuello, hasta que les faltaron las fuerzas para llorar.  1 Samuel 30:1-4 Cuando David y sus hombres llegaron al tercer día a Siclag, los de Amalec habían invadido el Neguev y Siclag, habían asolado a Siclag y le habían prendido fuego. Se habían llevado cautivas a las mujeres y a todos los que estaban allí, del menor hasta el mayor, pero a nadie habían dado muerte, sino que se los llevaron y siguieron su camino. Llegó, pues, David con los suyos a la ciudad, y se encontró que estaba quemada, y que sus mujeres, sus hijos e hijas, habían sido llevados cautivos.    II-  LEER 1 Samuel 30: 5-6 David hubiera podido sentir la presión del desánimo y la desesperación en ese momento.  “Las dos mujeres de David, Ahinoam jezreelita y Abigail  la que fue mujer de Nabal, el de Carmel, también habían sido llevadas cautivas. David se angustió mucho, porque el pueblo hablaba de apedrearlo, pues el alma de todo el pueblo estaba llena de amargura, cada uno por sus hijos y por sus hijas”. 1 Samuel 30:5,6. Es cierto que Siclag fue el lugar errado donde David huyó de Saúl. Siclag fue el “lugar” de asilo solicitado por David y asignado por el rey Aquís que bien podría vincularse con las “Ciudades de Refugio” mencionadas en Números 35 por su función humanitaria.       El Mayor Desfallecimiento de nuestra vida es cuando vemos a nuestros amados y cercanos afectados o cautivos.     Alguien conoce el poder de la Familia y la amistad y no descansará hasta tratar de romperla.     El Desfallecimiento tiene un poder capaz de aniquilar el último aliento de la vida.     El único camino de expresar el desfallecimiento son las lágrimas. El llorar es el Río interno del alma que expele el fallecimiento. David y sus hombres, siendo hombres de guerra terminaron llorando desconsoladamente frente a la crisis de encontrar secuestradas sus familias Hay un Mito  que nos enseñado y es el mito de que  llorar es símbolo de debilidad o perdida de fe.  Llorar es humano. Las lágrimas las puso Dios con una finalidad, limpiar el espejo del alma.     “Jesús lloró” Juan 11.35.     Jesús lloro por la ciudad.     Jesús lloró en la Cruz.     David lloró a Voz en Cuello y hasta que le faltaron las fuerzas.     El problema no llorar, el problema es si me ahogo con las lágrimas.     Las Crisis ha veces se profundizan y nos llevan del Poder del desfallecimiento al Poder de la Angustia. Es Dios quién nos ha regalado los sentimientos y estos se pueden y necesitar expresar. Este Primer Poder nos lleva al segundo Poder.    III- EL PODER DE LA FORTALEZA.  1 SAMUEL 30:7-8 “Ante el inminente peligro, la fortaleza es lo que cuenta”. Marco Anneo Lucano (39-65) Escritor latino. “Pero David halló fortaleza en el Señor, su Dios, “y dijo al sacerdote Abiatar hijo de Ahimelec: «Te ruego que me acerques el efod». Abiatar acercó el efod a David, y David consultó a Jehová diciendo: –¿Perseguiré a esta banda de salteadores? ¿Los podré alcanzar? Él le dijo: –Síguelos, porque ciertamente los alcanzarás, y de cierto librarás a los cautivos”.  1 Samuel 30:7,8. La verdadera fortaleza del alma y el Espíritu viene de Dios, de ninguna otra parte. Cuando todo lo demás se cae , levanto la vista y lo veo a El con toda su majestad, diciéndome: “No temáis , Yo he vencido al mundo”- “Nada es tan difícil que no pueda conseguir la fortaleza. Julio César (100 AC-44 AC) Emperador romano. David había aprendido la lección. El no consultó a Dios para ir a Siclac, ahora que perdió Siclac no quiere moverse sin dirección. Qué bueno es cuando aprendemos de los errores pasados. Muchas veces, como es el caso de David acá, las crisis vienen luego de una mala decisión. Jesús dijo. Sin Mi nada podéis hacer. David en el momento de la crisis ni siquiera consulta con Abiatar que era el sacerdote sino le dijo que le trajera el Efod. Qué era el Efod?  Vestidura tipo chaleco en el Sacerdote. El Efod tenía  varias piedras preciosas y entre ellas estaban dos que se llamaban el Urim y el Tummin. Significa “Luz y Perfección”. Cuando el Sacerdote o rey querían consultar a Dios lo hacían a través del Efod y Dios les contestaba y dirigía. En tiempo de Crisis necesitamos Luz y perfección. El Efod era la Lámina de Pecho de la Decisión. Las Piedras llamadas Urim y Tummin, se cree que una se iluminaba  significa Si y la otra No. NO sabemos con claridad cierta como funcionaban estas piedras pero aca lo importante es que David consultó y la Respuesta Vino. El Poder del desfallecimiento y la Angustia se desvanecen ante el Poder de la Fortaleza que viene de Dios. David halló fortaleza en Dios. “Lo que no me mata, me fortalece”. Friedrich Nietzsche (1844-1900) Filosofo alemán. ¿Cuál es el Efod hoy?  Un Urim y un Tummin. Dos Piedras Preciosas. Estas piedras de consulta son La Palabra de Dios y el Espíritu Santo. La primera nos presenta la verdad que nos hará libres y el segundo nos guiará a toda Verdad. Y cuando nos sentimos fortalecidos por el Señor entonces pasamos al cuarto poder.   IV- EL PODER DE LA VICTORIA.  1 Samuel 30:9-20  “Partió, pues, David, junto a los seiscientos hombres que lo acompañaron, y llegaron hasta el torrente del Besor, donde se quedaron algunos. David siguió adelante con cuatrocientos hombres; pues se quedaron atrás doscientos que, cansados, no pudieron pasar el torrente del Besor. Hallaron en el campo a un egipcio, al cual trajeron ante David, le dieron pan y comió, y le dieron a beber agua. También le dieron un pedazo de masa de higos secos y dos racimos de pasas. Luego que comió, se sintió reanimado, pues no había comido pan ni bebido agua durante tres días y tres noches. Entonces le preguntó David: –¿A quién perteneces, y de dónde eres? El joven egipcio respondió: –Soy siervo de un amalecita, y mi amo me abandonó hace tres días porque estaba enfermo. Hicimos una incursión a la parte del Neguev que pertenece a los cereteos,[e] al de Judá, y al Neguev de Caleb. También incendiamos Siclag.  –¿Me llevarás tú adonde está esa tropa? –le preguntó David. –Júrame por Dios que no me matarás, ni me entregarás en manos de mi amo, y te llevaré adonde está esa gente –dijo él. Lo llevó, pues; y los encontraron desparramados sobre toda aquella tierra, comiendo, bebiendo y haciendo fiesta, por todo aquel gran botín que habían tomado de la tierra de los filisteos y de la tierra de Judá. Y David los batió desde aquella mañana hasta la tarde del día siguiente. Ninguno de ellos escapó, salvo cuatrocientos jóvenes que montaron sobre los camellos y huyeron. Rescató David todo lo que los amalecitas habían tomado, y libró asimismo a sus dos mujeres. No les faltó nadie, ni chico ni grande, así de hijos como de hijas, ni nada del robo, de todas las cosas que les habían tomado; todo lo recuperó David.Tomó también David todas las ovejas y el ganado mayor. Los que iban delante conduciendo aquel tropel decían: «Este es el botín de David”». 1 Samuel 30:9-20.   CONCLUSION Cuando la ayuda humana desaparece solo me quedan dos caminos por tomar. Caer en la depresión o buscar el rostro del Señor. Es acá donde la mayoría de personas creyentes o no se quedan en el camino y no desarrollan los músculos del Espíritu lo cual les imposibilita para pasar a la gloriosa experiencia del Tercer Poder.  Qué tremenda Victoria Dios le concedió a David. Lo recuperó absolutamente todo. Dios le retornó todo lo que el enemigo le había robado y secuestrado.     La Fortaleza del Señor siempre termina en Victoria.     La Fortaleza del Señor siempre termina en Reivindicación.     La Fortaleza del Señor nos devuelve todo lo perdido.     La Fortaleza del Señor nos retorna la Alegría.     La Fortaleza del Señor destruye lo que nos angustiaba.     LA Fortaleza del Señor nos cambia la perspectiva de la vida.     La Fortaleza del Señor repara relaciones rotas y nos recupera la Unidad.     Recuerdan que querían apedrear a David? Acaso no era tiempo de Venganza?     El corazón de David no se había contaminado en la crisis, sino que salió purificado.     Cuanta gente luego de la crisis quedan solo envenenados en su propia amargura. Cuando llegamos al quinto Poder entonces podemos gritar y saltar de alegría porque el quinto poder nos demuestra que nuestro corazón no se daño en la crisis, sino que simplemente fue templado como las cuerdas del violín.   EL PODER DE LA UNIDAD. 1 Samuel 30:21-26      La Fortaleza del Señor no solo disipa el Desfallecimiento y la Angustia, no solo nos da la Victoria, pero nos da la Unidad. “procurando mantener la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz”. Efesios 4:2     Unidad es clave.                 “La reconciliación es más bella que la Victoria”. Violeta Chamorro (1929-?) Política y periodista nicaragüense.     Las crisis resueltas nos devuelven la Unidad.               “En la pelea, se conoce al soldado; sólo en la victoria, se conoce al caballero”. Jacinto Benavente (1866-1954) Dramaturgo español.     Si luego de la crisis el hogar sigue dividido y las relaciones rotas entonces no se ha registrado Victoria alguna.     David no solo le dio partes iguales a los que fueron a la pelea como a los que quedaron, sino que envió regalo a los ancianos y a los habitantes de otras poblaciones. Compartió la Victoria con otros demostrando así la calidad de su corazón.              “Donde hay concordia siempre hay victoria. Publio Siro (Siglo I AC-?) Poeta dramático romano.     El Corazón de estos Cinco Poderes esta en el centro.     Desfallecimiento y Angustia en un lado.   FORTALEZA en el centro.  VICTORIA Y UNIDAD en el otro lado. ¿Qué estas experimentando? ¿Cómo lo estás enfrentando?.  “En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento”.  Albert Einstein (1879-1955) Científico alemán nacionalizado estadounidense.    &&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&                  Crisis en el matrimonio y la familia cristiana INTRODUCCIÓN Los diez asuntos más importantes que enfrentan las familias actuales: Cultura anticristiana ( entre otros el matrimonio igualitario) Divorcio facilista y las “uniones de hecho” Exceso de quehaceres Ausencia del padre Falta de disciplina Presiones financieras Falta de comunicación Influencia negativa de los medios de comunicación Equilibrio entre el trabajo y la familia Materialismo   La causa principal de la crisis de los matrimonios y de las familias cristianas es el debilitamiento en la vida de fe y su participación en la iglesia.   Y cuando ésta disminuye, la vida en lugar de expandirse se repliega sobre sí misma y, como consecuencia, padece también el entusiasmo por la misión, que siempre supone salir al encuentro, dejar la propia orilla, y ‘navegar mar adentro’. La fe solo crece y se fortalece creyendo, es decir, llevándola a la práctica”, “para salir al paso de las amenazas a la identidad cristiana de la familia y de la vida, no hay nada mejor que ser testigos agradecidos, que transmitan mediante el testimonio y con palabras bellas la alegría de estar casados, de tener una familia y valorar la identidad del ser humano creado por Dios varón y mujer, se dijo en el último Encuentro Mundial de las Familias”.  Se atiende posteriormente a la familia como bien social, a los valores objetivos a fomentar y al deber en justicia por parte de la sociedad de proteger y promover la familia, cuya raiz es el matrimonio.   Pero ahora vamos a pensar en las 5 patas (quinta pata al gato) o prioridades en el matrimonio y la familia de hoy: 1-         la comunicación sincera, en las palabras y en los silencios 2-         el apoyo mutuo, el auxiliarse, ayudarse 3-         la comprensión y el respeto 4-         el amor y la fe y sus valores cristianos 5-         la absoluta armonía   TEXTO: SALMO 133 1 ¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es Habitar los hermanos juntos en armonía! 2 Es como el buen óleo sobre la cabeza, El cual desciende sobre la barba, La barba de Aarón, Y baja hasta el borde de sus vestiduras; 3 Como el rocío de Hermón, Que desciende sobre los montes de Sion; Porque allí envía Jehová bendición, Y vida eterna. Esta actividad no se conquista ni se impone, porque nace del corazón, esto se puede aplicar a un matrimonio de cualquier tiempo de la historia.  “Será esto un tiempo donde Jehová envía bendición y vida eterna”   Sin embargo, he aprendido desde entonces la siguiente verdad: “hacer un matrimonio es muy parecido a hacer un guisado. Un matrimonio sólo será tan bueno como los ingredientes que pongas en él. Pienso que Dios está diciendo algo a los matrimonios y si solamente lo escucháramos. Dios nos está diciendo: “No se conformen con matrimonios mediocres. No bajen sus expectativas. ¡Auméntenlas! ¡Confíen en Mí! ¡Yo continúo siendo el Dios de los milagros!”   “Honroso sea en todos el matrimonio y el lecho sin mancilla.” Hebreos 13:4 FELICIDAD EN EL MATRIMONIO (Génesis 2:15-24; Efesios 5:21-33) ¡Es muy corto el trecho entre la “Luna de miel” y la “Luna de hiel”. ¿Por qué ha de ser así? Dios instituyó el matrimonio como una “cosa buena”, agradable, beneficiosa, Creemos sinceramente, como cristianos, las afirmaciones de aquel himno optimista, que dice:   ¡Oh Señor, Tú que al hombre creaste Y un jardín de delicias le hiciste, Sobre todas tus gracias le diste La mujer como ayuda ideal! Tú no cambias, Señor; para el hombre Que ferviente te busca y proclama; Para el alma que humilde te ama, Este mundo se vuelve un Edén.   ¿Qué debemos hacer para que sea así? Echemos una mirada al Edén: ¿Cuáles eran las condiciones que hacían felices a nuestros primeros padres?, si supiéramos cumplir las de orden moral y espiritual que ellos poseían y practicaban: ¿Cuáles son éstas? Las características del Edén en el mundo moderno Pero para que así sea, deben cumplirse las condiciones morales del Paraíso. No ya las materiales, porque el mundo es diferente; pero si logramos practicar las virtudes morales que en aquel feliz lugar se dieron, podemos hacer que nuestra vida se parezca al Paraíso. 1) Conseguir ayuda idónea. Que la compañera con que uno se junte se parezca a uno mismo. Decimos a los jóvenes: No vayas a buscar una mujer muy culta si eres un sencillo peón;   ni de alta posición,  si eres pobre;  pues aunque la encontraras, no habría idoneidad, sino una barrera entre ambos. Necesitas una compañera que entienda en las cosas que tú entiendes y pueda ayudarte con su consejo. No es necesario que tenga exactamente el mismo nivel intelectual que tú tienes, pero por lo menos que pueda comprenderte e identificarse contigo y tus cosas. 2) Amor único y verdadero. La adaptación razonada, fría que comprende los derechos del otro, no proporcionaría, empero, verdadera felicidad sin el adherente del amor. El amor facilita la adaptación, la asegura. No me refiero a la atracción sexual…. esto no es amor (todo hombre puede sentir atracción sexual a mujeres a las que no ama), sino a la ternura, la simpatía, la admiración y gratitud que inspira el compañero o la compañera con su afecto, su cariño, sus atenciones, sus actos abnegados. Por esto se dice del amor: “Más que ayer y menos que mañana.” Esto, empero, no es realizable de un modo absoluto sin la tercera condición. 3) Ausencia de pecado. Alguien dirá: ¿Es posible esta condición? Si todos tenemos la tendencia natural pecado; somos egoístas, voluntariosos, recelosos, y estamos en un mundo malo. Cierto, pero hay una clase de personas, los verdaderos cristianos, de los cuales Jesús dijo: “No son del mundo como tampoco yo soy del mundo.” Los que han roto con el pecado y cuentan con la gracia de Dios para ayudarles a vencer. No estamos en el Paraíso, es cierto; pero Jesús dijo: “El Reino de Dios entre vosotros está.” Cristo vino a establecer el Reino de Dios, el nuevo Paraíso en los corazones por la conversión (explicarlo a los nuevos oyentes en breves palabras). Tenemos millones de ejemplos de hogares quebrantados y desechos por el pecado que fueron transformados por este fenómeno espiritual. ¿Habéis roto con el pecado? ¿Habéis nacido de nuevo? Hay millones de seudo cristianos, no sólo en el mundo católico sino también en el protestante, totalmente engañados, pensando que la regeneración fue obrada por el bautismo. ¿Sois, amigos asistentes, cristianos de nombre? 4) Comunión con Dios. Este es el principal secreto de la felicidad en los hogares y en la comunidad. Hay quienes piensan que esto es cuestión sólo de frailes y monjas, pero no es así. Dios es una realidad viva, un Ser inmanente en el Universo que quiere tener comunión espiritual con los humanos hechos a su imagen. No se nos aparece en Teofanía, como en el Edén, pero nos ha dado su Palabra, podemos hablar con El, darle gracias, consultarle las cosas y vivir en su presencia. No podemos quitar las cosas malas del mundo, ni la tendencia pecaminosa de nuestros corazones, pero, creedlo, por la conversión, podemos poner a Dios en nuestras vidas…. Cristo quiere unirse a los seres humanos que ha redimido, de un modo tan íntimo, que los llama “su esposa”, y ha prometido llevarnos a un hogar nupcial que está preparando allá arriba (Apocalipsis 3:20 y Juan 14:1). Algunos nos llaman fanáticos a los que queremos tener esta comunión con Dios…., piensan que se puede ser cristiano, católico o evangélico, sin tomar las cosas con tanto fanatismo; yendo a la iglesia tres o cuatro veces al año, y tales personas pretenden ir al cielo. La felicidad, pues, no consiste en cosas externas…. El Paraíso de nuestros primeros padres no fue paraíso; cuando, a causa del pecado, comenzó a faltar la comunión con Dios, y el hogar más suntuoso, lleno de ricos tapices y alfombras, es a veces, un infierno para quienes no tienen el amor de Dios en sus corazones. Un infierno de celos y recelos, de envidias y rencores…. Y en tales casos, sin ninguna esperanza para el más allá de la muerte que sabemos ha de venir a romper y arrebatarnos todos los bienes y privilegios de la vida. 5) Amor eterno. Por esto quisiera llamar vuestra atención a una frase que se repite profusamente en todo noviazgo, pero que raramente se cumple: Eterna luna de miel. La idea es atinada, pues bien cierto que no hay felicidad verdadera si no es eterna.   Si era feliz el hombre, en su soledad, mediante la comunión con Dios, lo fue mil veces más cuando tan extraordinario privilegio pudo gozarlo en compañía de Eva. Así vivían y eran felices nuestros primeros padres, porque: a)    Se comprendían. b)    Se amaban. c)    No tenían pecado. d)    Disfrutaban juntos de comunión con Dios. Pero el Paraíso se perdió. El enemigo introdujo la duda, la desobediencia y tuvieron que salir desterrados. Desapareció la felicidad, pero no el deseo. Todos queremos ser felices.   CONCLUSION   CÓMO MANEJAR Y RESOLVER LOS CONFLICTOS Ahora, prestando atención a las citas bíblicas sugeridas, fijémonos en trece puntos guías en la resolución de conflicto 1. Ataque el hecho, no a la persona.  Proverbios 15:1; 25:15; Efesios 4:26, 31; 1 Pedro 3:10, 11. 2. Sepa perdonar. “Perdonar es divino”, y los cristianos todos deben perdonar las faltas de los suyos. Frecuentemente tienen que perdonarse a sí mismos. Cuando esté equivocado, admítalo y pida disculpas. Santiago 5:16; Colosenses 3:13; Proverbios 17:9. 3. Olvide los errores del pasado. Obviamente no se puede olvidar por completo, pero no tiene que mencionar todo lo que uno recuerda.  También cada falta tiene su contexto, y sólo se resuelve en medio de ello. Colosenses 3:13; 1 Pedro 4:8. 4. Mantenga la pelea en su contexto al día. Si practica el guardar rencor como poner las irritaciones y disgustos en una bolsa, debe saber que en un determinado momento se romperá la bolsa, y dirá cosas que luego lamentará. Proverbios 17:14; 20:3; Romanos 13:13. 5. Escoja bien el tiempo y el lugar de la discusión. es mejor aplazar el hablar hasta que haya menos calor y enojo, y entonces conversar con más calma. Escoja bien el tiempo y lugar, y cumpla con su acuerdo; no use esto como una manera de evadir el problema. Proverbios 15:23, 28; 21:23; Santiago 1:19.) Esta decisión incluye pensar bien y claramente sobre lo que va a decir. Proverbios 18:21; 25:11.) 6. Sea honesto acerca de lo que es el problema en sí. No pelee contra problemas imaginados o aun inexistentes. Busque el problema real: la raíz del roce. No presuponga que su cónyuge puede “leer su mente”. Esto es, decir la verdad con amor: pero ¡cuidado y no exagere su interpretación! -Efesios 4:15. 7. Enfréntese con quien siente el enojo. No eche la frustración a los niños, 1 Pedro 3:10.) 8. No pelee sobre cosas insignificantes. Tome un momento antes de hablar para evaluar si la falta merece el gasto de tiempo y la atención sobre su relación que la pelea traerá. Muchas veces las peleas son por cosas que no valen; sino sólo porque uno quiere controlar al otro. Proverbios 19:13. 9. No lance una bomba atómica a un ranchito. No deje que una cosita estalle, hasta que sea visto como algo de “vida o muerte”. Aplastar al otro puede ganarle la batalla, pero a la larga, puede perderle la guerra, particularmente si la relación es frágil.  Romanos 12:17-21; 1 Pedro 2:23; 3:9; Romanos 14:13; Gálatas 6:1. 10. Acepte que ninguno está siempre en lo correcto. Algunos simplemente no pueden ceder la última palabra al otro. Deje al otro tener su opinión aun si está en contra de la suya. Filipenses 2:1-4; Efesios 4:2. 11. Si los niños han presenciado una discusión entre sus padres, deben también ver la reconciliación entre ellos, o por lo menos estar enterados. El lugar mejor para este aprendizaje es el hogar, siguiendo el modelo que los padres les dan. 12. Oren juntos acerca de su conflicto. Es maravilloso lo que ocurre a personas enojadas cuando hablan con Dios. Mucho se cambia después de orar juntos, franca y abiertamente. Es un error grande, sin embargo, usar la oración como una manera de reprender a cualquier familiar. Santiago 5:9, 13, 15, 16. 13. Cuando sea preciso, busque ayuda de otros. A veces la pareja no logra buena comunicación y necesita que alguien les ponga en contacto otra vez. LAS LÍNEAS DE AUTORIDAD EN EL HOGAR ES LA VIDA ESPIRITUAL EN EL HOGAR La familia es la unidad básica de la sociedad, pero en el mundo actual la unidad de la familia está sufriendo un resquebrajamiento. Hay aquellos que declaran que la familia, en un sentido tradicional, no puede aguantar las presiones del siglo XX y que tendrá que cambiar su estructura. Sin embargo, la realidad es que muy pocas familias están siguiendo las directrices y principios que Dios nos ha dado. Sin duda alguna, aquella falta contribuye a la gran confusión y ruptura que la familia moderna está experimentando. Hay algunos productos que llevan en su envase lo siguiente: “Para mejor resultado siga las instrucciones de la fábrica.” Dios nos ha hecho y es él quien creó la familia. El sabe cómo hacerla funcionar mejor. Por lo tanto, debemos someternos a las instrucciones de la “fábrica eterna”. &&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&& Cantico Nuevo Introducción:   Sal 149:1-5 Vv. 1-5.Las misericordias nuevas demandan nuevos cánticos de alabanza en la tierra y en el cielo. Y los hijos de Sion no sólo tienen que bendecir el nombre de Dios que los hizo, sino regocijarse en Él por haberlos creado en Cristo Jesús para buenas obras, y haberlos formado santos y hombres. El Señor se complace en su pueblo; ellos deben regocijarse en Él. Cuando hace que los pecadores sientan su necesidad e indignidad, el Señor los adorna con las gracias de su Espíritu, y hace que lleven su imagen y se regocijen en su felicidad por siempre. Que los santos empleen sus horas de vigilia en sus lechos cantando alabanzas. Que se regocijen aun en el lecho de muerte, seguros de que van al reposo y la gloria eterna.   Este Salmo es un cántico de victoria por los hijos de Sion que celebran a su Rey. Tiene dos secciones iguales, vers. 1-4 y 6-9, siendo el vers. 5 un eje entre ellas. El nuevo cántico de victoria (véase Sal 98:1) en la primera sección alude al éxodo y al cántico de victoria de Moisés (Ex 15). El epíteto Creador (vers. 2) se refiere a Dios como El que creó a Israel en el éxodo (cp. Sal 100:3) y danza y pandero en vers. 3 hacen recordar Ex 15:20. Probablemente el cántico nuevo tenga en cuenta el segundo éxodo de Babilonia (cp. Is 48:10-21; 51:9-11; 52:1-12). La segunda sección alude a la conquista. La palabra hebrea traducida espada   a) Los Salmos están llenos de alabanzas e himnos de Adoración a Jehová, todos ellos están inspirados para exaltar y glorificar al Señor. b) Existen algunos Salmos que nos enseñan cuando David utilizo un Cantico Nuevo y la manera en que lo hizo. c) Ellos son inspirados en cualquier momento de nuestra vida, por eso es un cantico nuevo porque nace de cualquier situación ya sea negativa o positiva. d) Hemos oído muchas veces definiciones de lo que es un cantico nuevo, pero ahora deseamos revisar alguno de ellos y cuando surgieron en la vida de David.   I- Origen del Nuevo Canto Psa 45:1 Rebosa mi corazón palabra buena; Dirijo al rey mi canto; Mi lengua es pluma de Un escribiente ligero.   • Un cantico nuevo nace de un corazón lleno de Dios, de un corazón que no puede contener el favor de Dios y debe expresarlo. • Rebosa: cuando el Salmista usa esta palabra su raíz griega al define como: agitado, lleno, fluyen, burbujear. • Así como un escritor ligero, así como alguien que es veloz para escribir así mismo la lengua de David se movía para cantarle a Jehová.   II- Cantico Nuevo por su Palabra y Fidelidad Psa 33:2 Aclamad a Jehová con arpa; Cantadle con salterio y decacordio. Psa 33:3 Cantadle cántico nuevo; Hacedlo bien, tañendo con júbilo. Psa 33:4 Porque recta es la palabra de Jehová, Y toda su obra es hecha con fidelidad.   • En estos tres versos podemos observar que el cantico nuevo está compuesto por varias cosas y cuál es el motivo de él. • Primero este cantico nuevo está acompañado de música, o de instrumentos, aparece el arpa salterio y decacordio. El salterio es un instrumento que se conocía como la flauta y también eran vasijas vacías. • Segundo, el cantico nuevo era por dos cosas, porque su palabra era recta y sus obras tenían fidelidad. • Debemos tener un cantico nuevo siempre ya que su palabra siempre ha sido recta para nosotros, y de la misma manera todas su obras son fieles por lo tanto debe haber un cantico nuevo. (BLA) Entonen para él un canto nuevo, acompañen la ovación con bella música.   III- Cantico Nuevo por su Liberación   Psa 40:1 Pacientemente esperé a Jehová, Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor. Psa 40:2 Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos. Psa 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, Y confiarán en Jehová.   • Este cantico nuevo que David describe también está compuesto por muchas cosas, Jehová le da esta expresión de alabanza después de la obra que hizo por él en el momento de la aflicción. • Un cantico nuevo nace cuando vemos la mano de Dios obrando en medio de nuestras adversidades 1. Oye su clamor 2. Saca del pozo de desesperación 3. Pone sus pies sobre peña 4. Endereza sus pasos • Estos cuatro grandes favores que David recibió de Jehová origino que naciera de su corazón un cantico nuevo. • Nosotros tampoco podríamos quedarnos callados después de las grandes obras que hemos experimentado cuando él nos ha rescatado, levantado, ayudado en los momentos de tribulación. • Hay suficiente poder en Dios para ayudar al más débil y suficiente gracia para ayudar al más indigno de todos los que confían en Él. Esta obra perfecta solo la puede hacer uno y  este es nuestro Dios por eso constantemente hay un cantico nuevo en nuestros labios. (BAD) Me sacó de la fosa de la muerte, del lodo y del pantano; puso mis pies sobre una roca, y me plantó en terreno firme.   IV- Cantico Nuevo por su Grandeza Psa 96:1 Cantad a Jehová cántico nuevo; Cantad a Jehová, toda la tierra. Psa 96:2 Cantad a Jehová, bendecid su nombre; Anunciad de día en día su salvación. Psa 96:3 Proclamad entre las naciones su gloria, En todos los pueblos sus maravillas. Psa 96:4 Porque grande es Jehová, y digno de suprema alabanza; Temible sobre todos los dioses.   • David tenía en su corazón también un cantico nuevo, este con características de exaltación el nombre de su Dios. • El dulce cantor de Israel invita a cantar un cantico nuevo, a cantar y bendecir el nombre de Jehová por un motivo específico. Jehová es Grande y Digno de Suprema Alabanza. • Este cantico es el que debe estar siempre en nuestra boca, ya que pase lo que pase, estemos como estemos, el es y será siendo grande y digno de alabanza. • Este cantico nuevo tiene algunas características: 1. Invita a Cantar 2. Invita a toda la creación 3. Invita a Anunciar 4. Invita a Proclamar • Nuestro cantico nuevo debe causar un contagio con todos los que nos rodean, nuestra alabanza debe causar reacciones en nuestro habitar. Nuestra alabanza debe ser una invitación a los demás. • Qué hermoso y poderoso seria que todos los que nos reunimos a bendecir el nombre del Señor en la Iglesia pudiéramos unos a otros transmitir este cantico nuevo.   V- Cantico Nuevo por sus Maravillas Psa 98:1 Cantad a Jehová cántico nuevo,Porque ha hecho maravillas;Su diestra lo ha salvado, y su santo brazo.   • David ahora describe un cantico nuevo para anunciar las maravillas que Jehová ha hecho en su vida. • Las maravillas a las que se refiere David en este cantico son: maravillas de salvación, cuando menciona su diestra y brazo es, la salvación de sus enemigos. • Los brazos significan fortaleza, apoyo, seguridad, todo esto sintió David cuando Jehová lo salvo, de aquí es donde nace el cantico nuevo. • Si la gracia de Dios puso un corazón nuevo en nuestros pechos, pondrá un cántico nuevo en nuestras bocas cuando nos acordemos de su brazo fuerte y salvador. (DHH) ¡Canten al Señor una canción nueva, pues ha hecho maravillas! ¡Ha alcanzado la victoria con su gran poder, con su santo brazo!   VI- Cantico Nuevo por la Victoria Psa 144:9 Oh Dios, a ti cantaré cántico nuevo; Con salterio, con decacordio cantaré a ti. Psa 144:10 Tú, el que da victoria a los reyes,El que rescata de maligna espada a David su siervo.   • Este cantico nuevo nace de un corazón agradecido porque Jehová es el que lo había puesto como rey y lo rescataba de la espada maligna. • David pone su nombre para hacer manifiesto que él es, el hombre que recibió el favor de Dios. En nuestros canticos nuevos es bueno que menciones nuestro nombre a los aires confesando que nosotros fuimos los favorecidos y librados de la espada del mal. • Dios nos ha dado un posición que nadie nos quitara, nos hizo reyes como a David, por lo tanto peleara por nosotros sus siervos contra toda obra del enemigo. Por eso es que siempre habrá un cantico nuevo dirigido hacia aquel que es nuestra Victoria.   VI- Cantico Nuevo por Contentamiento de su Pueblo Psa 149:1 Cantad a Jehová cántico nuevo; Su alabanza sea en la congregación de los santos. Psa 149:2 Alégrese Israel en su Hacedor; Los hijos de Sion se gocen en su Rey. Psa 149:3 Alaben su nombre con danza; Con pandero y arpa a él canten. Psa 149:4 Porque Jehová tiene contentamiento en su pueblo; Hermoseará a los humildes con la salvación.   • Este cantico es uno de los más hermosos, porque la llena la misericordia de Dios para su creación, cuando sabemos que su pueblo le ha causado contentamiento nace de nuestro interior este cantico nuevo. • Nosotros su pueblo, nosotros sus hijos, nosotros su creación, podemos causar contentamiento y alegrar el corazón de Jehová, solo con entender esto automáticamente fluye de nuestros labios un cantico nuevo. • Contentamiento: esta palabra sus raíces tienen varios significados como por ejemplo: complacer, sentirse bien, deleite, feliz, agradar. • Todos estos conceptos son los que sus hijos nosotros los comprados con su sangre causamos en su corazón. Sabiendo esto entendemos el porqué David tenía un cantico nuevo en sus labios. (DHH) Porque el Señor se complace en su pueblo; da a los humildes el honor de la victoria.     Conclusiones:   a) Los canticos nuevos aparecen descritos la mayoría en el libro de los Salmos, ellos tienen su origen en varias situaciones que el Rey David se encontraba. b) Los canticos nuevos nacen de corazones rebosantes, llenos, que no pueden contener dentro de ellos las grandes obras y maravillas hechas por Jehová, que tiene que cantar de tal manera como lo hace un rápido y veloz escritor con su pluma. c) Los canticos nuevos son expresiones hechas por nuestra boca, son labios que cantan por el favor de Jehová en cualquier situación. d) El cantico nuevo su mayoría están acompañados por música e instrumentos, y a su vez este tiene un poder que causa un contagio en el corazón de todo el pueblo de Dios para alabarlo de la misma manera. e) Los canticos nuevos estudiados en esta ocasión son: Canticos de Fidelidad, por Liberación, por Grandeza, por sus Maravillas, por la Victoria y por el Contentamiento de Jehová en su pueblo. Se trata de un himno al Señor rey del universo y de la historia (cf. v. 6). Se define como «cántio nuevo» (v. 1), que en el lenguaje bíblico significa un canto perfecto, pleno, solemne, acompañado con música de fiesta. En efecto, además del canto coral, se evocan «el son melodioso» de la cítara (cf. v. 5), los clarines y las trompetas (cf. v. 6), pero también una especie de aplauso cósmico (cf. v. 8).

                         NUEVO CORAZON

TEXTO: Ezequiel 36:26 “Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.”   INTRODUCCIÓN Un Sermón Predicado La Mañana Del Domingo, 5 De Septiembre, 1858, Por Charles Haddon Spurgeon, En Music Hall, Royal Surrey Gardens, Londres. Algunos de los conceptos de su mensaje son estos I. En primer lugar, mi trabajo consiste en procurar mostrar LA NECESIDAD DE ESTA GRANDIOSA PROMESA Dios no nos promete que mejorará nuestra naturaleza, o que pondrá un remiendo en nuestros quebrantados corazones. Dios no intenta repararla. Además, es muy cierto que la naturaleza humana no puede ser mejorada, pues muchos lo han intentado, pero siempre han fracasado. Quien trata de mejorar la naturaleza humana es como el que procura cambiar la posición de una veleta, girándola hacia el este cuando el viento sopla en dirección oeste; basta que quite su mano, y la veleta retoma su lugar. Así he visto a muchos que tratan de controlar a su naturaleza: él es un hombre de mal carácter, y está tratando de controlarlo un poco y lo logra, pero vuelve a manifestarse el mal carácter, y si no se desahoga en el instante, Dios aborrece la naturaleza depravada, y por tanto, debe ser quitada, antes de que podamos ser aceptos en Él. Dios no odia tanto nuestro pecado como odia nuestra pecaminosidad. Dios no es miope y no sólo mira la superficie: Él mira el origen y la fuente. Él dice: “En vano será que traten de alcanzar buenos frutos si el árbol sigue siendo malo. En vano será que procuren limpiar el agua, en tanto que la fuente misma permanezca contaminada.” LA NATURALEZA DE ESTE GRAN CAMBIO QUE EL ESPÍRITU SANTO OBRA EN NOSOTROS Todavía no ha existido el hombre que haya avanzado ni un ápice en el camino de producir un nuevo corazón. En un solitario segundo, más ligero que un relámpago, Dios pone un corazón nuevo en un hombre, y lo convierte en una nueva criatura en Cristo Jesús   Eze 11:19  Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne,   I-                  CUANDO DIOS CAMBIA A LAS PERSONAS, NO SOLO CAMBIA SU MANERA DE PENSAR, SINO QUE TAMBIÉN CAMBIA SUS EMOCIONES Y SENTIMIENTOS Nuestro corazón será un corazón más sensible, más inspirado, más enfocado, con claridad, con seguridad.   al observar el versículo 25. La restauración externa tendrá que ser precedida por una restauración interna. El cambio en su condición no debe ser superficial, sino basada en una renovación radical del corazón. 26. corazón nuevo—mente y voluntad. espíritu—motivo y principios de actividad. corazón de piedra—corazón que no se impresiona por cosas serias; como los “pedregales” (Mateo 13), no apto para recibir la buena semilla para poder producir fruto.   Todos los que tienen parte en el nuevo pacto, tienen un nuevo corazón y un espíritu nuevo para andar en novedad de vida. Dios dará un corazón de carne, blando y tierno, que cumpla su santa voluntad. La gracia renovadora obra un cambio tan grande en el alma como la conversión de una piedra muerta en carne viva. Dios pondrá dentro su Espíritu como Maestro, Guía y Santificador. La promesa de la gracia de Dios para equiparnos para nuestro deber debiera despertar nuestro cuidado y propósito constante para cumplir nuestro deber. Estas son promesas que todos los creyentes verdaderos de toda época deben usar en oración y serán cumplidas.   II-         LA RESPONSABILIDAD DEL HOMBRE Y LA GRACIA SOBERANA DE DIOS SON COEXISTENTES. 26- corazón de carne—no “carnal” en oposición a “espiritual”, sino corazón impresionable y dócil, apto para recibir la buena semilla. En el cap. 18:31 se les manda: “Haceos corazón nuevo y espírita nuevo”. Aquí dice Dios: “Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros”. De este modo se hace ver que El hombre no puede hacerse un corazón nuevo, a menos que Dios se lo dé (Phi_2:12-13).   26 Corazón de carne: el uso del término carne aquí no debe ser confundido con su uso en otras partes de la Biblia, donde a menudo denota flaqueza o corrupción. En este pasaje corazón de carne es contrastado con corazón de piedra, implicando que la naturaleza fría como la piedra y dura de corazón del pueblo sería reemplazada por una espiritualidad cálida y viva.   Se les promete que Dios les dará un corazón; un corazón firmemente establecido en Dios y no fluctuante. Todos los que son hechos santos tienen un espíritu nuevo, un temperamento nuevo y una disposición nueva; ellos actúan a partir de nuevo principios, andan según reglas nuevas y apuntan a objetivos nuevos. Un nombre nuevo o una cara nueva no sirven sin un espíritu nuevo.   Si un hombre está en Cristo, nueva criatura es. No se puede hacer sensible al corazón carnal, como de piedra. Los hombres viven entre muertos y muriendo, nunca se preocupan ni se humillan. Él hará tiernos sus corazones y aptos para recibir nuevas impresiones: esta es la obra de Dios, es su don por la promesa; y un cambio feliz y maravilloso es acarreado por ella, de muerte a vida. Las costumbres de ellos serán coherentes con esos principios. Los dos deben ir, e irán, de acuerdo. Cuando el pecador siente necesidad de esas bendiciones, presente las promesas como oraciones en el nombre de Cristo, y serán cumplidas.   III-   DIOS SIEMPRE NOS DA             19. darles he— Para que ellos no reclamen para sí la alabanza del v. 18, Dios declara que ha de ser un don libre de su Espíritu. A- un corazón—no sinceridad, es decir, rectitud, sino unidad de corazón en todo, en que unánimemente buscarán a Dios en contraste con su estado en aquel entonces, cuando sólo individuos aislados lo buscaban (Jer_32:39; Zep_3:9). [Hengstenberg.] O, “contentos con un Dios”, no distraídos con “muchas cosas abominables” (v. 18; 1Ki_18:21; Hos_10:2). [Calvino]. B-  espíritu nuevo—(Psa_51:10; Jer_31:33). Cumplido plenamente en la “nueva criatura” del Nuevo Testamento (2Co_5:17). Habiendo motivos nuevos, reglas nuevas ideales nuevos. corazón de piedra—duro como el “diamante” (Zec_7:12); el corazón natural de todo hombre. corazón de carne—sensible a lo bueno, lo tierno. un solo corazón…un espíritu nuevo. El corazón, que en heb. a veces se refiere a “inteligencia”, junto con el espíritu (conciencia) forman el ser interior de la persona. Ambos serán renovados por la gracia e iniciativa de Dios. Tal renovación transformará los motivos de cada uno dándoles poder para vivir conforme a las leyes divinas (vers. 20; cp. 36:26; Jer 24:7; 31:31–34; Jn 3:6–12).   CONCLUSION LA RAZON DE TODO ESTO ES PARA: 1- VERS 20. que anden en mis ordenanzas—la regeneración se manifiesta por sus frutos (Gal_5:22, Gal_5:25). me sean por pueblo, y yo sea a ellos por Dios—(Cap. 14:11; 36:28; 37:27; Jer_24:7). En el sentido más completo todavía en lo futuro (Zec_13:9). Eze 36:27  Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra.

COSAS VIEJAS – COSAS NUEVAS

TEXTO:  2 Corintios 5:17-18 INTRODUCCIÓN Algo  nuevo es el nombre del Boletín de la Iglesia. Ver Power La palabra “nuevo” es traducción del original Griego kainos, que significa nuevo, fresco, algo que ha sido hecho muy recientemente, algo de una nueva calidad, que se encuentra en estado de no-uso, algo desconocido hasta el momento o acerca de lo cual no se había escuchado antes. Vamos a tener que contestar una pregunta aquí: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. Y todo esto es de Dios, el cual nos reconcilió consigo mismo por Cristo; y nos dio el ministerio de la reconciliación.” Primero, tenemos aquí una tremenda declaración, y es que si estamos en Cristo somos una nueva Creación. Si estamos en Cristo hemos llegado a lo que Isaías profetizó: una nueva creación, un nuevo cielo y una nueva tierra, todo realizado en Cristo Jesús. Ahora, esto es una tremenda comprensión porque en Cristo: “No hay judío, ni Griego; no hay siervo, ni libre; no hay varón, ni hembra: porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.” (Gálatas 3:28) Esto es lo que Dios vio y se propuso desde el principio: tener todas las cosas en los cielos y en la tierra reunidas en Su Hijo; que estos cielos nuevos, esta tierra nueva, esta creación nueva, la misma cosa que se propuso, la misma cosa que planeó, todo lo tendría en Cristo. También dice que en Cristo las cosas viejas pasaron, y que todas son hechas nuevas. Esto es un tremendo cumplimiento y una  tremenda comprensión, se le llama: “Gran Salvación.” En Cristo hemos venido a esta “Gran Salvación” aunque la mayoría de nosotros no lo comprendemos, sin embargo, hemos venido a esa realidad por el Espíritu de Dios en Cristo Jesús. Aquí surge una pregunta: ¿qué son “las cosas viejas” que ya pasaron? Tenemos que ver la Escritura para responder esto, porque no podemos sustituir lo que son “las cosas viejas”, con lo que pensamos que son. “…todas son hechas nuevas.” La palabra “nueva” en griego significa “cualitativamente nueva”, nueva en calidad, no numéricamente. Las cosas viejas son temporales, las cosas nuevas son espirituales; las cosas viejas son corruptibles, las cosas nuevas son incorruptibles; las cosas viejas son carnales, las cosas nuevas son espirituales. Esa es la diferencia entre las cosas viejas y las cosas nuevas en Cristo Jesús. Específicamente, ¿a qué se refieren los términos “las cosas viejas” y “las cosas nuevas”? Cuando Pablo escribió “…las cosas viejas pasaron…”, ¿qué eran “las cosas viejas” de las que estaba específicamente hablando? Cuando dijo “…he aquí todas son hechas nuevas”, ¿cuáles eran “las cosas nuevas” de las que estaba hablando específicamente? Es importante que usted y yo entendamos eso, porque junto con ese entendimiento viene el entendimiento de nuestra salvación. Tenemos que entender que cuando Pablo escribe estos versículos, en esta carta, está hablando de nuestra salvación, y dicha salvación la está presentando en Cristo. Como “las cosas viejas” y “las cosas nuevas” tienen que ver con esa salvación, Pablo muestra que “las cosas viejas” han pasado, y que ahora nuestra salvación tiene que ver con “las nuevas cosas”. No está hablando de cosas venideras, está hablando de cosas que ya están en Cristo. debes soltar lo viejo y recibir lo nuevo. Lo viejo por su misma naturaleza era temporal, terrenal y material, pero hablaba de una espiritual. Lo espiritual ha venido, y comparado con lo viejo, lo espiritual es llamado “nuevo”, porque no es temporal sino eterno; no es corruptible sino incorruptible; no es material sino espiritual. Esto es lo que ha venido en Cristo, donde ustedes están.

I- COSAS VIEJAS

Habla de cosas viejas, no inútiles o inservibles. 17. De modo que—unido con las palabras del v. 16, “empero ahora ya no le conocemos” (según la carne). Así como Cristo ha entrado en su nueva vida celestial mediante su resurrección y ascensión, así todos los que están “en Cristo” (es decir, unidos a él por fe como el pámpano está EN la vid) son nuevas criaturas (Rom_6:9-11). 16, 17  Un de los resultados de la muerte de Cristo y su resurrección es que Pablo tiene un nuevo punto de vista: De manera que nosotros, de aquí en adelante, a nadie conocemos según la carne. Los atributos y logros que anteriormente podían haber resultado muy valiosos para él, son ahora insignificantes a sus ojos (cf. Fil. 3:4-8). También significa que ve a Cristo de una manera nueva. Antes de su conversión, él juzgaba a Cristo usando criterios del mundo, y llegó a conclusiones equivocadas, pero ya no lo hace más. Algo de la tremenda importancia de Cristo se ve en el hecho de que si alguno está en Cristo, nueva criatura es, por eso puede decirse que las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. Estar en Cristo es estar ya participando de la nueva creación. Es cierto que por ahora todavía persiste lo viejo y que lo nuevo no se ha manifestado plenamente (cf. Rom. 8:18-25; Gál. 5:16-26). Pero en este pasaje es la novedad de vida en Cristo ahora lo que se subraya, no la tensión propia de participar de la nueva creación mientras seguimos viviendo como parte de la vieja.

II- COSAS NUEVAS

“Nuevas” en el griego da a entender una naturaleza nueva bien distinta de cualquier cosa antes existente y no meramente reciente, lo que se expresa por una palabra griega diferente (Gal_6:15). criatura—lit., “creación”, y así la criatura resultante de la creación (cf. Joh_3:3, Joh_3:5; Eph_2:10; Eph_4:23; Col_3:10-11). Así como nosotros estamos “en Cristo”, así “Dios estaba en Cristo” (v. 19): de ahí que él es Mediador entre Dios y nosotros. las cosas viejas—las opiniones egoístas, carnales (cf. v. 16) acerca de nuestras personas, de otras personas y de Cristo. Pasaron  espontáneamente, como la nieve de la primavera [Bengel] ante el sol que avanza. he aquí—dando a entender una alusión a Isa_43:19, y 65:17. 18. todo esto—griego, “todas estas cosas”; todos nuestros privilegios en esta nueva creación (vv. 14, 15). nos reconcilió—es decir, nos restauró (“el mundo”, v. 19) a su favor satisfaciendo las exigencias de la justicia con nosotros. Nuestra posición jurídicamente considerada a los ojos de la ley ha sido cambiada, no como si la mediación de Cristo hubiese efectuado un cambio en el carácter de Dios, ni como si el amor de Dios fuera producido por medio de la mediación de Cristo; sino que la mediación y el sacrificio de Cristo fueron una provisión del amor de Dios y no la causa motivadora de aquel amor (Rom_8:32). La sangre de Cristo fué el precio pagado a expensas de Dios mismo, y fué exigida para reconciliar el ejercicio de la misericordia con la justicia, no como separados de él, sino como atributos eternamente armoniosos en el único y mismo Dios (Rom_3:25-26). La palabra griega “reconciliar” se usa recíproca o reflexivamente como en la conjugación hebrea hithpahel, apaciguar, conseguir el favor de. Mat_5:24 : “Vuelve en amistad con tu hermano”; es decir, tomar medidas de suerte que él sea reconciliado contigo, como tú con él, según se comprueba en el contexto. Diallágethi, sin embargo (Mat_5:24), dando a entender reconciliación mutua, es distinto de katallágethi aquí, como esta palabra se refiere al cambio de actitud obrado en uno de los dos partidos. La manera en que Dios reconcilia el mundo a sí mismo se da a entender (v. 19), es decir, “no imputándoles sus pecados”. Dios no reconcilia meramente el mundo a sí subsiguientemente, persuadiéndole a desechar su enemistad contra él, sino en primera instancia lo hace satisfaciendo su propia justicia y su justa enemistad con el pecado (Psa_7:11). Cf. 1Sa_29:4 : “Volvería a la gracia de su señor”; no quitando su propia ira con su señor, sino la ira del señor contra él. [Arzobispo Magee, Expiación]. La reconciliación de los hombres con Dios mediante el rechazo de su propia enemistad, es la consecuencia de que Dios abandonó su justa enemistad contra los pecados de ellos, y sigue en v. 20. y nos dió—a nosotros, los ministros del evangelio (vv. 19, 20). 18-20 De esta nueva creación en la que los creyentes ya participan, Pablo dice que todo esto proviene de Dios, porque fue Dios quien tomó la iniciativa en Cristo para reconciliarnos consigo mismo, sin tener en cuenta nuestros pecados. Habiéndonos reconciliado, Dios nos ha dado el ministerio de la reconciliación, de modo que a través de nosotros como embajadores suyos él exhorta a otros a que se reconcilien con él. Ellos deben responder a esa exhortación para poder también experimentar la reconciliación. Este es el lenguaje que se utiliza en la evangelización, pero sorprendentemente Pablo lo dirige a sus hijos espirituales (os … rogamos), algo que se hace aun más claro en 6:1, 2, 11-13 y 7:2-4. en Cristo, nueva criatura. La transformación llevada a cabo en la vida del pecador, que ahora está en Cristo, es ejemplo de una nueva creación. Esta “novedad” se ve tanto en su cambio de perspectiva en cuanto a los demás (vers. 16), como en el cambio de una vida centrada en sí mismo a una vida de interés en otros (vers. 15; cp. Col 3:8–14).

CONCLUSION

Vv. 16-21. 1- El hombre renovado actúa sobre la base de principios nuevos, por reglas nuevas, con finalidades nuevas y con compañía nueva. 2- El creyente es creado de nuevo; su corazón no es sólo enderezado; le es dado un corazón nuevo. Es hechura de Dios, creado en Cristo Jesús para buenas obras. 3- Aunque es el mismo como hombre, ha cambiado su carácter y conducta. Estas palabras deben significar más que una reforma superficial. 4- El hombre que antes no veía belleza en el Salvador para desearlo, ahora le ama por sobre todas las cosas. El corazón del que no está regenerado está lleno de enemistad contra Dios, y Dios está justamente ofendido con él. Pero puede haber reconciliación. Nuestro Dios ofendido nos ha reconciliado consigo por Jesucristo. Por la inspiración de Dios fueron escritas las Escrituras, que son la palabra de reconciliación; mostrando que había sido hecha la paz por la cruz, y cómo podemos interesarnos en ella. Aunque no puede perder por la guerra ni ganar por la paz, aun así Dios ruega a los pecadores que echen a un lado su enemistad, y acepten la salvación que Él ofrece. Cristo no conoció pecado. Fue hecho pecado; no pecador, sino pecado, una ofrenda por el pecado, un sacrificio por el pecado. El objetivo y la intención de todo esto era que nosotros pudiésemos ser hechos justicia de Dios en Él, pudiésemos ser justificados gratuitamente por la gracia de Dios por medio de la redención que es en Cristo Jesús. ¿Puede alguien perder, trabajar o sufrir demasiado por el que dio a su Hijo amado para que fuera el sacrificio por los pecados de ellos, para que ellos fuesen hechos la justicia de Dios en Él? No construyas tu vida vieja, déjala en la cruz, busca la nueva naturaleza que Dios te ofrece, El te ofrece ser UNA NUEVA CRIATURA!!.. “Olvida las cosas viejas, las cosas nuevas ya llegaron”

DIOS ES UN DIOS FUERTE

INTRODUCCIÓN La Persona más Fuerte del Mundo Cuento Original de Corea Había una vez una familia de ratas. Cuando la niña más grande creció, su madre dijo: “Debemos encontrar a alguien con quien casar a nuestra hija mayor.” “Sí” dijo el padre, “se debe casar con la persona más fuerte del mundo, no crees?” Entonces el Sr. y la Sra. Rata  fueron a ver al sol. “Buenos días, Sr. Sol,” dijeron. “Tenemos una linda hija, ya grande, y quisiéramos encontrar un esposo para ella. Quisiéramos que se casara con la persona más fuerte del mundo. Tu estás ahí sentado en el cielo dando toda esa luz y calor. Nos parece que eres la persona más fuerte del mundo. ¿Te casarás con nuestra hija?” El Sr. Sol movió su cabeza y dijo: “Es muy amable de su parte pensar así de mí. Tal vez les parezca que soy la persona más fuerte del mundo, pero no lo soy. No lo soy por mucho. ¿Ven al Sr. Nube, allá a lo lejos? El es fuerte. ¡Mucho más fuerte que yo! El puede cubrir mi cara cada vez que lo desea, y entonces no soy tan cálido ni doy tanta luz, ¿No lo creen? El Sr. y la Sra. Rata pensaron esto por un momento, y la Sra. Rata dijo: ¿Sabes querido? Creo que el Sr. Sol tiene razón. El Sr. Nube es la persona más fuerte del mundo, y él sería el mejor esposo para nuestra hija. Al día siguiente, tempranito, fueron a ver al Sr. Nube. “Buenos días, Sr. Nube,” “Tenemos una linda hija, ya grande, y quisiéramos encontrar un esposo para ella. Quisiéramos que se casara con la persona más fuerte del mundo. Tú eres tan fuerte que puedes cubrir la cara del sol cada vez que lo deseas, impidiendo que brille en un solo segundo. ¿Podrías casarte con nuestra hija?” El Sr. Nube movió su cabeza y dijo: “Sí, es cierto que puedo cubrir al sol, pero ¿Saben? no soy yo el más fuerte. Si lo piensan, yo solo cubro al sol cuando el viento me sopla. Entonces, como ven, el Sr. Viento es más fuerte que yo, por mucho. Créanmelo, él sería un buen esposo para su hija.” Una vez más, el Sr. y la Sra. Rata lo pensaron detenidamente, y coincidieron con la opinión del Sr. Nube. El Sr. Viento sería realmente la mejor persona. Al día siguiente, estaban ya con el Sr. Viento. “Buenos días, Sr. Viento. Tenemos una hija y quisiéramos encontrar un esposo para ella. Quisiéramos que se casara con la persona más fuerte del mundo, y según lo que nos dicen algunas personas, tú eres la persona más fuerte. Tú puedes soplar a las nubes, para hacer que cubran al sol cada vez que lo deseas. ¿Te casarías con nuestra hija?” El Sr. Viento pensó que eran muy amables, pero que estaban equivocados. “No. no soy yo el más fuerte. ¿Saben a quién están ustedes buscando? La estatua de piedra de Buddha. La estatua que se encuentra en Unzin. Sus pies están tan firmemente puestos en el suelo que no lo puedo mover ni tantito. Aunque sople con todas mis fuerzas, no lo muevo de su lugar. Tiene esta estatua un sombrero, y ¡ni eso puedo mover! El sí será un buen esposo para su hija.” Después de una breve charla, salieron el Sr. y la Sra. Rata en busca de la estatua del Buddha en Unzin. Una vez más, explicaron lo que querían para su hija.   “…y por fin estamos seguros de quien es la mejor persona para nuestra hija. ¿Podrías casarte con ella?” El Buddha de piedra habló con ellos bondadosamente, “Muchas gracias Sr. y Sra. Rata, pero me temo que hay alguien más fuerte que yo. Más fuerte que yo es la joven rata que vive en la tierra a mis pies. Un buen día, cuando él esté listo, escarbará y escarbará justo debajo de mí, y ¿Saben que será de mí? Me caeré, y no hay nada en el mundo que yo pueda hacer para evitarlo. Entonces… ¿Qué les parece esa rata? No creen que él es ideal para su hija? El Viento puede mover a la nube que tapa al sol, pero no me puede mover a mí. Es entonces cuando razonamos que el joven rata lo podría hacer cuando él lo desee.” El Sr. y la Sra. Rata estaban muy contentos. Ellos sabían que su hija mayor se debería casar con una joven rata, y que, al mismo tiempo, se estaría casando con la persona más fuerte de todo el mundo.   I-                   DIOS ES UN DIOS FUERTE POR SU NOMBRE GEN 49:24 “Mas su arco se mantuvo poderoso, Y los brazos de sus manos se fortalecieron Por las manos del Fuerte de Jacob (Por el nombre del Pastor, la Roca de Israel), 25 Por el Dios de tu padre, el cual te ayudará,   Por el Dios Omnipotente, el cual te bendecirá “ EXO20 4:5 No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, 6 y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos. ÉXODO 34:5 Y Jehová descendió en la nube, y estuvo allí con él, proclamando el nombre de Jehová. 6 Y pasando Jehová por delante de él, proclamó: ¡Jehová! ¡Jehová! fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad; 7 que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado, y que de ningún modo tendrá por inocente al malvado; que visita la iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de   NEH 1:4 Cuando oí estas palabras me senté y lloré, e hice duelo por algunos días, y ayuné y oré delante del Dios de los cielos. 5 Y dije: Te ruego, oh Jehová, Dios de los cielos, fuerte, grande y temible, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos. II-                 DIOS ES UN DIOS FUERTE, POR SUS MANOS El patrocinador de la competición es una empresa de suplementos dietéticos  y la mayor parte de las veces la competición es dominada por países nórdicos y de Europa Oriental. Cabe destacar que desde 1977 nunca ha ganado ningún competidor de habla hispana, y los únicos americanos fueron estadounidenses y canadienses Transportar y arrastrar – En este evento compiten cinco atletas a la vez y deben llevar dos objetos de 130 kg en cada mano, correr varios metros, volver y arrastrar un ancla de 300 kg. Levantamiento del tronco gigante – Un tronco de alrededor de 380 kg es puesto horizontalmente detrás de un atleta. Éste debe moverlo hacia arriba la cantidad de veces que pueda. Lanzamiento del tronco – Un tronco similar a un poste de teléfono de cinco metros debe ser lanzado por encima de una barra. Lanzamiento del barril – El competidor deben lanzar 10 barriles de casi 20 kg por encima de una pared de acero de 6 metros. Piedras de Atlas en estado natural. Piedras de Atlas – Los competidores deben levantar cinco piedras y ponerlas en su lugar. Es por tiempo (se necesita velocidad) y el peso de las piedras varía entre 100 y 160 kg. Piedras de Hussefall – Una piedra de 160 kg de forma triangular debe ser transportado en el pecho a lo largo de varios metros. Transportar heladeras – Un competidor debe transportar dos heladeras de 415 kg (total) a sus costados a lo largo de 30 metros. Escaleras de fuerza – Dos competidores tienen que subir por varios escalones con objetos pesados cuyo peso varía entre 150 y 200 kg. Pilares de Hércules – Los competidores se paran entre dos pilares que deben sostener para que no se caigan. Cada pilar pesa 160 kg. El crucifijo – El competidor debe estar en forma de crucificado con bastante peso en cada mano aproximadamente durante el mayor tiempo posible. Se requiere de fuerza y resistencia en los hombros. Empujar el camión – Un atleta debe empujar un enorme camión a lo largo de varios metros. Tirar el avión – El competidor debe empujar un avión de 40 toneladas con una soga a lo largo de 25 metros en un tiempo máximo de 75 segundos. Transportar el coche – Un competidor debe agarrar un coche vacío desde adentro y llevarlo la mayor distancia posible. Peso muerto con barriles – Un atleta tiene que practicar peso muerto con un carro al que le tiran barriles. El total del levantamiento llega a los 360 kg. Sentadilla con barriles – El atleta debe hacer lo mismo que en el evento anterior pero en sentadillas. El peso que levantan varía entre 230 y 340 kg. Carrera cargando – Los competidores deben correr cargando barriles de entre 100 y 160 kg a lo largo de 15 metros. Levantar peso sobre la cabeza – Un atleta debe levantar un tronco a modo de barra sobre su cabeza y hacer la mayor cantidad de repeticiones posibles. Paseo del granjero – Los atletas deben cargar dos maletas de hierro con bastante peso dentro.2 Peso muerto – A diferencia del peso muerto con barriles, en esta ocasión se utiliza un coche. Piedra de África – Los competidores deben llevar una piedra con la forma del continente africano de 180 kg.   NEH 9: 32 Ahora pues, Dios nuestro, Dios grande, fuerte, temible, que guardas el pacto y la misericordia, no sea tenido en poco delante de ti todo el sufrimiento que ha alcanzado a nuestros reyes, a nuestros príncipes, a nuestros sacerdotes, a nuestros profetas, a nuestros padres y a todo tu pueblo, desde los días JOB 9: 19 Si habláremos de su potencia, por cierto es fuerte; Si de juicio, ¿quién me emplazará?   SAL 24:8 ¿Quién es este Rey de gloria? Jehová el fuerte y valiente, Jehová el poderoso en batalla. SALMO 31:1 En ti, oh Jehová, he confiado; no sea yo confundido jamás; Líbrame en tu justicia. 2 Inclina a mí tu oído, líbrame pronto; Sé tú mi roca fuerte, y fortaleza para salvarme.   SALMO 71: 1 En ti, oh Jehová, me he refugiado;  No sea yo avergonzado jamás. 2 Socórreme y líbrame en tu justicia; Inclina tu oído y sálvame. 3 Sé para mí una roca de refugio, adonde recurra yo continuamente. Tú has dado mandamiento para salvarme, Porque tú eres mi roca y mi fortaleza. 4 Dios mío, líbrame de la mano del impío, De la mano del perverso y violento. 5 Porque tú, oh Señor Jehová, eres mi esperanza, Seguridad mía desde mi juventud. 6 En ti he sido sustentado desde el vientre; De las entrañas de mi madre tú fuiste el que me sacó; De ti será siempre mi alabanza. 7 Como prodigio he sido a muchos, Y tú mi refugio fuerte. 8 Sea llena mi boca de tu alabanza, De tu gloria todo el día.   III-               DIOS ES UN DIOS FUERTE PORQUE REDIME SALMO 89:6 Porque ¿quién en los cielos se igualará a Jehová?  ¿Quién será semejante a Jehová entre los hijos de los potentados?  7 Dios temible en la gran congregación de los santos, Y formidable sobre todos cuantos están alrededor de él. 8 Oh Jehová, Dios de los ejércitos, ¿Quién como tú? Poderoso eres, Jehová, Y tu fidelidad te rodea. ……..13 Tuyo es el brazo potente; Fuerte es tu mano, exaltada tu diestra. 14 Justicia y juicio son el cimiento de tu trono; Misericordia y verdad van delante de tu rostro.   PROVERBIOS 18:10 Torre fuerte es el nombre de Jehová;  A él correrá el justo, y será levantado.  11 Las riquezas del rico son su ciudad fortificada,   PROVERBIOS 23: 9 No hables a oídos del necio, Porque menospreciará la prudencia de tus razones. 10 No traspases el lindero antiguo, Ni entres en la heredad de los huérfanos; 11 Porque el defensor de ellos es el Fuerte, El cual juzgará la causa de ellos contra ti. 12 Aplica tu corazón a la enseñanza, Y tus oídos a las palabras de sabiduría.  13 No rehúses corregir al muchacho;   ISA 1:24 Por tanto, dice el Señor, Jehová de los ejércitos, el Fuerte de Israel: Ea, tomaré satisfacción de mis enemigos, me vengaré de mis adversarios; 25 y volveré mi mano contra ti, y limpiaré hasta lo más puro tus escorias, y quitaré toda tu impureza. 26 Restauraré tus jueces como al principio, y tus consejeros como eran antes; entonces te llamarán Ciudad de justicia, Ciudad fiel. ISAÍAS 9:6 Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. 7 Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará Isaias 10:20 Acontecerá en aquel tiempo, que los que hayan quedado de Israel y los que hayan quedado de la casa de Jacob, nunca más se apoyarán en el que los hirió, sino que se apoyarán con verdad en Jehová, el Santo de Israel. 21 El remanente volverá, el remanente de Jacob volverá al Dios fuerte. 22 Porque si tu pueblo, oh Israel, fuere como las arenas del mar, el remanente de él volverá; la destrucción acordada rebosará justicia. 23 Pues el Señor, Jehová de los ejércitos, hará consumación ya determinada en medio de la tierra. 24 Por tanto el IS 30 29 Vosotros tendréis cántico como de noche en que se celebra pascua, y alegría de corazón, como el que va con flauta para venir al monte de Jehová, al Fuerte de Israel. 30 Y Jehová hará oír su potente voz, y hará ver el descenso de su brazo, con furor de rostro y llama de fuego consumidor, con torbellino, tempestad y piedra de granizo. 31 Porque Asiria que hirió con vara, con la voz de Jehová será IS 49 24 ¿Será quitado el botín al valiente? ¿Será rescatado el cautivo de un tirano? 25 Pero así dice Jehová: Ciertamente el cautivo será rescatado del valiente, y el botín será arrebatado al tirano; y tu pleito yo lo defenderé, y yo salvaré a tus hijos. 26 Y a los que te despojaron haré comer sus propias carnes, y con su sangre serán embriagados como con vino; y conocerá todo hombre que yo Jehová soy Salvador tuyo y Redentor tuyo, el Fuerte de Jacob. ISAIAS 60.15 En vez de estar abandonada y aborrecida, tanto que nadie pasaba por ti, haré que seas una gloria eterna, el gozo de todos los siglos. 16 Y mamarás la leche de las naciones, el pecho de los reyes mamarás; y conocerás que yo Jehová soy el Salvador tuyo y Redentor tuyo, el Fuerte de Jacob. 17 En vez de bronce traeré oro, y por hierro plata, y por madera bronce, y en lugar de piedras hierro; y pondré paz por tu tributo, y justicia por tus opresores. 18 Nunca más se oirá en tu tierra violencia, destrucción ni quebrantamiento en tu territorio, sino que a tus muros llamarás Salvación, y a tus puertas Alabanza. JER 50:33 Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Oprimidos fueron los hijos de Israel y los hijos de Judá juntamente; y todos los que los tomaron cautivos los retuvieron; no los quisieron soltar. 34 El redentor de ellos es el Fuerte; Jehová de los ejércitos es su nombre; de cierto abogará la causa de ellos para hacer reposar la tierra, y turbar a los moradores de Babilonia.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

DIOS ES PODEROSO

Texto: Lucas 1:49 INTRODUCCIÓN Hoy comenzamos una serie de estudios sobre los superlativos de Dios, aquello que desde el vocabulario humano procuramos definir lo majestuoso y grandioso del Señor que tenemos. Podemos comenzar esta serie de temas con el concepto que DIOS ES PODEROSO Y estaremos viendo en esto en diferentes pasajes. Comenzando con el cantico de María que dice: “Porque me ha hecho grandes cosas el Poderoso; Santo es su nombre” Buscaremos en este nuevo año de vida de la Iglesia que Dios haga grandes cosas, porque el Dios que tenemos las quiere y las puede hacer esas grandes cosas. I-                   DIOS ES PODEROSO POR HABERNOS ENVIADO A SU HIJO 1-      Así lo reconocía Juan el bautista. Luc 3:15-17 Como el pueblo estaba en expectativa, preguntándose todos en sus corazones si acaso Juan sería el Cristo, respondió Juan, diciendo a todos: Yo a la verdad os bautizo en agua; pero viene uno más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de su calzado; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego. Su aventador está en su mano, y limpiará su era, y recogerá el trigo en su granero, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará. 2- La gente en el camino a Emaus Luc 24:19 Entonces él les dijo: ¿Qué cosas? Y ellos le dijeron: De Jesús nazareno, que fue varón profeta, poderoso en obra y en palabra delante de Dios y de todo el pueblo; 3-      Tiene una identificación total con los hombres Heb 2:18 Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados.   II-             DIOS ES PODEROSO POR LAS COSAS QUE  PUEDE HACER 1-        Todo aquel que se aleja Dios lo puede traer de nuevo a su seno- Rom 11:23 Y aun ellos, si no permanecieren en incredulidad, serán injertados, pues poderoso es Dios para volverlos a injertar. 24 Porque si tú fuiste cortado del que por naturaleza es olivo silvestre, y contra naturaleza fuiste injertado en el buen olivo, ¿cuánto más éstos, que son las ramas naturales, serán injertados en su propio olivo? 2-        Dios puede sostener al que es débil y se reconoce como tal Rom 14:1-3 Recibid al débil en la fe, pero no para contender sobre opiniones.  Porque uno cree que se ha de comer de todo; otro, que es débil, come legumbres. El que come, no menosprecie al que no come, y el que no come, no juzgue al que come; porque Dios le ha recibido. 4 ¿Tú quién eres, que juzgas al criado ajeno? Para su propio señor está en pie, o cae; pero estará firme, porque poderoso es el Señor para hacerle estar firme. 3- Dios puede hacer  más de lo vemos o imaginamos Efes 3:20 Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, 3 Juan  24-25 Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría, al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén. Heb 11:17-19 Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía su unigénito, habiéndosele dicho: En Isaac te será llamada descendencia; pensando que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos, de donde, en sentido figurado, también le volvió a recibir.

4-      Puede guardar nuestra fe

2Ttim 2:12-14 Por lo cual asimismo padezco esto; pero no me avergüenzo, porque yo sé a quién he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día. Retén la forma de las sanas palabras que de mí oíste, en la fe y amor que es en Cristo Jesús. Guarda el buen depósito por el Espíritu Santo que mora en nosotros.   III-            DIOS ES PODEROSO POR EL LUGAR QUE OCUPARA EN LA HISTORIA 1-      Dios es el Dios la historia Apoc 1 8 Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso. 2-      Dios es el Dios reconocido Apoc 4:6-9 Y delante del trono había como un mar de vidrio semejante al cristal; y junto al trono, y alrededor del trono, cuatro seres vivientes llenos de ojos delante y detrás. El primer ser viviente era semejante a un león; el segundo era semejante a un becerro; el tercero tenía rostro como de hombre; y el cuarto era semejante a un águila volando. Y los cuatro seres vivientes tenían cada uno seis alas, y alrededor y por dentro estaban llenos de ojos; y no cesaban día y noche de decir: Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir. Y siempre que aquellos seres vivientes dan gloria y honra y acción de gracias al que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos   Apoc 11:15-18 El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos. Y los veinticuatro ancianos que estaban sentados delante de Dios en sus tronos, se postraron sobre sus rostros, y adoraron a Dios, diciendo: Te damos gracias, Señor Dios Todopoderoso, el que eres y que eras y que has de venir, porque has tomado tu gran poder, y has reinado. Y se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra. 3-      Dios es el Dios que obra Apocalipsis 15: 3-4 Y cantan el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos. ¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? pues sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado. 4-      Dios es el Dios que juzga Apocalipsis 16:5-7 Y oí al ángel de las aguas, que decía: Justo eres tú, oh Señor, el que eres y que eras, el Santo, porque has juzgado estas cosas. 6 Por cuanto derramaron la sangre de los santos y de los profetas, también tú les has dado a beber sangre; pues lo merecen. 7 También oí a otro, que desde el altar decía: Ciertamente, Señor Dios Todopoderoso, tus juicios son verdaderos y justos. CONCLUSION Apocalipsis 19:4-8 Y los veinticuatro ancianos y los cuatro seres vivientes se postraron en tierra y adoraron a Dios, que estaba sentado en el trono, y decían: ¡Amén! ¡Aleluya!  Y salió del trono una voz que decía: Alabad a nuestro Dios todos sus siervos, y los que le teméis, así pequeños como grandes.  Y oí como la voz de una gran multitud, como el estruendo de muchas aguas, y como la voz de grandes truenos, que decía: ¡Aleluya, porque el Señor nuestro Dios Todopoderoso reina!  Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos.   Apoc 19:14-16 Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos. De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso.  Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.   Apoc 21:22-24 Y no vi en ella templo; porque el Señor Dios Todopoderoso es el templo de ella, y el Cordero. La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera. Y las naciones que hubieren sido salvas andarán a la luz de ella; y los reyes de la tierra traerán su gloria y honor a ella. Al conocer lo que Dios nos ha dado, encontraremos muchísimas cosas por las que dar gracias continuamente. San Bernardo   Con Dios todo es grande; sin Dios todo es pequeño. François Renato de Chateaubriand

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

LA PASCUA CRISTIANA

mensaje de Jueves de Pascua del 2011 Limpiaos,  pues,  de la vieja levadura,  para que seáis nueva masa,  sin levadura como sois;  porque nuestra pascua,  que es Cristo,  ya fue sacrificada por nosotros. (I Cor 5, 7).   Así que celebremos la fiesta,  no con la vieja levadura,  ni con la levadura de malicia y de maldad,  sino con panes sin levadura,  de sinceridad y de verdad. 1Co 5:8 HISTORIA DE LA PASCUA 1. La Pascua a) La Pascua judía Las fiestas principales judías eran Pascua, Pentecostés y Tabernáculos, cuya celebración se basaba en acontecimientos anualmente esperados por agricultores y ganaderos, relacionados desde siempre con Dios y, más tarde, con algunos hechos salvíficos históricos. De estas tres fiestas, la de la Pascua era la más antigua e importante de Israel. Recordemos que la palabra griega pascha (en castellano pascua) es traducción del arameo phasha y del hebreo pesah, que significan «paso» o «tránsito». Así se emplea en el evangelio de San Juan (13,1): «Habiendo llegado la hora de pasar de este mundo al Padre…». Naturalmente, el «paso» pascual significado no es cambio de lugar, sino transformación de existencia. Es existir de un modo nuevo. Así como para los agricultores el comienzo del año era en otoño, para los nómadas empezaba en primavera. En todo caso, en Pascua florecían las primeras espigas, con cuya harina se obtenían los panes ázimos, es decir, los panes sin la levadura vieja perteneciente a la cosecha anterior. Además, coincidiendo con el florecimiento del desierto, las ovejas tienen sus crías. La noche pascual tuvo su origen en la luna llena de primavera, momento en que los pastores se despedían con una comida (cordero, hierbas amargas, pan ázimo), dispuestos a cambiar de lugar de pastos (vestido ceñido, sandalias y bastón). Precisamente cuando los judíos preparaban sus panes ázimos para ofrecerlos a Yahvé, tuvo lugar el paso del ángel del Señor para salvar a su pueblo de la esclavitud de Egipto. La Pascua judía era celebrada desde sus orígenes con una comida. A los panes ázimos se añadió el rito del sacrificio y banquete de un cordero. Así se recordaría anualmente la pascua del Señor, la liberación del pueblo. El acontecimiento del éxodo de Israel y su salida de Egipto hacia la tierra prometida se conmemoró mediante la institución pascual o el memorial de liberación: salida hacia la libertad, final de la antigua existencia y donación de nueva vida. Celebrada por las tribus en su lugar de asentamiento, la Pascua se restringió más tarde a Jerusalén y al Templo, convertidos en lugares de peregrinación. En tiempos de Jesús, la Pascua era la fiesta más importante de los judíos. Según Ex 12 y Dt 16, la Pascua es el «paso de Dios» para salvar a su pueblo de la esclavitud y llevarlo a la libertad. Según una tradición judía, la Pascua era asimismo aniversario de la creación. El rito fundamental de la Pascua era la cena en familia o en fraternidad, a base de cordero (signo de la compasión de Dios), pan ázimo (miseria sufrida), El pan sin levadura (matza) recuerda la salida apresurada en que faltó tiempo para hacer fermentar el pan (18 minutos). Esto debe cumplirse durante los 7 días anteriores a la Pascua. hierbas amargas (esclavitud) y salsa roja (trabajos forzados en Egipto). Se conmemoraba la liberación de la servidumbre de Egipto, la alegría por la libertad adquirida y la espera de la venida salvadora del Mesías. Las muchedumbres se agolpaban en Jerusalén. Los padres de familia iban oportunamente al templo con su correspondiente cordero para ser degollado en la parasceve (preparación) por un sacerdote. Era noche de rebelión y de «cuchillos largos» o de espadas. Pero, sobre todo, noche de esperanza escatológica en la liberación definitiva que llevaría a cabo el Mesías. b) La Pascua de Cristo El evangelio de Juan alude a tres pascuas de Cristo: la que coincide con la expulsión de los mercaderes (Jn 2,12-22), la que pone de relieve el tema del pan (Jn 6) y la de la acogida triunfal de Jesús, coincidiendo con el día en que se escogían los corderos pascuales (Jn 12ss), para manifestar que Jesús es el verdadero «cordero de Dios que quita el pecado del mundo». La palabra «pascua», en el NT, equivale a la fiesta de la Pascua o de los Azimos, a la cena pascual y al cordero pascual. La pasión de Jesús se desarrolla en un contexto pascual, ya que en ese tiempo tuvo lugar la última cena de Jesús, su prendimiento, su interrogatorio y su condena. Según los sinópticos, Jesús fue condenado en la noche de Pascua y crucificado al día siguiente. La última cena de Jesús fue pascual (Mc 14,12-26 par). En cambio, según San Juan, todos estos acontecimientos tuvieron lugar veinticuatro horas antes (Jn 18,28; 19,14), ya que Jesús murió cuando se degollaban los corderos de Pascua, en la tarde del 14 de Nisán. Los sinópticos ponen de relieve que la última cena es la Pascua nueva. Juan acentúa que Jesús es el nuevo cordero. Fue también cena de despedida de Jesús antes de la entrega. Todas las comidas de Jesús eran «buena noticia» que hacían presente ya, aunque no en su plenitud, el banquete escatológico del reino de Dios. Jesús comió con los pobres, reconcilió en la mesa a pecadores y cenó diariamente con sus discípulos. La última cena tuvo un relieve especial. Los cuatro relatos coinciden en señalar lo que Jesús hizo y difieren en precisar lo que dijo. Jesús se compara a sí mismo con el pan (cuerpo) y el vino (sangre). Según la antropología semita, el hombre es «carne»; la sangre era para los hebreos «sustancia de la vida». El término «cuerpo», en contraste con «espíritu», se emplea para referirse a toda la persona. Está en conexión con el pan; la sangre apunta a la muerte violenta. Los dos gestos judíos de Jesús en la última cena pascual manifiestan el relieve eucarístico de la Pascua cristiana. Hay una bendición sobre el pan y la copa; se ofrece el pan partido y la copa de vino, y se acompaña esta entrega con palabras significativas y eficaces. ALGUNOS DETALLES DE LA PASCUA JUDÍA EL SIGNIFICADO DE LA PASCUA Pascua (Pesaj) significa paso, el paso de la esclavitud a la libertad. SACAR LA LEVADURA (Bedikat Jametz) Antes de empezar la Pascua, toda la levadura, que es símbolo de pecado (I Cor. 5:6-8), debe ser quitada de la casa judía. Se limpia la casa de arriba a abajo sacando cualquier cosa que contenga levadura. Después, la noche antes de la Pascua, el padre de la casa toma las herramientas tradicionales de limpieza: una pluma, un cuchillo de madera y una bolsa y busca por toda la casa cualquier pedazo de levadura que halla sido olvidada LAVAR LAS MANOS (Urjatz) Una vez que la levadura es sacada, la familia se sienta alrededor de la mesa y ceremonialmente lava las manos con un aguamanil y una toalla. ENCENDER LAS VELAS (Jadelaket) Cuando la casa y los participantes están limpios ceremonialmente, la celebración del Seder puede comenzar. La mujer de la casa dice una bendición y enciende las velas de la Pascua. HAGADA Hagadá significa “contar la historia” de la Pascua. La historia se basa en la respuesta a cuatro preguntas hechas por los hijos. Una de ellas es: ¿Por qué ésta noche es diferente de todas las otras noches? El padre procede a contar la historia del éxodo de Egipto, leyendo del libro “el Hagadá” y usando símbolos y lecciones prácticas para mantener el interés de los más pequeños. LA PRIMERA COPA DE VINO (Kadesh) El Seder comienza recitando antes de tomar la primera de las cuatro copas de vino: “Bendito seas Tú, Adonai nuestro Dios, rey del universo, quien creó el fruto de la vid”. LA SEGUNDA COPA DE VINO (Mishpat) La segunda copa es para que recordemos las diez plagas y el sufrimiento de los egipcios cuando endurecieron sus corazones contra Dios. De manera que no nos regocijemos por el sufrimiento de nuestros enemigos (Prov. 24:17), derramamos una gota de vino (lo cual es un símbolo de gozo) mientras recitamos cada una de las diez plagas, recordando de ese modo que nuestro gozo disminuye con el sufrimiento de los demás. AFIKOMEN (Yajatz) Una tradición muy curiosa aparece ahora. En la mesa hay una bolsa con tres compartimentos y tres pedazos de matzos (mazorcas). La matza del medio se saca, se quiebra y la mitad se pone de nuevo adentro de la bolsa. La otra mitad se envuelve en una servilleta de lino y se esconde, para ser sacado después de la cena. EL PLATO DEL SEDER Los rabinos han desarrollado una serie de lecciones objetivas para mantener la atención de los pequeños durante la celebración Pascua. Estas cosas son probadas por cada persona, mientras reciben la instrucción de sentirse como si estuvieran ellos huyendo de Egipto. KARPAS La primera cosa que se prueba son las karpas, normalmente perejil, el cual es un símbolo de vida. El perejil está sumergido en agua salada, un símbolo de lágrimas, y se come para que recordemos que la vida de nuestros antepasados fue “sumergida” en lágrimas. BEITZAH Un huevo (marrón) esta sobre el plato del Seder para que pensemos en el diario sacrificio quemado que no se puede ofrecer por falta del templo de Jerusalén. En la mitad del Seder de la Pascua la gente ve que no tienen la posibilidad de hacer un sacrificio que los justifique delante de Dios. MAROR Usualmente consiste en rábano picante picado y se come lo suficiente (con Matzo) para producir lágrimas. La idea es que no podemos apreciar la dulzura de la redención sin experimentar la amarga esclavitud. JAROSET El Jaroset es una mezcla dulce de manzanas picadas, nueces picadas, miel, canela y un poquito de vino rosado por el color. Esta mezcla dulce, marrón y pastosa es símbolo del cemento que nuestros antepasados usaron para construir ladrillos en la tierra de Egipto. ¿Por qué recordamos una experiencia tan amarga con algo tan dulce? Los rabinos tienen un buen discernimiento: aún la más amarga de las tareas puede ser dulce cuando se acerca la redención. UN HUESO DEL CORDERO En cada casa judía, en cada plato de Seder, hay un hueso de cordero sin carne. En el libro de Éxodo, los primogénitos judíos eran salvados del ángel de la muerte por la aplicación de la sangre de un cordero inocente, sin mancha, en los dinteles de sus puertas de esa manera Dios llevó el pueblo desde la esclavitud hacia la libertad. LA CENA ¡Ah! A pesar de las maravillas de la tecnología moderna, todavía no podemos traerles la parte más memorable de la Pascua: la cena. ¡Exactamente como la abuela solía hacerla! Imagina: la sopa de pollo caliente; bollos de matzo; algún matza; rebanadas de pescado casero con rábano picante que te hace llorar; más matzo, hígado picado con cebollas fritas sobre lechuga; más matzo; ensalada; más matzo; más cebollas fritas; más matzo y esta es la entrada! Después viene la cena: ¿puedes olerla? Un pecho de res tierna con repollo; más matzo; pollo saltado; pollo al horno; pollo estofado; pollo hervido; pollo asado; pollo cocido y más matzo; un pavo entero al horno, más matzo, chauchas cortadas con cebollas; más matzo; batatas; más matzo; puré de papas nadando en manteca y más matzo. ¿Están listos para el postre? Tienen que esperar, porque ahora es tiempo de continuar con el Seder. BUSCAR EL AFIKOMEN (Pedazo de Matza) Después de terminar con la cena, el líder del Seder permite que los chicos vayan a buscar el Afikomen envuelto en la servilleta de lino y escondido antes de cenar. La casa está en desorden mientras todos tratan de ser el primero en encontrar el Afikomen y ganar el premio que el abuelo paga. Cuando el líder recupera el Afikomen, él lo quiebra en pedazos y le da un trozo pequeño a cada persona sentada alrededor de la mesa. Hay judíos que no entienden esta tradición pero las tradiciones no tienen que ser entendidas – solamente seguidas. Sin embargo, muchos creen que los pedazos de Afikomen traen una vida buena y larga para aquellos que los comen. LA TERCERA COPA La tercera copa de vino se toma después de la cena. Es la copa de redención, para recordar el derramamiento de la sangre del cordero inocente que nos redimió de Egipto. LA CUARTA COPA La cuarta copa es la copa de “Hallel.” Hallel en hebreo significa “adoración,” LA COPA DE ELIAS En cada mesa preparada para la Pascua queda un lugar vacío para Elías el profeta, huésped de honor en cada mesa de la Pascua. El pueblo judío espera que Elías venga en Pascua y anuncie la venida del Mesías (Malaquías 4:5). Por eso se prepara un lugar y se sirve una copa de vino y sus corazones esperan ansiosamente el regreso de Elías anunciando las buenas nuevas. Cuando la cena se termina se manda un chico a la puerta a abrirla y ver si esta Elías. Cada año, el chico regresa desanimado y el vino se derrama sin que nadie lo tome b) La Pascua cristiana La razón de la importancia cristiana de la Pascua es obvia: la fe cristiana es fe en la muerte y resurrección del Señor, o Pascua de Cristo; por consiguiente, el misterio pascual es el centro del cristianismo, de la Iglesia,   &&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

Serie de Mensajes “NO DEMOS LUGAR AL DIABLO”

TITULO: Como equiparnos para la lucha

PASAJE Efesios 6 Introducción Ya vimos quien es nuestro rival, Satanás, hoy veremos como nos presentamos ante ese rival. El rival, es fuerte pero no invencible, en tanto no este yo en la carne y en su debilidad. (Marcos 14:38) Podemos ser fuertes y firmes. La sección final nos dice cómo andar en victoria (6:10-24. Es triste cuando los creyentes no saben qué provisiones ha hecho Dios para la victoria sobre Satanás. Cristo ha vencido por completo a Satanás y a sus ejércitos (Colosenses 2.13-15; Efesios 1:19-23), y su victoria es nuestra por fe. Y que el mismo poder de Dios está a nuestra disposición por medio del Espíritu que mora en nosotros (Efesios 3:14-21). ¿Que armas y que vestimentas debo tener? Qué necio es luchar contra carne y sangre cuando el enemigo está meramente usando esa carne y sangre para obstruir la obra del Señor. Nos creemos que con sangre y carne podemos ganar la pelea. Esta fue la equivocación que Pedro cometió en el huerto cuando trató de vencer al diablo con la espada (véase Mateo 26:51). Moisés cometió el mismo error cuando mató al egipcio (Hechos 7:23-29). La única manera de luchar contra los enemigos espirituales es con armas espirituales: La palabra de Dios y la oración. Debemos darnos cuentas de las artimañas del diablo (Efesios 6:11; 2 Corintios 2:11), que quiere decir su estrategia para decir mentiras, y la trampa del diablo, 1 Timoteo 3:7. El diablo es gobernador de las tinieblas y usa la oscuridad (ignorancia y mentiras) para avanzar su causa (2 Corintios 4:1ss; Lucas 22:53). Los ejércitos de maldad están muy bien organizados y estos ejércitos están al mando de Satanás que quiere hacer la guerra a los cristianos. I- Parte del Equipo que Usamos es para defensa (6:13-17) Es importante que el creyente “no le dé lugar al diablo” (4:27); es decir, que no deje ningún lugar si protección para que Satanás pueda entrar. La armadura que Pablo describe es para protección, para defensa; y la espada (la palabra de Dios) es para la batalla. Cada parte de la armadura espiritual nos dice lo que el creyente debe tener en su vida para estar protegido contra Satanás: Se acuerda del Peregrino de Juan Bunyan, el “Cristiano” permanentes luchas y le va bien cuando esta equipado para eso Esas piezas de la armadura son para la protección del creyente; El creyente debe luchar contra los enemigos espirituales con armas espirituales (2 Corintios 10:4), y la palabra de Dios es la única espada que necesita. – CINTO DE LA VERDAD – CORAZA DE JUSTICIA – CALZADOS CON EL EVANGELIO DE LA PAZ – ESCUDO DE LA FE – YELMO DE LA SALVACIÓN Satanás es padre de mentiras. Él tratará de mentirnos y apartarnos de la verdad. Tratará de meternos en la cabeza que somos malos, que nunca podremos cambiar. Nos hará sentir mal, nos hará pensar que estamos solos, que dios no nos ama, que es mentira que somos nuevas criaturas con Jesús en nuestro corazón y que La Biblia es mentira. Nos hará encontrar con personas que nos hacen burla y que nos quieren apartar de Jesús. En SAN JUAN 8:44 Jesús nos dice que el diablo es padre de mentiras y que sólo habla mentiras pues él es mentiroso y nos quiere engañar siempre. CINTO DE LA VERDAD, vers 14 ¿Cómo podemos vencer? Ciñéndonos (no separarnos) de la verdad. Ciñendo (ajustando, atando) la verdad a nuestros corazones. “Conoceréis la verdad y la verdad os hará libres” San Juan 8:32: “Ceñidos con la verdad, Vestidos con la coraza de justicia (Efesios 6:14) CORAZA DE JUSTICIA La coraza era una armadura de hierro que servía como resguardo a los soldados en el combate, en la guerra. La coraza protege a los hijos de Dios. Estamos protegidos por la justicia de Dios de los dardos (flechas) del enemigo. Dios es justo. Si creemos en la justicia de Dios y decimos con fe que somos salvos, que Dios ha perdonado nuestros pecados y que Jesús vive en nuestros corazones el diablo no nos podrá tocar porque nuestro Padre que es JUSTO nos dice en San Juan 3:16 que Él envió a su hijo Jesús a morir en la Cruz por nosotros y que si nosotros creemos esto tendremos vida eterna junto a Él. CALZADOS CON EL EVANGELIO DE LA PAZ,vers 15 El calzado cubre nuestros pies para poder caminar sin lastimarnos. La Palabra de Dios y sus aproximadamente 34.000 promesas que están en ella, nos dan la seguridad de estar en el camino correcto. Satanás no nos puede derrotar si caminamos seguros pensando en todas estas promesas y seguimos a Jesús. El diablo ataca muchas veces a los cristianos con la pereza. Cuando empezamos a andar en los caminos de Dios, estos caminos se hacen difíciles ya que el diablo no quiere que sigamos a Jesús. Cuando más problemas tenemos, más debemos luchar y seguir. Más debemos orar y estar en la presencia de Dios. El diablo nos pondrá miedos, intranquilidad en nuestros corazones. Jesús nos dice y nos promete: “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo” SAN JUAN 14:27: ESCUDO DE LA FE vers 16 El escudo es un arma de defensa, nos protege. Con el escudo, el soldado se cubría de las flechas (dardos) del enemigo. Nuestro escudo espiritual ante los ataques del enemigo es NUESTRA FE. Tener fe en Jesucristo, nuestro Dios y Salvador. Saber que estamos con Él y que nada ni nadie podrán hacernos mal. La verdad es Jesús. Somos hijos de Dios. Hemos nacido de nuevo. El enemigo nos podrá atacar con sus dardos mentirosos en nuestra mente, en nuestros pensamientos, pero no podrá herirnos porque el ESCUDO DE LA FE está sobre nosotros. El escudo de la fe en nuestro Señor Jesucristo. ¿Como esta su escudo de Fe? ¿Es grande o pequeño? Un buen escudo puede apagar todo ataque del enemigo espiritual. Satanás tira muchos dardos. Sus dardos producen en el corazón y en la conducta del hombre las cosas carnales. Galatas 5: 19-21 y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgias, y cosas semejantes a estas, acerca de las cuales les amonesto, como ya os he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredaran el reino de Dios. Pero con el escudo de la Fe podemos apagarlos. Todas las obras de la carne. Satanás es padre de mentiras y Jesucristo es nuestra verdad. Nuestra fe deberá crecer día a día. Nadie nos podrá apartar del camino del Señor. YELMO DE LA SALVACIÓN, vers 17 El yelmo era un casco que cubría la cabeza del soldado. Nuestros pensamientos están en nuestra cabeza. Nuestra mente muchas veces nos traiciona y pensamos lo que no queremos pensar. El diablo ataca nuestras mentes poniendo en ellas cosas sucias, malos pensamientos, nos hace sentir mal, culpables, miserables. Por eso debemos estar protegidos con el yelmo de la salvación. ¿Qué quiere decir esto? Nunca debemos olvidar que somos salvos. Jesús murió en la Cruz por nuestros pecados. Hemos sido limpios por su sangre. Somos salvos y tenemos vida eterna. Y si el diablo ataca nuestras mentes, no nos olvidemos que él es mentiroso. Oremos rápidamente a Jesús y pidamos que su sangre nos cubra. Recordemos siempre que somos hijos de Dios y que el diablo no nos puede tocar. Pertenecemos a Dios. Hablamos de 5 elementos para defendernos   II- Parte del equipo que usamos es para atacar La espada del Espíritu es el arma para atacar las fortalezas de Satanás y derrotarlo. “..Y LA ESPADA DEL ESPÍRITU QUE ES LA PALABRA DE DIOS” EFESIOS 6:17: La espada era el arma del soldado romano. Tenía doble filo. Cortaba por ambos lados. La Biblia es nuestra defensa. Si leemos San Mateo Cap. 4 veremos cómo Jesús hizo uso de La Palabra de Dios para combatir al enemigo. En cada una de las tres ocasiones Jesús dijo a Satanás: “Escrito está”. Esto nos revela como Jesús utilizó la espada del Espíritu (La Palabra de Dios) para destrozar el poder de Satanás. Nosotros debemos leer a diario la Biblia, memorizar versículos, memorizar promesas de Dios. Dios nos habla a través de Su Palabra que es La Biblia. El diablo huye cuando leemos La Biblia y oramos. Jesús nos dice: “Si permanecéis en mi, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queréis y os será hecho”· En SAN JUAN 15:7 “Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos” Efesios 6:18 Debemos velar (no dormirnos, estar atentos) y orar siempre. También por nuestros hermanos (los santos) debemos orar. La espada de Dios tiene vida y poder. El creyente conquista a medida que comprende, memoriza y obedece la palabra de Dios. Una espada bien afilada, corta. Así es la palabra de Dios, si la usamos como Dios manda es un arma agresiva, corta, penetra, parte, discierne. Porque la palabra de Dios es viva y eficaz y mas cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del Corazón. Heb.4:12 Los dardos de Satanás son de fuego, pero ¿Que dice Dios en cuanto a su Palabra?. No es mi palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo que quebranta la piedra. Jeremías 23:29 III. La energía que ponemos es importantísimo (6:18-24) Armadura y armas no son suficientes para ganar una batalla; también debe haber energía en el soldado. Nuestra energía viene de la oración. Conforme usamos la espada del Espíritu y oramos en el Espíritu: El Espíritu Santo nos da poder para ganar la batalla. Lea de nuevo Efesios 3:14-21 y atrévase a creerlo. La palabra de Dios y la oración son las armas o recursos que Dios le ha dado a la iglesia para vencer al enemigo y ganar territorio para la gloria de Dios. Note Hechos 20:32 y 6:4; también 1 Samuel 12:23. El soldado cristiano debe orar con los ojos abiertos. “Vigilen y oren” es el secreto de Dios para vencer al mundo (Marcos 13:33), la carne (Marcos 14:38), y el diablo (Efesios 6:18). Debemos también “vigilar y orar” por oportunidades para servir a Cristo (Colosenses 4:2-3). Debe ser persistente e intercesora. No debemos orar sólo por nosotros mismos, sino también debemos orar por nuestros compañeros de lucha. (6:19ss) Pablo nunca fue demasiado orgulloso como para pedir oración. Quería tener el poder para poder proclamar el misterio (véase 3:1-12), el mismo mensaje le había llevado a la cárcel. El ser un soldado requiere firmeza tanto en: su carácter, su obra, su decisión y su fe. Se requiere la firmeza para comenzar la batalla. “Embajador en cadenas” es un título peculiar, sin embargo, es exactamente lo que Pablo era. Encadenado a un soldado Romano diferente cada seis horas, Pablo tenía una oportunidad maravillosa para testificar de Cristo. CONCLUSION Pablo concluye esta magnífica epístola con varios asuntos personales, sabiendo que sus amigos querían saber cómo estaba. Por cierto que ellos podrían orar por él más inteligentemente si sabían cómo se encontraba y cuales eran sus necesidades. Pero Pablo ¡quiere consolarlos a ellos, también (v. 22)! Pablo era un santo, que echaba mano de la provisión de Dios para todas sus necesidades. &&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

Y EN ESTE RINCON, NUESTRO RIVAL “SATANAS”

….ni deis lugar al diablo. Efe 4:27 Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; Efe 6:16-17 INTRODUCCION Cabe mencionar que bajo ninguna circunstancia estamos de acuerdo con Satanás y sus propuestas de pecado presentadas ante las iglesias. Desde el pastorado y el diaconado no se avala ni se consiente, ni se aprueba al pecado en ninguna de sus manifestaciones, que usemos de amor y misericordia no quiere decir que estamos de acuerdo con el pecado y sus participes, por el contrario queremos que se eviten ese tipo de situaciones concretas. La Biblia hace más de 300 citas de Satanás y los demonios… ¡así es que existen!… y, a veces, hay confusión en algunos cristianos acerca de ellos. Así es que veamos lo que dice la Biblia, porque la victoria del cristiano sobre Satanás es segura, La expresión «el príncipe» de este mundo (Jn. 12:31) «el dios de este siglo» (2 Co. 4:4), y «el príncipe de la potestad del aire» (Ef. 2:2) se refieren evidentemente al diablo.

I- SU HISTORIA

Breve historia de caída de Satanás, Isaías 14.12-15. Isa 14:12-15 ¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones. Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo. Mas tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo. DIABLO (calumniador): pero la mejor arma del diablo es la ignorancia, el pensar que no existen, o tenerles un miedo infundado. Satanás, el diablo, y Lucifer es todo la misma cosa; es el jefe de los demonios: Es el “ángel de la luz” que se rebeló contra Dios, queriendo “ser como Dios”, en Ez.28:2… Eva pecó porque quería “saber como Dios”; Lucifer, porque quería nada menos que “ser como Dios”. Los dos, pues, pecaron por “orgullo”, por “egoísmo”; y el pecado actual fue de “desobediencia” a Dios, ¡aunque fuera una cosa tan sin importancia como comer una manzana que no le pertenecía a nadie!

II- SUS CARACTERISTICAS

Intenta neutralizar el efecto del evangelio; arrebata la buena semilla sembrada en el corazón (Mt. 13), y ciega las mentes de los incrédulos para que la luz del evangelio de la gloria de Cristo no resplandezca en ellos. Sus esfuerzos son frustrados por Dios, o nadie sería salvo. Satanás como acusador, Job 1.12; Zacarías 3.1-2. Artimañas satánicas, 2 Corintios 2.1-11. Obras del diablo, 1 Juan 3.7-8. El tentador, 1 Tesalonicenses 3.5. 1- Satanás: Quiere decir “adversario”, “enemigo” (Mt.13:39, 1 Ped.5:8). Diablo: Quiere decir “Calumniador”, “tentador” (Lc. 4:2)… y es lo mismo que “Satanás”, el jefe de los ángeles rebeldes, de Is.14 y Ez.28. En las Tentaciones de Jesús, unas veces se le llama “Satanás” y otras “diablo” (Mt. 4:1 y 10, Lucas 4:2 y 8, Mc. 1:13). Lucifer: Significa “ángel de la luz”, Es el ángel de la luz, perfecto, de Is. 14:12 y Ez. 28:15-17. El nombre “Lucifer” no aparece en la Biblia, pero San Pablo lo llama “ángel de la luz” en 2 Cor. 11:14, porque se disfraza de un “apóstol”, ¡con la Biblia debajo el brazo, si es necesario!. 2- Los “demonios”: Significa “espíritus malignos”; son los ángeles que siguieron a Satanás cuando se rebeló, y son “muchísimos”… “legión”, se llaman ellos mismos en Luc. 8:30, en Gadara.

II- SUS RIVALES ANTERIORES

Fue el diablo que al principio engañó a Eva, porque está claro que el dragón, la serpiente antigua y Satanás son todos ellos el mismo espíritu malvado (Ap. 20:2). El diablo, Satanás, fue el gran adversario del pueblo de Dios en los tiempos del AT (1 Cr. 21:1); fue quien tentó al Señor Jesús, que le trató como Satanás; y es el tentador y adversario de los santos y de toda la humanidad en la actualidad. Cuando Jesús nació, Satanás intentó destruirle (Mal. 2:16; Ap. 12:1-5). Al terminar la carrera terrena del Señor, Satanás fue el gran instigador de su muerte. Satanás tienta a Jesús, Mateo 4.1. CONCLUSION Efe 5:27 a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha. Efe 6:6-7 no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios; sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres, ¡EL CRISTIANO VENCE A SATANÁS! Satanás es muy poderoso, pero un niño cristiano de tres años tiene más poder que Satanás y todos los demonios juntos, porque es más poderoso Cristo, que vive en mí, que el diablo que vive en el mundo, nos asegura 1 Jn.4:4. La víctima de Cristo en la Cruz sobre Satanás, es “nuestra victoria”, ¡ya lo hemos vencido!… como nos dice la Biblia: “El Padre nos libró del poder de las tinieblas y nos trasladó al reino del Hijo de su amor” (Co1.1:13). Los cristianos serán tentados y zarandeados por el diablo (Lc.22:31), por eso deben “resistirlo” y “estar alerta”, como nos dicen Santiago 4:7 y 1 Pedro 5:9…pero la victoria está asegurada, siempre que estén con Cristo, en su Iglesia, armados con toda la “armadura del cristiano” de Ef.6:11-16. Se debe recordar que Satanás es ya un enemigo moralmente vencido, porque ha sido ya denunciado (Col. 2:15); también que ningún cristiano puede ser tocado por él, excepto en lo que Dios el Padre permita y controle para la disciplina de Sus hijos y para bien de ellos. El poder de la muerte, que tenía el diablo, ha sido anulado por Cristo en Su muerte (He. 2:14). Se advierte a los santos en contra de sus maquinaciones (2 Co. 2:11), porque se transforma en ángel de luz, en maestro de moralidad (2 Co. 11:14). Dios provee una completa armadura para Sus santos, a fin de que puedan resistirle a él y sus artimañas, dándoles la espada del Espíritu (la palabra de Dios), como arma de ataque (Ef. 6:11-18)&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

LA PRIMER MUJER LLAMADA DISCIPULA

TEXTO: Hechos 9:36-42 INTRODUCCION Jope, que ahora se llama Haifa, es un puerto del mar Mediterráneo y podía tener una gran cantidad de viudas. Durante el mal tiempo muchos de sus pescadores perecerían ahogados en el mar. Las mujeres no sólo perdían a sus maridos, sino también sus entradas. En aquel tiempo no había sociedades de seguros. Pero quizá no eran tan necesarias como hoy, pues una y otra vez Dios había dicho a su pueblo que tuviesen cuidado de las viudas y de los huérfanos. [2] Si el pueblo obedecía las órdenes de Dios las viudas no sufrirían necesidad y la gente gozaría de abundante bendición, pues era la recompensa que Dios les daría y había prometido. [3] Dios había prometido que sería marido de las viudas. [4] Estas gozaban de su especial protección y cuidado. De la mujer que hablaremos no sabemos si era viuda o era una mujer soltera, pero eso no le quita meritos en su vida personal Romanos 12:4-8 Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros. De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría. Santiago 1:27 La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es ésta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo. Hch 9:36-42 Había entonces en Jope una discípula llamada Tabita, que traducido quiere decir, Dorcas. Esta abundaba en buenas obras y en limosnas que hacía. Y aconteció que en aquellos días enfermó y murió. Después de lavada, la pusieron en una sala. Y como Lida estaba cerca de Jope, los discípulos, oyendo que Pedro estaba allí, le enviaron dos hombres, a rogarle: No tardes en venir a nosotros. Levantándose entonces Pedro, fue con ellos; y cuando llegó, le llevaron a la sala, donde le rodearon todas las viudas, llorando y mostrando las túnicas y los vestidos que Dorcas hacía cuando estaba con ellas. Entonces, sacando a todos, Pedro se puso de rodillas y oró; y volviéndose al cuerpo, dijo: Tabita, levántate. Y ella abrió los ojos, y al ver a Pedro, se incorporó. Y él, dándole la mano, la levantó; entonces, llamando a los santos y a las viudas, la presentó viva. Esto fue notorio en toda Jope, y muchos creyeron en el Señor. La idea y pensamiento de ser discípulos de Jesús nos mueva a ver la vida de esta mujer en la proximidad del día de la mujer, en la Argentina. El que quiere obtener felicidad debe compartirla. «La felicidad es una hermana gemela del amor», dijo Lord Byron, el famoso poeta inglés. I- Dorcas, una mujer que amaba a Dios; El nombre de la mujer era Tabita. Dorcas es una traducción hebrea. Tabita, en griego, significa «gacela» Rom 12:4-8 Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros. De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría. II- Dorcas una mujer que abundaba en buenas obras y en limosnas Tabita puso en acción las palabras de Jesús: «Estuve desnudo y me cubristeis.» Originó un movimiento de amor que ha perdurado durante diecinueve siglos. La frase “abundaba en buenas obras” indica que ella hacía precisamente eso. Ella no solo pensaba o tenía buenas intenciones para hacer algo para ayudar a la gente. A menudo estamos llenos de buenas intenciones pero nunca nos decidimos a ponernos en acción. O nos vemos paralizados ante el cúmulo de necesidades que nos rodean. Sabemos que no podemos cubrir las necesidades de todos, así que ni siquiera intentamos ayudar a aquellos pocos a los que sí podríamos ayudar. Dorcas no era así. Ella hacía todo lo que podía. Las buenas obras no traen la salvación. La salvación es un regalo de Dios que recibimos mediante la fe en Jesucristo. Al explicar la salvación, a menudo citamos a Efesios 2:8-9: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe, y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe”. No nos salvamos por hacer buenas obras, pero demostramos con nuestras obras que hemos recibido la salvación. Efesios 2:10 continúa con el pensamiento: “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas”. III- Dorcas una mujer que enfermo, murió y resucito Pero cuando murió, las personas a las que ella ayudaba se encargaron de su cuerpo. También enviaron a dos hombres a pedirle a Pedro que viniera. Evidentemente Dorcas significaba mucho para esas personas. Su amor y servicio como costurera le habían ganado el cariño de todos. Pedro llegó a la casa y evaluó la situación. Acababa de morir La habían lavado y puesto en la estancia superior, y allí llorando, llevaron a Pedro, y le rodearon las viudas mostrándole las prendas en que todas ellas se ocupaban. La falta de Tabita iba a ser irremediable. Les pidió a los presentes que salieran del cuarto para poder estar a solas con Dios. No sabemos qué oró ni lo que le pidió a Dios que hiciera. Hizo lo que había visto hacer a Jesús, Dios operó un milagro y le devolvió la vida a Dorcas. Tabita pudo continuar su ministerio benéfico La gente allegada a Dorcas fue la más bendecida por lo que Dios hizo con ella. Pero la bendición no terminó allí. Hechos 9:42 dice que el milagro se supo en todas partes que muchos creyeron en el Señor. La Biblia refiere los casos de siete personas que fueron resucitadas, y entre ellas está Dorcas, la única mujer adulta. Las noticias de su resurrección vienen a ser objeto de conversación en Jope. La primera iglesia creció en número, pero lo más importante es que su fe en Dios y su poder también creció en gran manera. CONCLUSION Solo cuando asumimos el rol de discípulos podemos ver la gloria, la grandeza y el obrar de Dios en medio nuestro. Necesitamos pedirle ayuda a Dios para que nos haga rápidos, voluntariosos y dispuestos a seguir las indicaciones del Espíritu Santo en cuanto a las buenas obras, entre las otras cosas que Dios quiere que realicemos y que no son pocas.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

Las puertas giratorias

Pasaje: 1Rey 6:34 Pero las dos puertas eran de madera de ciprés; y las dos hojas de una puerta giraban, y las otras dos hojas de la otra puerta también giraban. Propósito: entender que a veces no hacemos más que dar vueltas y vueltas en el mismo lugar. INTRODUCCION CONSTRUCCION DEL TEMPLO DE SALOMON Salomón, hijo de David, resuelto a levantar al Eterno el templo que su padre había proyectado, rogó a Hiram, rey de Tiro, que le proporcionara materiales necesarios para tan gigantesca empresa. Hiram aceptó gustoso y envió a un arquitecto, célebre por su raro talento, para que dirigiera la construcción. Este sabio arquitecto se llamaba Hiram- Abí, y era hijo de un Tirio y de una mujer de la tribu de Nepthalí. El número de obreros ascendía a 183.000, llamados prosélitos o extranjeros admitidos. Hiram los distribuyó en tres clases: 70.000 aprendices, 80.000 compañeros y 3.300 maestros. Cuando Salomón accedió al trono, Hiram le envió su felicitación. Con un contrato comercial, le consiguió madera de cedro y de ciprés para la construcción del templo, y artesanos diestros en el arte de trabajar la madera y la piedra (1Ki_5:1-12; 2Ch_2:3-16). Le adelantó 120 talentos de oro (1Ki_9:14), y ordenó a sus marinos que participaran en las expediciones de Salomón para ir a buscar oro a Ofir (1Ki_9:10-12; 2Ch_9:21). Como compensación parcial a sus servicios, Salomón le ofreció veinte poblaciones de Galilea, que Hiram rechazó (1Ki_9:10-12; 2Ch_8:1, 2). Construyó el Templo y su palacio, con la ayuda de Hiram, rey de Tiro, 1 R.5-8, 2 Cr.2-7. Un artesano fundidor muy diestro, también llamado Hiram, hijo de madre israelita y de padre tirio, llevó a cabo los trabajos de arte del Templo (1 R. 7:13, 14, 40, 45).

I- LA PUERTA GIRATORIA GIRA CUANDO LA EMPUJAS

Consiste generalmente de tres o cuatro hojas posicionadas verticalmente; unidas a un eje central que las hace girar al ser empujadas. GENESIS 25.27 Y crecieron los niños, y Esaú fue diestro en la caza, hombre del campo; pero Jacob era varón quieto, que habitaba en tiendas. 28 Y amó Isaac a Esaú, porque comía de su caza; mas Rebeca amaba a Jacob. 2 CRON 18:4-7 Además dijo Josafat al rey de Israel: Te ruego que consultes hoy la palabra de Jehová. Entonces el rey de Israel reunió a cuatrocientos profetas, y les preguntó: ¿Iremos a la guerra contra Ramot de Galaad, o me estaré quieto? Y ellos dijeron: Sube, porque Dios los entregará en mano del rey. Pero Josafat dijo: ¿Hay aún aquí algún profeta de Jehová, para que por medio de él preguntemos? El rey de Israel respondió a Josafat: Aún hay aquí un hombre por el cual podemos preguntar a Jehová; mas yo le aborrezco, porque nunca me profetiza cosa buena, sino siempre mal. Este es Micaías hijo de Imla. Y respondió Josafat: No hable así el rey. 2 CRON 18:16-22 Entonces Micaías dijo: He visto a todo Israel derramado por los montes como ovejas sin pastor; y dijo Jehová: Estos no tienen señor; vuélvase cada uno en paz a su casa. Y el rey de Israel dijo a Josafat: ¿No te había yo dicho que no me profetizaría bien, sino mal? Entonces él dijo: Oíd, pues, palabra de Jehová: Yo he visto a Jehová sentado en su trono, y todo el ejército de los cielos estaba a su mano derecha y a su izquierda. Y Jehová preguntó: ¿Quién inducirá a Acab rey de Israel, para que suba y caiga en Ramot de Galaad? Y uno decía así, y otro decía de otra manera. Entonces salió un espíritu que se puso delante de Jehová y dijo: Yo le induciré. Y Jehová le dijo: ¿De qué modo? Y él dijo: Saldré y seré espíritu de mentira en la boca de todos sus profetas. Y Jehová dijo: Tú le inducirás, y lo lograrás; anda y hazlo así. Y ahora, he aquí Jehová ha puesto espíritu de mentira en la boca de estos tus profetas; pues Jehová ha hablado el mal con contra ti. SAL 46:10 Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra. 11 Jehová de los ejércitos está con nosotros; Nuestro refugio es el Dios de Jacob. JOB 30:12 A la mano derecha se levantó el populacho; Empujaron mis pies, Y prepararon contra mí caminos de perdición.

II- LA PUERTA GIRATORIA DA LA BIENVENIDA AL LUGAR

Con un giro suave dan la bienvenida a visitantes al confortable ambiente dentro del edificio mientras que repelen los elementos agresivos del exterior. Génesis 7:1 Dijo luego Jehová a Noé: Entra tú y toda tu casa en el arca; porque a ti he visto justo delante de mí en esta ÉXODO 33:7 Y Moisés tomó el tabernáculo, y lo levantó lejos, fuera del campamento, y lo llamó el Tabernáculo de Reunión. Y cualquiera que buscaba a Jehová, salía al tabernáculo de reunión que estaba fuera del campamento. 8 Y sucedía que cuando salía Moisés al tabernáculo, todo el pueblo se levantaba, y cada cual estaba en pie a la puerta de su tienda, y miraban en pos de Moisés, hasta que él entraba en el tabernáculo. 9 Cuando Moisés entraba en el tabernáculo, la columna de nube descendía y se ponía a la puerta del tabernáculo, y Jehová hablaba con Moisés. 10 Y viendo todo el pueblo la columna de nube que estaba a la puerta del tabernáculo, se levantaba cada uno a la puerta de su tienda y adoraba. 11 Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero. NUMEROS 4:42 Y los contados de las familias de los hijos de Merari, por sus familias, según las casas de sus padres, 43 desde el de edad de treinta años arriba hasta el de edad de cincuenta años, todos los que entran en compañía para ministrar en el tabernáculo de reunión; 44 los contados de ellos, por sus familias, fueron tres mil doscientos. 45 Estos fueron los contados de las familias de los hijos de Merari, los cuales contaron Moisés y Aarón, según lo mandó Jehová por medio de Moisés. 2 REYES 4:32 Y venido Eliseo a la casa, he aquí que el niño estaba muerto tendido sobre su cama. 33 Entrando él entonces, cerró la puerta tras ambos, y oró a Jehová. SAL 43:4 Entraré al altar de Dios, Al Dios de mi alegría y de mi gozo; Y te alabaré con arpa, oh Dios, Dios mío. SAL 100:4 Entrad por sus puertas con acción de gracias, Por sus atrios con alabanza; Alabadle, bendecid su nombre.

III- LA PUERTA GIRATORIA PERMITE EL PASO EN AMBAS DIRECCIONES

Simultáneamente pueden ser entrada y salida de un edificio. LEVITICO 9:23 Y entraron Moisés y Aarón en el tabernáculo de reunión, y salieron y bendijeron al pueblo; y la gloria de Jehová se apareció a todo el pueblo. 24 Y salió fuego de delante de Jehová, y consumió el holocausto con las grosuras sobre el altar; y viéndolo todo el pueblo, alabaron, y se postraron sobre sus rostros DEUTERONOMIO 28:6 Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir. JOSUÉ 6:1 Ahora, Jericó estaba cerrada, bien cerrada, a causa de los hijos de Israel; nadie entraba ni salía. SAL 121:7 Jehová te guardará de todo mal; El guardará tu alma. Jehová guardará tu salida y tu entrada Desde ahora y para siempre. ISAÍAS 37:28 He conocido tu condición, tu salida y tu entrada, MATEO 7:13 Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; 14 porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan. MATEO 23:13 Más ¡ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres; pues ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que están entrando. Saulo en Jerusalén 26 Cuando llegó a Jerusalén, trataba de juntarse con los discípulos; pero todos le tenían miedo, no creyendo que fuese discípulo. 27 Entonces Bernabé, tomándole, lo trajo a los apóstoles, y les contó cómo Saulo había visto en el camino al Señor, el cual le había hablado, y cómo en Damasco había hablado valerosamente en el nombre de Jesús. 28 Y estaba con ellos en Jerusalén; y entraba y salía, 29 y hablaba denodadamente en el nombre del Señor, CONCLUSION Por un oído les entra y por otro les sale, Ezequiel 33:30 Y tú, hijo de hombre, los hijos de tu pueblo se mofan de ti junto a las paredes y a las puertas de las casas, y habla el uno con el otro, cada uno con su hermano, diciendo: Venid ahora, y oíd qué palabra viene de Jehová. 31 Y vendrán a ti como viene el pueblo, y estarán delante de ti como pueblo mío, y oirán tus palabras, y no las pondrán por obra; antes hacen halagos con sus bocas, y el corazón de ellos anda en pos de su avaricia. 32 Y he aquí que tú eres a ellos como cantor de amores, hermoso de voz y que canta bien; y oirán tus palabras, pero no las pondrán por obra. 33 Pero cuando ello viniere (y viene ya), sabrán que hubo profeta entre ellos.